Un Universo de palabras que versionan la creación del Mundo | Red Milenaria

Un Universo de palabras que versionan la creación del Mundo

En medio de la turbulencia social que atenaza las emociones, hay oasis de palabras que acallan la voz de los instintos y elevan la vibración.

 

Desde hace muchos años me dedico al estudio y transmisión de una pasión: la Cábala y sus arcanos, el Árbol y el Génesis de la Vida, tratando de razonar los misterios del macro y micro cosmos. A lo largo de este tiempo me he nutrido de infinidad de libros, de conceptos, de palabras que han instigado mi curiosidad y que han descubierto el sinfín de matices que, perdidos como agujas en un pajar, me han llevado a bucear en los entresijos del universo que nos envuelve.

Descubrí a Edgar Allan Poe, (1809-1849), poeta y periodista, describiendo los procesos de la creación, afirmando que el universo no es ilimitado, que tiene un principio y un fin; a Trinh Xuan Thuan, (1948), eminente astrofísico que me hablaba de la Melodía Secreta instruyendo el plan de una creación que aún nos reserva muchas sorpresas, porque tal y como nos lo cuenta: “la ciencia y la religión, (del latín religare, unir), no se excluyen y la naturaleza, repleta de energía, tiene que revelarnos aún muchos de sus misterios”.

Leí a Paul Éluard, (1895-1952) y su poética del surrealismo, “Necesitamos pocas palabras para expresar lo esencial; necesitamos todas las palabras para hacerlo real.

A Gaston Bachelard, (1884-1962), argumentando la metafísica de la imaginación cósmica, la conciencia del creador a través su poética del espacio: “imaginar es ausentarse, lanzarse hacia una vida nueva”.

Me resistí a las tesis de Hubert Reeves, (1932), astrofísico, escritor, divulgador científico, crítico con la astrología, pero lo admiré como acérrimo defensor de la observación esotérica del universo, cuando descubrí que detrás de su afirmación: “la naturaleza está constituida como a partir de un alfabeto. Las letras de ese idioma singular son las partículas elementales (indivisibles), los electrones y los quarks. Es la combinación de esas «letras» elementales lo que permite construir el centenar de átomos que reconoce la física, existe el mismo postulado que enuncia la ciencia cabalística. La Kabbalah con sus othiots, su idioma sagrado, nos describe estados de conciencia, una combinación energética que genera un baile de pulsiones que engendra la vida.

Todos estos sabios coinciden para mí en algo muy importante: elevan la imaginación al rango de ciencia mediante su discursiva, nos adentran en los procesos cósmicos escrutando el insondable génesis de la vida, y lo hacen con poesía, con ensueño para que aprendamos a jugar con la fantasía de las palabras.

Esta reflexión y esos recuerdos que me emocionan me llegan de la mano de Corina Oproae, (1973), filóloga y poeta, de la lectura de su pequeño gran libro de poesía, Intermitencias, (Editorial Sabina), que asocia palabras y profundos conceptos de la vida, de las multi-dimensiones del universo, de los estados de la naturaleza, y de los 4 elementos que impulsan el incesante crepitar de las encarnaciones. Y lo hace con sutil elegancia, con una sinceridad poética que lleva a entrar en su mundo de profundo significado. ¿Es la visión de su mundo interior?, no lo sé, pero sí que os aseguro que es la visión del mío.

Os dejo dos de sus Intermitencias, el flujo de sus palabras se remonta hasta el mismísimo origen del Espacio-Tiempo.

 

Metamorfosis

Una mañana,

Hace unas cuantas vidas,

me desperté y decidí ponerme a prueba.

Me dije:

Serás mujer y hombre,

pez, insecto y pájaro,

montaña y grano de arena.

 

Como quien disfruta leyendo el final de los cuentos

antes de comenzarlos,

primero fui grano de arena

perdido en la infinitud inexorable

reflejada en la permanencia de las cosas.

Fui también montaña

extraviada en el inconsciente de los mortales

y descansé tanto durante esas vidas

que tuve la tentación de ser,

cuanto antes hombre o mujer.

 

Pero dejé que las cosas siguieran su curso

y fui insecto-multiplicidad

reflejada en mi telúrica existencia.

Luego fui pez

debatiéndome entre el atávico

ir y venir de los mares.

Esa forma de vida me hizo albergar

deseos de alzarme

y entonces fui pájaro,

desplegando mis alas con la cadencia del infinito.

 

Fue cuando sentí tanta admiración

que en sueños entablaba conversaciones

con héroes que habían sido capaces de superar

prueba tras prueba hasta llegar a conquistar

el reino y la belleza.

 

También decidí hacer una pausa

y durante alguna vida

sencillamente no fui nada.

 

Ahora soy hombre. Ahora soy mujer.

No os extrañe si os confieso

que he sido muchos hombres y muchas mujeres,

y que de todas esas vidas conservo un recuerdo

más nítido que el alma de la palabra primera.

 

Nunca acabaría si os contara todo lo que fui.

Mujeres y hombres

que habían sido granos de arena,

montañas, peces, insectos y pájaros

y una infinidad de otras cosas y de otros seres.

 

Hombres y mujeres extraviadas dentro de unas vidas

que, la mayoría de las veces, no eran las suyas.

Hombres y mujeres que sin embargo supieron ser ellas

y reconocerse a sí mismas cuando se llamaban

Adán y Eva, Orfeo y Eurídice, Romeo y Julieta,

Él y Ella, Tú y Yo.

 

Poema

Los poemas entran en mi vida

por una infinidad de puertas.

 

Algunos entran por una puerta de tierra

Y traen consigo todo el universo.

Aunque parezca imposible,

todo lo que me sucede es el reflejo

del crepitar de los planetas,

del devenir de las galaxias.

 

Otros entran por una puerta de aire

y tardan tanto en darse a conocer

que las palabras ruedan en círculos

como las cuatro estaciones

sobre la faz de la tierra.

 

Algunos entran por una puerta de fuego.

abrasan todo lo que encuentran

a su paso y solamente se apaciguan

con los ríos que brotan

desde las entrañas de todas las cosas

y de todos los seres.

Unos cuantos entran por una puerta de agua.

El paso del tiempo se embriaga con su sabor

hasta que planetas, estrellas y seres

se intercambian el lugar para que la diversión también esté asegurada.

 

Solamente unos cuantos poemas

entran en mi vida por la puerta de la muerte

y se quedan dentro, bien separados

de los otros y de todo lo demás.

Cuando les pido que me abandonen,

se niegan a salir con disimulo,

ocultan sus palabras en mi alma,

impasibles al extraño periplo

de los elementos en busca de su propia esencia.

 

 

---------

Nota: Poemas publicados con la autorización expresa de su autora, Corina Oproae

Foto Ben White en Unsplash

Escriba un comentario



categorías en Nube de etiquetas
Actualidad Acuario Agua Aire Aladiah Albert Rivera Alquimia Amor Aniversario Análisis de sueños Aries Astrocábala Astrología Astrología Cabalística Atzilluth Binah Cambio Capricornio Carta Astral Casas astrológicas Chavakiah Ciencia Conciencia Conjunción Corrupción crisis Cuento Cursos Cábala Cáncer diccionario de sueños Eclipse Ecología economía Ego Superior Elecciones Emociones Equinoccio Equinoccio de Otoño Equinoccio de Primavera Equinoccios Escorpio Etz Hayim Filosofía Formación Fuego Física cuántica Gematría Genios Grados de Poder Géminis Génesis Hekamiah Hesed Hochmah Hod Hoguera Imamiah Interpretación de los sueños Jeliel Júpiter Kabaleb Kabbalah Kether La Nueva Luna Leo Letras Hebráicas Libra Luna Luna LLena Luna Nueva Luz Malkuth Marte Meditación Mercurio Mitología Más allá de los velos de Morfeo Naturaleza Navidad Nelkhael Neptuno Netzah Nueva Luna Numerología Numerología cabalística números Orgonomía Pablo Iglesias Paraíso Pascua Pedro Sánchez Piscis Planetas Planetas Retrógrados Plenilunio Plutón Podemos Poder Política Poyel PP Primavera Psicología Psicología Transpersonal PSOE Quirón Rajoy Red Milenaria Relatos Ritual Sagitario Sanación San Juan Saturno Semana santa Sephirah Sephiroth Signos Zodiacales Simbología Sol solsticio Solsticio de invierno Solsticio de verano Solsticios Sueños Talleres Taumaturgo Tauro Tertulias test Tierra Tiphereth Tradición Tránsitos planetarios Urano Venus Verano Vida Vida cotidiana Video Virgo Yesod Yetzirah Yod-He-Vav-He Zodíaco Ángeles Árbol Cabalístico Árbol de la Vida Árbol de la vida - Etz hayim