El significado profundo y simbólico de la Navidad | Red Milenaria

El significado profundo y simbólico de la Navidad

En situación

El significado profundo y simbólico de la NavidadEs fácil imaginar la cara de sorpresa e incredulidad con la que me miraban y escuchaban mis pequeños amigos de hace tantos años allá en Paris, cuando dándoles toda clase de explicaciones les contaba que en mi casa, la noche del 24 de diciembre, se presentaba el Ángel de la abundancia al que alimentábamos con verduras y que la noche de Navidad nos dejaba toda clase de manjares debajo de  una mesa camilla a la que le dábamos sendos  bastonazos cantando “caga Tío avellanas y turrón”, que traducido al francés queda muy poco elegante.

Claro, pensaban que estaba chiflada porque en sus casas la cena de Navidad se compraba en el mercado. Cuando me decían que no creían ni una sola palabra, yo, como buena Géminis, les argumentaba con toda clase de detalles, que se trataba de un espíritu de la tierra, un Ángel catalán, que era mi abuela paterna la que le había dado la dirección de nuestra casa en Paris, y que por eso no pasaba por las suyas; que en realidad el “Tió” era un tronco de árbol, pero claro, como no disponíamos de uno reglamentario, mi padre decía que debajo de un tronco no cabía ni la mitad de las cosas y que debajo de la mesita era mucho mejor. Y yo para acabar de convencerles les contaba cómo un día en que mi madre tenía un espantoso dolor de cabeza, la magia hizo que el “Tió” le trajera unas aspirinas.

Recuerdo en especial ese día como uno de los capítulos más increíbles de la Navidad, porque el asombro de mis padres fue tal que ese ritual mágico ha perdurado para siempre en mi memoria y en mis costumbres. Nunca hemos dejado de seguirlo. Ahora son mis nietos y mis sobrinos los que se asombran y nos maravillan. Podéis creer que después de todo ello, la fama que tuvimos en el barrio desde aquel día, fue de lo más dispar.

Así fue como el mágico y mítico simbolismo de esa práctica fue penetrando en nuestras vidas. Mi padre tenía por costumbre seguir cada una de las tradiciones y explicarnos el  sentido profundo de cada cosa. Así he tratado de expresárselo a mis hijos. Es en el imaginario donde hallamos los recuerdos más profundos y entrañables, aquellos que compartimos con las generaciones de seres que nos han precedido.

Con esa ilusión que sigue desde hace tantos años conmigo, trataré de transmitiros cuál es esa versión de la historia Navideña que para mí, para nosotros, ha significado siempre algo muy importante en nuestras vidas.

Se trata de un ritual que tiene más de 2000 años de antigüedad, aunque ha perdido gran parte de su significado simbólico

 

El origen de la tradición

La fiesta navideña tiene su origen en el nacimiento simbólico de Jesucristo. Simbólico porque los Evangelios según San Marcos y San Mateo no hacen referencia a la fecha exacta de su nacimiento. Algunos historiadores evidencian la posibilidad de situarlo en un día del mes de Marzo. Para la astrología se trataría un período de plenilunio durante el tránsito del Sol por el signo de Piscis.  Es durante el Siglo IV cuando la iglesia católica marca este acontecimiento  el día 25 de Diciembre. En cambio la iglesia ortodoxa celebra la Epifanía, el 6 de enero.

La tradición cristiana del catolicismo escoge la noche del 24 al 25 de diciembre como la noche en que la Virgen María da a luz al Niño Dios para no coincidir con la noche del solsticio de invierno, el 21 de diciembre, por tratarse de una fiesta pagana. Este hecho no es casual ya que se debe a la influencia de la tradición griega que asocia los solsticios a una “Puerta de los Dioses”. Los griegos celebraban en este día la fiesta de la luz, símbolo de vida y de maternidad. Por lo tanto la noche del 24 al 25 de diciembre está repleta de simbolismo. El Avatar penetra por la puerta de la luz y su nacimiento es el símbolo de ese renacimiento interior y espiritual que llega en la noche en que las tinieblas son más densas y largas, ya que a partir de esa noche el día empieza a prolongarse.

La Navidad es la fiesta que celebra este acontecimiento espiritual, una fiesta de luz y de renovadas esperanzas, una luz que tenía como propósito iluminar las consciencias y llenar el corazón de esperanza de una vida más amorosa, en un momento de la historia en que los instintos tendían a desbordarse en el mundo. De hecho este fue el mensaje que más proclamó el Maestro de Nazaret a lo largo de su corta pero intensa vida: la necesidad de amarnos los unos a los otros.

El ser humano y el mito se funden en un símbolo que perdura desde hace más de 2000 años, y los símbolos son los que dan vida a los arquetipos, y los arquetipos son referencias que forman parte del imaginario colectivo. Lo realmente importante es llegar a la comprensión de estas tradiciones arquetípicas porque son modelos que repercuten de forma inconsciente en nuestras vidas.

 

El significado de la tradición

Pero ¿cuál es ese sentido profundo de la celebración navideña? Unos y otros lo vivimos de formas muy diferentes, tanto si somos creyentes como si no lo somos. Unos buscan reunirse con la familia, otros le dan un sentido más religioso, otros se meten de lleno en el consumismo o en la festividad, y otros confiesan que no soportan estos días de gastos alocados, no le encuentran ningún sentido. Pero cada una de estas realidades también contiene su simbolismo.

 

El nacimiento

La historia nos relata que Jesús era hijo de José el carpintero, viudo y de Maria la novicia del templo de Sion. José y María eran a su vez miembros de la Fraternidad Esenia, una congregación que los hebreos llamaban la Escuela de los Profetas, compuesta por sanadores, médicos, filósofos, sabios y gentes de bien que demostraban sus grandes dotes humanitarias con honestidad, bondad y sacrificio. Provenían del linaje de la Escuela del Estudio de las Tablas de la Ley y papiros antiguos. Eran firmes defensores de la libertad, la verdad y la solidaridad. El compromiso de un Esenio implicaba toda una serie de obligaciones, -según el grado que tenían-. Cuidar de los más necesitados, pobres, indigentes, enfermos y perseguidos por la justicia, sin distinción de razas ni credos. Se trataba de un colectivo que dominaba el arte de la medicina, tanto la del alma como la del cuerpo. Eran expertos terapeutas. Una de las más reconocidas fue Maria Magdalena, experta sanadora que utilizaba aceites medicinales. Los Esenios recibían el nombre de hombres de la voz de leche, debido a que sus oraciones o mantras tenían efectos terapéuticos.

Podemos ver que los padres de Jesús eran personas de una cierta evolución espiritual. Jesús también pertenecía a esta comunidad y aprendió de los grandes iniciados de la orden, de los cuales sacó gran parte de la información y habilidades que desarrolló durante su corto ministerio.

La Crónica Sagrada dice que camino de Judea, José y María no encontraron un albergue para pernoctar y ante el parto inminente se pararon en Belén, en una humilde cueva que servía de establo.

Los detractores del relato bíblico insisten en la incierta probabilidad de que Jesús naciese en una cueva. Es verdad que los judíos de aquel tiempo eran personas especialmente solidarias. Vivian en clanes familiares y emparentados. José y María tenían familia en Belén, entre otros Sara, tía de María. Algunas crónicas históricas afirman que lo más probable es que fuesen alojados ahí y que María diese a luz en aquel hogar.

Pero hay que recordar que la importancia de este relato no se centra en el hecho histórico, sino en su simbolismo.

El viaje físico que llevan José y María recrea el viaje interno que todos un día u otro tenemos que realizar para prepararnos para el cambio anímico, para el cambio de valores, para que nuevas aptitudes y tendencias puras inunden y sanen nuestra personalidad.

Si la tradición hace nacer a Jesús en una cueva-establo, su significado es claro, La cueva, el establo simbolizan la humildad, el desprendimiento,  la pobreza material, pero no la espiritual como veremos más adelante.

Sigue diciendo la Crónica que se encontraban solos junto a los animales y un Ángel Anunciador. Los padres representan las raíces, los fundamentos de la personalidad que tiene que ayudar al infante a crecer. El Ángel y los animales representan lo divino y lo profano que conviven en nuestro interior. Los animales expresan los instintos que Jesús no negará nunca, sino que nos exhortará transmutar.

Los pastores fueron alertados y llegaron al portal con regalos para el niño. Estos personajes que pueblan nuestros belenes son esas tendencias internas que dan la bienvenida a la nueva conciencia que nace.

Es nuestra familia social, los vecinos y amigos, el entorno que compartimos y necesitamos para desarrollar nuestra vida, son los observadores del cambio que se opera en nuestra personalidad.

 

Los 3 Reyes MagosLos Reyes Magos

Una estrella de 5 puntas señaló el camino hacia Belén a 3 majestuosos Reyes.

Oriente era cuna de grandes astrólogos y filósofos que estudiaban los tránsitos planetarios y según las enseñanzas astrológicas de los eruditos, se esperaba la llegada de un nuevo profeta. En la península del Sinaí hasta el reino de Alejandría estaba todo plagado de monasterios y templos donde se estudiaban las ciencias del conocimiento, tales como la filosofía, la astronomía, la astrología, las matemáticas, los idiomas, etc. Los Esenios como comunidad científica, filósofos y terapeutas tenían por costumbre relacionarse con otras comunidades para intercambiar información. Filón de Alejandría, fundador de la famosa biblioteca, fue el enlace entre tres viajeros: Melchor, Gaspar y Baltasar.

Melchor era un príncipe de Arabia, sabio y filósofo y astrólogo, difusor de la filosofía Kobda y Copta, fundó una escuela de investigación filosófica en las montañas de Paran, cerca del Monte Horeb, en el Mar Rojo.

Gaspar era un sabio oriental del indostático, conocedor de la ciencia de las estrellas y  seguidor de la filosofía budista. Fundó una escuela filosófica en el Monte Solimán cerca de Singapur.

Baltasar era persa. Sabio y astrólogo y filósofo crisnaista, discípulo de Chrisna, fundó la Escuela Babilónica.  

Estos eran los personajes de los que habla la Crónica Sagrada que se pusieron en camino para ser testimonio del acontecimiento que marcaría nuestras creencias desde lo más profundo a lo más religioso, la llegada de un ser de alta frecuencia que tenía como misión cambiar la visión ortodoxa del poder eclesiástico, un ser capaz de dar una enseñanza que guiase a la humanidad hacia otra realidad.

El relato nos dice que fue una estrella de 5 puntas el anuncio de este nacimiento. Por una parte, según los estudios astronómicos, la posición de cinco planetas en una alineación sorprendente sobre la constelación de Piscis corroboraba este hecho. Por otra, el brillo avistado probablemente sería el resplandor del planeta Marte muy cerca de la tierra en aquellos momentos, tal y como hace poco tiempo también hemos podido observar en nuestro cielo. Contando que no había entonces contaminación lumínica, ese hecho debía ser muy remarcado.

También podemos aclarar que la estrella es el símbolo de la unión de las cinco grandes religiones, el taoísmo, el budismo, el islamismo, el judaísmo y el cristianismo, de las cuales los Reyes de oriente son a la vez testamentarios y precursores, por lo que se deduce que este ser tan especial debía entenderse con todos.  

Aquellos grandes observadores llegaron a la conclusión que el oráculo marcaba el día, el momento escogido para la llegada del profeta en la maternidad de María, la virgen de Sion.

Hay que decir que el pueblo judío interpretaba este anuncio como la llegada de un guerrero que mandaría sobre los ejércitos para librarse de la tiranía y opresión de Roma. Sin embargo los Esenios sabían que era otra la misión de este profeta, también esperaban un guerrero, pero un guerreo de luz como salvador de tota la humanidad.

Todos los habitantes de Belén junto a los Reyes Magos se postraron ante el pequeño infante, ese ser de altísima vibración que prometía ese amor que no es de este mundo. Le ofrecieron a Jesús, Oro, Incienso y Mirra, elementos que representan la transmutación alquímica, la voluntad de acción, la elevación y la sabiduría, así como la purificación y la liberación de las tendencias inferiores. Estas fueron las herramientas que utilizaría Jesús a lo largo de todo su ministerio en la Tierra.

Se conoce o se explica poco la vida de Jesús durante su más tierna infancia, pero se sabe que al Maestro de Nazaret nunca le faltarían los recursos y gozaría de toda clase de protecciones, tanto económicas o respeto del poder religioso y político hasta el momento de asumir su destino final. Provenía de una familia con bienes y supo administrar bien sus riquezas y ayudar a los más necesitados. Fundó colonias terapéuticas y protegió a mucha gente, salvando muchas vidas de la injusticia y la crueldad.

Este es el breve resumen de retablo sagrado, el que da vida a la Natividad real y mítica de la cual hemos tratado de extraer alguna enseñanza para ser capaces de comprender qué sucede cada año para que esta representación siga viva, porque donde más se vivifica este ritual es en nuestro corazón. Se trata de una tradición popular pero también trascendente.

Cada 25 de diciembre recreamos este nacimiento que expresa la radiación crística, dándonos la posibilidad de transmutar nuestras naturalezas inferiores. Es la llamada espiritual que nos permite reconectar con la transcendencia, cambiar nuestro estado emocional y espiritual y comunicarnos con nuestra esencia divina, tratando de bajar el cielo a la tierra. Cantamos, comemos, bebemos un alimento físico que simboliza el alimento espiritual que nuestro cuerpo superior puede absorber en la transcendencia de esta noche mítica.

Tomar consciencia de este acontecimiento es elevar nuestra vibración y comprender ese Cristo interior que nace y se encarna con el propósito de hacernos mejores, más allá de credos y dogmas. Dar vida a José, a María, a Jesús, a Melchor, Gaspar y Baltasar, a los pastorcillos y todos los presentes es dar vida a nuestro paisaje interior.

Cada 25 de diciembre podemos recordar la misión amorosa de este profeta, recordando también la nuestra, la de poner luz a las tinieblas de la incomprensión y amor en toda circunstancia. Pero no sólo se trata de hacerlo este día, sino recrear este nacimiento cada día de nuestra existencia.

Me gustaría terminar con sus mismas palabras. Jesús decía a menudo:

Ahora posiblemente no me entendéis, pero cuando estemos juntos, en mi reino, entenderéis y veréis las cosas claras.

Comentarios

  • Alt
    Vie, 17/12/2010 - 11:00 responder

    Muchas gracias Milena, es un artículo realmente excelente. ;-)

  • Alt
    Vie, 17/12/2010 - 22:31 responder

    Gracias Milena, por compartir este mensaje de Luz.
    Que la Presencia del Espíritu Divino en esta Navidad, atraiga a tú vida y a tu entorno Abundancia de todo lo bueno de los Rayos Cósmicos.
    Que el Espíritu nos guíe Siempre .
    Kyra G.

  • Alt
    Sáb, 18/12/2010 - 10:13 responder

    Hola Milena!este relato nos lo contastes el 1er curso de astrokabala que distes, lo recuerdo perfectamente,eramos un grupo muy reducido y se vivio muy intensamente por lo menos personalmente,al lado de la chimenea con el fuego crispeante de tu casa.Lo he leido y eschado infididades de veces,y siempre hace que mi luz nunca se apague ni en los momentos mas oscuros.Este año como sabes ha sido un año especialmente duro para mi y por eso he exprimido la dureza para transformarla en mas humildad,generosidad y respeto,cosa que hace que mi vida sea mas liviana sintiendome afortunada y agradecida por como ha trasncurrido todo.Esta navidad sera de recojimiento y tranquilidad para recargarme para la aventura que me aguarda el proximo año.GRACIAS POR SER UN ANGEL DE LUZ,besos y abrazos como una mascletà del mil colores desde Castellon.Que tu Navidad te aporte todo lo que necesitas SALUD,DINERO Y AMOR.

    • Alt
      Sáb, 18/12/2010 - 10:18 responder

      Eso es lo que eres mi estimadísima Dolors. Salir triunfante de las experiencias es honrar la vida y tú lo haces y lo enseñas desde el lugar en el que estás, lejos físicamente, pero tan cerca de mi corazón. Gracias por estar SIEMPRE presente. T'estimo

  • Alt
    Lun, 20/12/2010 - 00:42 responder

    Precioso, inspirado, luminoso, magistral, no le falta un detalle, cada día te superas, manita waaaapa,eres muy grande,un besazo de esos que transportan a otra dimensión. Soleika

  • Alt
    Lun, 20/12/2010 - 10:11 responder

    Gràcies Milena! Un article sorprenent! com sempre, enriqueixes el meu ésser i dones sentit, que tant ens fa falta avui dia, de fets realment importants que marquen, han marcat i marcaran la nostra vida! un petò molt fort i BON NADAL!!!
    Neus,

  • Alt
    ANA
    Jue, 23/12/2010 - 18:18 responder

    LE CONTARÉ A MI HIJO , ESTA LINDA APRECIACIÓN SOBRE LA VERDAD , SOBRE EL SIGNIFICADO DE LA NAVIDAD.....GRACIAS POR LIBERARME : ENCONTRAR UN NUEVO SENTIDO A ESTOS DIAS ME AYUDA.

  • Alt
    Vie, 24/12/2010 - 18:00 responder

    Por este bello articulo por darse el tiempo de escribirlo y compartirlo
    Bendiciones para todos

  • Alt
    Lun, 23/12/2013 - 10:09 responder

    Articulo excelente ! besos

  • Alt
    Jue, 24/12/2015 - 15:50 responder

    Gracias Milena por ayudarnos a tomar conciencia!!! Todo aquello que intuyes o sientes toma sentido en cada frase que leo!!! Para compartir y que esa conciencia vuelva a expandirse entre tod@s!!! Abrazo lleno de luz, gratitud y amor!!! <3

Escriba un comentario



categorías en Nube de etiquetas
Actualidad Acuario Agua Aire Alquimia Amor Aniversario Análisis de sueños Aries Aspectos Assiah Astrocábala Astrología Astrología Cabalística Atzilluth Beith Binah Buque Cambio Capitán Capricornio Carta Astral Casas astrológicas Chavakiah Ciencia Conciencia Conjunción Corrupción creatividad crisis Cuento Cuerpo Cursos Cursos online Cábala Cáncer diccionario de sueños Eclipse Ecología economía Ego Superior Elecciones El Naufragio Emociones energía Equinoccio Escorpio Etz Hayim Filosofía Formación Fuego Física cuántica Genios Grados de Poder Géminis Génesis Harahel Hesed Hochmah Hod Hoguera Interpretación de los sueños Jeliel Júpiter Kabaleb Kabbalah Kether La Nueva Luna Leo Letras Hebráicas Libra Luna Luna LLena Luna Nueva Luz Magia Malkuth Marte Meditación Mercurio Muerte Más allá de los velos de Morfeo Naturaleza Navidad Nelkhael Neptuno Netzah Nueva Luna Numerología números Omael Pablo Iglesias Paraíso Pedro Sánchez Piscis Planetas Planetas Retrógrados Plenilunio Plutón Podemos Poder Política Poyel PP Psicología PSOE Rajoy Red Milenaria Relatos Ritual Sagitario Salud San Juan Saturno Semana santa Sephirah Sephirot Sephiroth Signos Zodiacales Simbología Siria Sol Solsticio de invierno Solsticio de verano Solsticios Sueños Talleres Taumaturgo Tauro Tertulias test Tierra Tiphereth Tiqoun Tradición Tránsitos planetarios Unión Urano Venus Vida Vida cotidiana Video Virgo Yesod Yetzirah Yod-He-Vav-He Zodíaco Ángeles Árbol Cabalístico Árbol de la vida - Etz hayim