La Felicidad | Red Milenaria

La Felicidad

Celebrar el día Internacional de la Felicidad reclama nuestra atención sobre el hecho de que los humanos aún estamos lejos de ese propósito. Celebremos la felicidad cada día de nuestra existencia.

La mirada de Neus Vila Figareda acerca de la felicidad en el Día Internacional de la Felicidad nos deja una enriquecedora y honda reflexión: ¿estamos más o menos cerca de conectarnos con este estado de plenitud?

Desde el año 2013, cada 20 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Felicidad. En la cordillera del Himalaya, entre Tíbet y la India, existe un reino y estado independiente llamado Bután con un lema que dice "Happiness is a place", -la felicidad es un lugar-. Todo su entorno y su gente respiran aires de felicidad. Echan los pensamientos negativos, organizan actividades que les llenan el alma, que les hacen reír y comparten buenos momentos porque valoran el ser humano por encima de todas las cosas. Son verdaderos embajadores de la hospitalidad, de la empatía, de la generosidad y de la compasión. El rey de Bután, desde hace casi 50 años, gestiona FNB, que es la Felicidad Nacional Bruta, en lugar del PIB o Producto Interior Bruto.

Su liderazgo fomenta el compromiso para crear una economía basada en la cultura de los valores espirituales budistas. Al mismo tiempo, estudia empíricamente la felicidad, la psicología positiva y el bienestar a partir de 8 ejes de desarrollo:

  • El bienestar psicológico.
  • El uso del tiempo.
  • La vitalidad social de su comunidad.
  • La cultura.
  • La salud.
  • La educación.
  • El medio ambiente.
  • Los niveles de vida para alcanzar felicidad física, mental y espiritual.

Tienen claro, en aquel rincón del mundo, que las personas somos extraordinarias si nos cuidamos y generamos bienestar personal y social. Desde hace pocos años, y solo con un visado muy estricto, podemos ir a Bután en calidad de turistas.

La felicidad es un sentimiento individual que no tiene carácter de emoción universal como la alegría. Porque la felicidad se siente dentro y cada uno a su manera. Es como aquel abrazo tan intenso que ahoga el corazón y los pulmones por la cantidad de amor que recibes y después te hace apreciar mucho más las pequeñas y sencillas cosas de cada día. Los grandes filósofos ya divagaban sobre este concepto.

Aristóteles creía que la autorrealización, y encontrar nuestras metas nos acercaba a la felicidad y por eso insistía en que depende de nosotros mismos. Sócrates estaba convencido que hacer el bien nos hace felices. Platón era obstinado con sus ideas, pero sus creencias están muy argumentadas; decía que si todo lo que hacemos para aportar felicidad depende de nosotros y no de los demás, habremos adoptado el mejor plan para vivir mejor.

A mediados del siglo XVIII Kant define la felicidad como un deber más allá del deseo, de una alegría o elección. Un siglo más tarde, Nietzsche argumenta que somos felices cuando comprobamos que hemos superado lo que nos oprime. El concepto mindfulness es la meditación que evoca el “aquí y ahora”. La filosofía de vivir intensamente el momento ya estaba en los pensamientos de Thoreau a mediados del siglo XIX, cuando hablaba de la metáfora entre la felicidad y una mariposa. Cuando la perseguimos se nos escapa, en cambio, si ponemos atención en otras cosas, ella misma vendrá y se posará sobre nuestra mano abierta o nuestro hombro. La felicidad crea magia cuando coincide lo que queremos ser en nuestra vida y lo que somos en realidad. Mahatma Gandhi dijo

La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía.

Entrado el siglo XX, el gran filósofo y ensayista Ortega y Gasset dice que la felicidad se vincula a la vida que dedicamos a nuestras ocupaciones y vocación, hasta que encontramos lo que nos satisface completamente. Es como buscar la sinergia existente entre la vida proyectada y la vida efectiva. Y Bertrand Russell, matemático, filósofo y activista británico, Premio Nobel de Literatura en 1950, habla de la felicidad como una conquista y no un regalo divino, y debemos esforzarnos por alcanzarla. Defiende que sólo el amor es el instrumento para conseguir la felicidad porque ayuda a romper el ego y a superar la barrera de la vanidad que impide ser felices. Es el autor del libro "La conquista de la felicidad".

Imagino que tanta globalización de nuestra sociedad, que a la vez ha hecho crecer paralelamente una cierta deshumanización, ha provocado que el estudio de la felicidad y de lo que se denomina neurofelicidad tenga actualmente una gran trascendencia. Todos hemos leído frases, artículos y libros que evocan a la felicidad como el camino para simplificar nuestra vida y valorar la sencillez como belleza. Amarnos, cuidarnos en cuerpo y alma, amar a nuestros seres queridos y decírselo sin dar por sentado que ya lo saben. También es disfrutar de la naturaleza, de la magia de la vida, compartiendo momentos y poniendo luz en el corazón de los demás, siendo personas generosas y agradecidas. Aflora la idea de ser felices en el trabajo, y si no es lo mejor, cambiar, de lo contrario tampoco seremos capaces de dar felicidad a los compañeros, al equipo, a los clientes, a los colaboradores. Porque si yo no estoy bien, es difícil poder estar bien con todo lo demás. La comunicación intrapersonal es previa a la comunicación interpersonal.

Actualmente, hay muchos campos abiertos en la búsqueda y la investigación científica de la felicidad. Neurocientíficos británicos como Robb Rutledge y su equipo, trabajan en la hipótesis de la fórmula de la felicidad y su vínculo con el desorden emocional y la gestión del binomio expectativas y decepciones. También, he leído que hay grupos de expertos de los campos de la psicología, sociología, antropología, psiquiatría y neurociencia, que están redefiniendo la felicidad y el amor. Entre las conclusiones a las que están llegando, hablan de la capacidad de gestionar nuestras emociones porque nos condiciona el nivel de felicidad, del cual el 60% es genético y el 40% lo podemos controlar porque depende de nuestra actitud. 

Estudios sobre la neuroplasticidad de nuestro cerebro apuntan que podemos entrenarnos para ser más felices y entenderlo desde tres puntos de vista: la felicidad anticipatoria, cuando sentimos felicidad ante la perspectiva de una nueva experiencia que nos ilusiona, ver a una persona que anhelamos reencontrar o ante algo material que estamos a punto de comprar o conseguir; la felicidad momentánea, que abarca todo lo que vivimos en el momento que lo disfrutamos, y la felicidad crepuscular, respecto a un recuerdo, una vivencia feliz vivida en el pasado.

He consultado muchos autores que hablan de esta emoción tan deseada, pero de todos me quedo con el libro de Gretchen Rubin "Objetivo: Felicidad" (2011, Ed. Urano), que recoge su proyecto personal de felicidad donde define los doce mandamientos:

  1. Sé tú mismo: qué te gusta y qué no te gusta.
  2. Dejar pasar: pocas cosas importan de verdad a largo plazo.
  3. Actúa de la forma en que quieras sentirte: acción y sentimiento van de la mano y regulando las acciones, influyen en tus sentimientos.
  4. Hazlo ahora: alcanzar objetivos libera compuestos químicos en el cerebro que te dan placer. No lo pienses tanto y pasa a la acción.
  5. Sé una persona educada y justa: la vida es corta y nunca tenemos el tiempo suficiente para alegrar los corazones de las personas que viajan con nosotros.
  6. Disfruta del proceso: el camino es la felicidad y la encontrarás cuando no esperes.
  7. Gasta: confía en la abundancia de las cosas que creas necesarias.
  8. Identifica los problemas: provoca la disciplina de preguntarte qué es lo que realmente te está molestando. Recuerda que la felicidad es la atención plena.
  9. Tómate las cosas menos en serio: desarrolla el sentido de la ligereza. No se trata de ser graciosos, sino de ser más capaces de divertirnos.
  10. Haz lo que tengas que hacer: controla lo que haces, sean cosas difíciles u ordinarias.
  11. No hay que contar: no importan los triunfos ni éxitos sino la conexión emocional y cómo contribuyes a la vida de los demás.
  12. Al final sólo hay amor: por tanto presta atención y vive con satisfacción.

No hay un camino a la felicidad, la felicidad es el camino, es uno de los mantras de Buda. La felicidad debe partir de ti mismo, de cómo te sientes. Si la entendemos como el reconocimiento y el éxito de los demás hacia ti, te estás condicionando. Tienes que vivir como una libertad interior personal en tu propio camino para satisfacer, crear y expresar tus objetivos, tus deseos, tus acciones, tus metas. Tu camino no puede depender del aplauso de los demás, porque todos tenemos unas miradas y unas fortalezas emocionales que no son, ni mejores, ni peores, sino diferentes. Quizás lo que tú haces a mí me parece maravilloso y la persona a la que tanto quieres, no le da ningún valor; ¿es triste?, -sí-, ¿es justo?, no lo sé.

He aprendido que mi felicidad no debe depender de la actitud de nadie. Tienes que creer en ti. Y cuando crees en ti te llega la felicidad. Aquel abrazo intenso entre la paz interior, la calma, la armonía, el equilibrio y el bienestar. 

¿Y qué tenemos que hacer para ser más felices? Pues supongo que vivir el presente, agradeciendo lo que tenemos y cuidando nuestras relaciones personales, practicar todo el bien que podamos, con generosidad, gratitud y mucho amor y compasión para tomar conciencia de diferenciar lo que depende de ti y lo que no. A menudo sentimos la pérdida de la tranquilidad mental y emocional porque queremos demasiado perfeccionismo en nuestra vida, porque hacemos complicado lo que es sencillo y nos comparamos a otros, generando así más estrés y más frustración.

No sé si has oído hablar de Matthieu Ricard, doctor en biología molecular, monje budista y asesor personal del Dalai Lama. Es un señor francés, de 75 años, que ostenta el título de "El hombre más feliz del mundo". Colabora con investigadores, con largas resonancias magnéticas nucleares, para detectar su nivel de estrés, irritabilidad, enfado, placer y satisfacción. Si los resultados de la mayoría de participantes están en el péndulo de 0,3 (muy infeliz) y -0,3 (muy feliz), él ha alcanzado un -0,45, por lo que ha superado todos los límites previstos en el estudio. También escribe artículos y tiene libros muy interesantes sobre la felicidad, la meditación y el altruismo. Para él, el secreto de la felicidad está en encontrar la libertad interior. Hay que acumular energías, optimismo, serenidad y alejarnos del miedo, porque no es más que una construcción de la mente. Nos aconseja buscar inspiración en personas cariñosas, altruistas que prioricen los valores del amor, de la tolerancia, de la compasión y la buena voluntad.

Actualmente, en el marco de los 17 ODS, objetivos de desarrollo sostenible, que la ONU aprobó en 2015 con visión 2030, vemos que uno de los objetivos habla de erradicar la pobreza y crear un desarrollo sostenible con felicidad y bienestar para todos los pueblos. Puede entenderse como un mensaje de esperanza y solidaridad, con un toque de atención a los líderes mundiales y a los empresarios para creer que un mañana mejor es posible para todos si priorizamos la conciencia y la responsabilidad personal.

¿Todavía te preguntas qué es la felicidad? Yo creo que cuando eres capaz de cerrar los ojos y visualizar una persona, un recuerdo, un momento, una vivencia, una sensación, un sueño, un proyecto, un nuevo reto, que te hacen sonreír, que te hacen vibrar, que te hacen sentir mariposas en el estómago pero al mismo tiempo sientes la calma y el bienestar del momento presente, contigo, ¡eso es felicidad ! 

Lao Tzu, uno de los grandes filósofos de la civilización china, nos dejó un mensaje para reflexionar:

Si estás deprimido, estás viviendo en el pasado. Si estás ansioso, estás viviendo en el futuro y si estás en paz, estás viviendo el presente.

Sea como sea, ¡haz lo que te hace feliz!

Neus Vila Figareda, activa emprendedora, formadora, vinculada al mundo de la comunicación, el turismo del bienestar. Experta en marketing. Asesora a particulares y empresas del sector turístico; actualmente está centrada en publicar su primera novela, “Torna a volar papellona”.

Escriba un comentario



categorías en Nube de etiquetas
7 pecados capitales Actualidad Acuario Adolescencia Agua Aire Amor Aniversario Análisis de sueños Aries Arquetipo lunar Asaliah Astrocábala Astrología Astrología Cabalística Astrología para niños Binah Capricornio Carta Astral Casas astrológicas Ciclos lunares Ciencia Compatibilidades Conciencia Conferencia Conjunción Coronavirus Covid-19 covid19 crisis Cuarto creciente Cuarto menguante Cursos Cábala Cáncer diccionario de sueños Eclipse Ecología Educación Ego Superior Elecciones Emociones energía Equinoccio Equinoccio de Otoño Equinoccio de Primavera Escorpio Etz Hayim Fases lunares Felicidad Formación Fuego Genios Gueburah Géminis Génesis Harahel Hesed Hochmah Hod Infancia Interpretación de los sueños Júpiter Kabaleb Kabbalah Kether La Nueva Luna Leo Letras Hebráicas Libra Luna Luna Llena Luna Nueva Luz Malkuth Marte Meditación Mercurio Más allá de los velos de Morfeo Navidad Nelkhael Neptuno Netzah Nodo Norte Nodos Nodos Lunares Nodo Sur Nueva Luna Numerología Numerología cabalística Pablo Iglesias Pandemia Pascua Pecado Pedro Sánchez Pesha Piscis Planetas Planetas Retrógrados Plenilunio Plutón Podemos Política PP PSOE Quirón Rajoy Red Milenaria Relatos Ritual Sagitario San Juan Saturno Semana santa Sephiroth Siete pecados capitales Signos SignosAstrológicos Signos Astrológicos Signos Zodiacales Simbología Sinastrías Sol solsticio Solsticio de invierno Solsticio de verano Solsticios Sueños Talleres Taumaturgo Tauro Tertulias Tierra Tiphereth Tránsitos planetarios Urano Vasariah Venus Vida cotidiana Video Virgo Yesod Yod-He-Vav-He Zodíaco Ángeles Ángeles de la Cábala Árbol Cabalístico Árbol de la Cábala Árbol de la Vida Árbol de la vida - Etz hayim