Las tendencias corruptas | Red Milenaria

Las tendencias corruptas

La corrupción está de moda, los boletines informativos desglosan las artes perversas de los tejemanejes de los protagonistas de estas prácticas que, en España, están en su pleno apogeo. Recuerdo hace años cuando los medios de comunicación daban parte de los chanchullos en Italia, en Argentina, o en cualquier otro país tildado de república bananera, cuando aquí se repartían los sobres, se amañaban las mordidas, ganaban los de siempre, y el fraude en la sombra crecía. Ahora todo está saliendo a la luz.

Pero, ¿qué es la corrupción y de dónde sale?

A la luz del análisis cabalístico, que siempre revindicaremos desde estas páginas, la corrupción es una degradación, una intención existente anulada por tendencias más temibles que se hacen con el poder y, esta clase de energías alojadas en la profundidad de la personalidad, suelen ser muy resistentes a cualquier proceso de conciencia. Los corruptos simplemente no consideran que están haciendo las cosas mal.

El relato del Génesis, y más concretamente una de las obras maestras de Kabaleb: su interpretación esotérica del Génesis, nos aclara el proceso de la Luz y las Tinieblas y de cómo la humanidad ha tenido que pasar por la oscuridad para comprender lo que es la Luz. Desde la constitución del Árbol de la Vida, donde se originó el combate en Binah, de las Fuerzas de la Luz, arrastramos desde el principio de la existencia, esas tendencias contrarias debido a la corrupción de Nahash, la Serpiente, que traicionó a Aisha, tentándola a probar la fruta prohibida, es decir empujándola a asumir un conocimiento que aún era velado. Es evidente que el Génesis no relata unos hechos históricos, sino que nos habla de la formación y la evolución del género humano y, de forma alegórica, nos introduce en los distintos mecanismos de la psique, en como se formó. La narración de Moisés nos relata el sinuoso recorrido del alma humana en busca de su unidad, de su divinidad, mediante toda una serie de metáforas. El paraíso es un estado anímico y algunos, para alcanzarlo, burlan las leyes.

La primera corrupción quedó pues adscrita a nuestro comportamiento, y desde entonces reproducimos esa sentencia, hasta que seamos capaces de liberarnos del pesado fardo de esos instintos que nos degradan y retrasan nuestra evolución. Así vemos que la corrupción que asoma cada día en las noticias ya no extraña a nadie, forma parte del sistema y hasta hay quien afirma que: “¿quién no metería la mano en la saca de las ganancias revueltas?, si no lo hace uno, lo hará el otro”. Ese pensamiento ha alimentado y sigue alimentando ese egregor ruin y la corrupción sigue campando a sus anchas.

Hay quien tiene un nivel de conciencia que no le permite rebajarse hasta ciertos extremos, y hay quien acepta, quien tiene un listón de tolerancia bastante más alto en este sentido y le molesta la corrupción cuando no puede sacar tajada.

Que la corrupción siga siendo sistémica dependerá de la implicación personal, no solo de los que puedan arrepentirse y denunciarlo, sino sobre todo de los que ayuden a elevar el nivel de conciencia, y para ello deberemos empezar por nuestras propias actuaciones. Hay síntomas que pueden revelar si somos más o menos solventes antes de la invasión de la corrupción. La degradación puede empezar sutilmente por adoptar un frecuente comportamiento contradictorio, hipócrita, farsante; por una falta de fidelidad a los principios, a los ideales; por querer aparentar lo que no se tiene; por infringir las propias normas de conducta moral y de nobleza; por dejarse tentar solo una vez porque no pasa nada.

Todos, en más o menos medida, hemos sucumbido alguna vez a alguna clase de corrupción, aunque la que más se denuncie sea la de los valores monetarios. Lo corrupto es una degradación anímica que ataca la pureza y solo conozco un método efectivo para combatirlo: la comprensión de las normas con amor, lo que en Cábala se expresa como la unión de Hochmah y de Binah, Amor y conocimiento.

Desde que Plutón entró en Capricornio a finales del año 2008, hemos asistido al desmantelamiento de muchos chanchullos. En mis clases y cursos de Astrocábala solíamos decir que durante este periodo plutoniano, -que durará hasta el año 2023-, asistiríamos a la caída de no pocas cabezas coronadas, y más con la tensión de la cuadratura de Plutón con Urano en Aries activa desde el año 2010. Lejos de ser una predicción, es una evidencia. Urano rompe lo que no es lícito para el desarrollo de la humanidad, y Plutón regenera todo lo necesario para que la luz se imponga sobre las tinieblas. En términos cabalísticos diríamos que los Nahash, esas tendencias lumínicas descalabradas, se están haciendo un festín para obligarnos a hacer una limpieza a fondo. La corrupción es la consecuencia natural de una absoluta inconsciencia de cómo funcionan los mecanismos del abismo.

Hay quien se pregunta que cómo puede ser que alguien que haya sacado un provecho de 20 o 30 millones no se conforme y quiera más, cuando posiblemente ni siquiera pueda vivir el tiempo necesario para gastárselo. Y es que no se trata de la cantidad en sí, sino que los Nahash siempre quieren más; no se conforman con menos. El poder, el dinero, la autoridad, no dejan de ser energía, o sea luz gestionada desde el abismo cuando se trata de corrupción, y por lo tanto quien lo desea, quien lo consigue, siempre va a desear más; es el célebre y fatídico mito de Fausto convertido en un arquetipo bien arraigado a la memoria colectiva.

Pero cuando la corrupción sale a la luz, cuando se desvela lo oculto, quiero pensar que la patología está en remisión y que las conciencias están elevándose para generar una ola de sinceridad y de visión más amorosa de la existencia. Sí, también en política, en economía puede existir el altruismo. Y como el Amor siempre suma, al final el mecanismo de la fuerza de repulsión que funciona en el abismo, acabará por transmutar la iniquidad y Dante terminará por alcanzar, al fin, el paraíso. 

Comentarios

  • Alt
    Sáb, 22/04/2017 - 10:49 responder

    Genial Milena, como siempre pa no variar.

    España país de conquistadores, de saqueadores de riqueza de otros países en su larga historia, que parte todavía no habrá sido saldada, para que sigamos padeciendo ahora a la inversa ese saqueo. Ese poder corrupto de ahora y de entonces, es el mismo. Confiemos que Plutón y Urano blanqueen nuestras conciencias y pueda entrar mejor la luz, ya que siento que todos formamos parte de todo, aunque no compartamos el botín.

    Gracias por tu fidelidad a elevar nuestra calidad de vida, elevando nuestra conciencia. Eres un amor al que quiero, admiro y respeto por tú gran sabiduría.
    Pilar.

    • Alt
      Lun, 24/04/2017 - 08:04 responder

      Mi querida Pilar, como bien dices, estamos aún absorbiendo muchos egrégores del pasado y solo nuestra conciencia nos permitirá superar estas lacras. Gracias por tus palabras, como siempre, tan amorosas y llenas de Luz. Un abrazo bien lleno de amor!

       

  • Alt
    Lun, 24/04/2017 - 00:39 responder

    Hola Milena, deseo estés bien, y me sorprendo de esta frase "la corrupción", la cual es la tercera vez que junto con la mia, mi preocupación personal, por este fenómeno que se esta dando con fuerza y poder en mi pais Venezuela y en otros veo en mi correo. Y si, afortunadamente la molestia y preocupación es de muchos, como puedo ayudar, colaborar para erradicar este egregor de esa conciencia colectiva mal mañosa? Bueno ya que me das solucion , seguiremos en campaña Milena, nos unimos a disolver en luz pura toda esa mala vibra. Gracias por el post. Bendiciones Aladas.

    • Alt
      Lun, 24/04/2017 - 08:12 responder

      Puse como ejemplo España, que es el país donde están saliendo tantos focos de corrupción, pero lo cierto es que es en tantas partes del mundo en que esto está ocurriendo, que realmente podríamos escribir ríos de tinta si nos pusiésemos a enumerarlos. ¿Cómo ayudar?, pues enviando mucha luz para que al fin esas conciencias que trabajan en la oscuridad puedan alcanzar una mejor condición y salubridad interior. Si al final tenemos los gobernantes que nos merecemos, será que debemos superar aún esa clase de oscuridad, y sin compartir el botín, como decía Pilar en el anterior post, debemos tratar en nuestra vida cotidiana, de aportar mucha coherencia para que nuestra energía positiva se irradie, proyectando limpieza y mucho amor y perdón, sin t¡duda, todo el trabajo de una vida Florenc. Muchas gracias por tu comentario y te envío un gran abrazo cariñoso.

Escriba un comentario



categorías en Nube de etiquetas
Actualidad Acuario Agua Aire Alquimia Amor Aniversario Análisis de sueños Aries Aspectos Assiah Astrocábala Astrología Astrología Cabalística Atzilluth Beith Binah Buque Cambio Capitán Capricornio Carta Astral Casas astrológicas Chavakiah Ciencia Conciencia Conjunción Corrupción creatividad crisis Cuento Cuerpo Cursos Cursos online Cábala Cáncer diccionario de sueños Eclipse Ecología economía Ego Superior Elecciones El Naufragio Emociones energía Equinoccio Escorpio Etz Hayim Filosofía Formación Fuego Física cuántica Genios Grados de Poder Géminis Génesis Harahel Hesed Hochmah Hod Hoguera Interpretación de los sueños Jeliel Júpiter Kabaleb Kabbalah Kether La Nueva Luna Leo Letras Hebráicas Libra Luna Luna LLena Luna Nueva Luz Magia Malkuth Marte Meditación Mercurio Muerte Más allá de los velos de Morfeo Naturaleza Navidad Nelkhael Neptuno Netzah Nueva Luna Numerología números Omael Pablo Iglesias Paraíso Pedro Sánchez Piscis Planetas Planetas Retrógrados Plenilunio Plutón Podemos Poder Política Poyel PP Psicología PSOE Rajoy Red Milenaria Relatos Ritual Sagitario Salud San Juan Saturno Semana santa Sephirah Sephirot Sephiroth Signos Zodiacales Simbología Siria Sol Solsticio de invierno Solsticio de verano Solsticios Sueños Talleres Taumaturgo Tauro Tertulias test Tierra Tiphereth Tiqoun Tradición Tránsitos planetarios Unión Urano Venus Vida Vida cotidiana Video Virgo Yesod Yetzirah Yod-He-Vav-He Zodíaco Ángeles Árbol Cabalístico Árbol de la vida - Etz hayim