Tendencias y carácter emocional según las fases lunares | Red Milenaria

Tendencias y carácter emocional según las fases lunares

El nacimiento marca el inicio de la vida o de cualquier acontecimiento, y la Luna marca las tendencias que afectarán nuestra personalidad más emocional.

Nacemos un día determinado con el Sol en un signo y el Ascendente marcando el emplazamiento de las Casas Astrológicas. Pero hay un dato que también debe tenerse en cuenta y son los días en que hemos nacido respecto a la posición de la Luna.

Las 4 etapas del nacimiento

El ciclo lunar es de 28 días, con 4 fases de la Luna bien determinadas. Cada una expresa sus influencias y nacer en una u otra fase puede establecer ciertas diferencias en nuestra personalidad a nivel inconsciente. Para saber en que fase hemos nacido, pueden consultarse los registros de efemérides del año de nacimiento.

Nacer de Luna Nueva a Cuarto Creciente

Nacer en esta fase representa que el impulso de nacer está muy claro, (no todas las almas llegan a la vida igual). Las personas que salen a la luz durante este periodo van a querer vivir intensamente el presente. Con la necesidad de emprender, a veces descontroladamente, sin calcular los riesgos, pensarán más en el resultado que en cuidar los detalles del inicio. Con tendencia a dispersar la energía y perseguir varios objetivos a la vez. Todo es pasión, lanzarse a la conquista de “algo”, lo que sea con tal de sentir el espíritu de lucha y de triunfo, pero los frutos están aún muy lejanos. La fuerza de la razón y la emoción deben alinearse armoniosamente para que lleguen las facilidades, y no siempre van a ser capaces de hacerlo. La superación va a ser un punto de partida importante. La personalidad deberá esforzarse en trazar, diseñar sus objetivos y centrarse en lo que proyecta para no dejar las cosas al azar.

Descontrol, desconcierto, espontaneidad, ilusión, emisión y optimismo son las claves de esta fase. El emplazamiento de la Luna en un signo astrológico dará más pistas acerca de lo que propone la luminaria. Recordemos que la Luna-Yesod representa la parte inconsciente de la personalidad.

Nacer del Cuarto Creciente al Plenilunio

Se trata de una naturaleza especialmente emocional. La personalidad busca el protagonismo, sentir y apasionarse por la vida. La manifestación de los deseos es muy intensa, cambiante, multiplica sus esfuerzos para encontrar las circunstancias propicias para la realización de sus proyectos. Hay mucha actividad, una gran necesidad de información. Con las emociones a flor de piel, y tal vez cierta dificultad en saciar las ambiciones de querer llegar a la meta. Por regla general es quien tiene sed de aventuras, aunque veremos los diferentes matices dependiendo del signo y la Casa donde se encuentre la Luna. Pero estas personalidades son manifestadoras natas, por lo que hay que dar salida a estas emociones que no pueden quedar bloqueadas.

Les conviene el ejercicio físico, hay mucha energía que canalizar y asuntos que resolver para satisfacer su apetito de vivir, de conquistar. Las claves para esta fase son: conectar con la vida, aprovechar las oportunidades, aprender a organizarse.

Nacer de la Luna Llena al Cuarto Menguante

Las fuerzas lunares reciben el apoyo del Sol y proponen a la personalidad la máxima realización de sus objetivos. Los nacimientos en Luna Llena son muy frecuentes porque culmina un proyecto y posiblemente estas personas se mostrarán especialmente sensibles cada mes en el plenilunio. Se generan muchas expectativas en la vida y todas son súper importantes, por lo tanto, hay quien no sabrá discernir o calibrar sus prioridades. Para esta clase de naturalezas, todo cobra una dimensión extraordinaria, van un poco aceleradas, y tienes que prestar mucha atención, cuidar los detalles para evitar cometer errores. Es necesario liberar la tensión, comer, tragar, pensar un poco más despacio por la tendencia a crear acidez en el organismo. Exageran tanto la alegría como el drama, y los excesos en todos los sentidos pasan factura; hay que controlar y evitar extralimitarse, sea trabajando, amando, o viviendo. Si toman conciencia de sus procesos internos, aprenderán a poner paz, método, coherencia a las estructuras.

Son personas candidatas a vivir muchos acontecimientos, -es el momento de la cosecha y todo está maduro-. Sabemos que todo trabajo creativo empieza con la Nueva Luna y se consolida en el plenilunio. Por lo tanto quienes llegan a la vida en esta etapa tienen que hacer frente a numerosos compromisos, siempre tienen mucho por hacer y se desilusionan fácilmente, dramáticamente, cuando no consiguen alcanzar sus propósitos. Las claves para esta etapa son, exigencia, compromiso, asertividad.

Nacer del Cuarto Menguante a la Nueva Luna

Las fuerzas de la Luna van bajando; es como llegar a la vida para concluir ciertas experiencias, dar carpetazo a situaciones, reflexionar, recuperar el aliento y descansar. Por lo tanto las personas nacidas en esta fase son más solitarias, más intimistas, o retraídas, discretas, moderadas en sus demostraciones afectivas, menos protagonistas o con mayor necesidad de interiorizar, y menos de sociabilizarse, aunque dependiendo de donde se sitúe la Luna variará más o menos esa influencia. Se asientan más en la reflexión, son más pasivas y receptivas. Es una Luna ideal para el estudio, para el análisis interior, para plantearse preguntas y buscar respuestas. Pueden disfrutar investigando, adentrándose en el mundo de la mente y de las emociones, de la materia. Se trata de un carácter más retraído al que no le gustará tanto figurar o expresar lo que piensa, aunque después de todo, sabrá disertar y convencer.

Son personas que quieren pisar con seguridad el terreno por donde transitan. Las claves para esta fase son: quietud, reflexión, comodidad, fuertes convicciones e ideales.

Estos son rasgos generales que ayudan a entender la influencia lunar en la personalidad. En una próxima entrega daremos las claves de la Luna en las estancias zodiacales.

Escriba un comentario



categorías en Nube de etiquetas
7 pecados capitales Actualidad Acuario Adolescencia Agua Aire Aladiah Albert Rivera Amor Aniversario Análisis de sueños Aries Arquetipo lunar Asaliah Astrocábala Astrología Astrología Cabalística Astrología para niños Atzilluth Binah Capricornio Carta Astral Casas astrológicas Chavakiah Ciclos lunares Ciencia Compatibilidades Conciencia Conferencia Conjunción Coronavirus Corrupción Covid-19 covid19 crisis Cristo Cuarto creciente Cuarto menguante Cursos Cábala Cáncer diccionario de sueños Eclipse Educación Ego Superior Elecciones Emociones Equinoccio Equinoccio de Otoño Equinoccio de Primavera Escorpio Etz Hayim Fases lunares Formación Fuego Genios Grados de Poder Gueburah Géminis Génesis Hesed Hochmah Hod Infancia Interpretación de los sueños Júpiter Kabaleb Kabbalah Kether La Nueva Luna Leo Letras Hebráicas Libra Luna Luna Llena Luna Nueva Luz Malkuth Marte Meditación Mercurio Más allá de los velos de Morfeo Navidad Nelkhael Neptuno Netzah Nodo Norte Nodos Nodos Lunares Nodo Sur Nueva Luna Numerología Numerología cabalística Pablo Iglesias Pascua Pecado Pedro Sánchez Pesha Piscis Planetas Planetas Retrógrados Plenilunio Plutón Podemos Política PP PSOE Quirón Rajoy Red Milenaria Relatos Ritual Sagitario San Juan Saturno Semana santa Sephirah Sephiroth Siete pecados capitales Signos Zodiacales Simbología Sol solsticio Solsticio de invierno Solsticio de verano Solsticios Sueños Talleres Taumaturgo Tauro Tertulias Tierra Tiphereth Tránsitos planetarios Urano Vasariah Venus Vida Vida cotidiana Video Virgo Yesod Yod-He-Vav-He Zodíaco Ángeles Ángeles de la Cábala Árbol Cabalístico Árbol de la Cábala Árbol de la Vida Árbol de la vida - Etz hayim