Notre Dame y la Semana Santa 2019 | Red Milenaria

Notre Dame y la Semana Santa 2019

La penitencia es un término religioso pero etimológicamente representa una toma de conciencia de lo que no se hizo correctamente. Sepamos analizar

Estamos de penitencia, podría decirse, asumiendo la celebración y simbología de la Pascua, porque después de asistir consternados a un triste acontecimiento en París, la quema de uno de los templos más emblemáticos del mundo, su catedral Notre Dame de París, toca reparar los daños. Este incendio en la catedral de Notre Dame de París ha coincidido en tiempo y hora con la quema de uno de los salones de oración de la mezquita de Al-Aqsa, en Jerusalén, causando pocos daños, en comparación con lo ocurrido en Notre Dame. Dos culturas unidas por un mismo crepitar. Si a todo esto le sumamos la profanación de 12 iglesias en Francia en la última semana y el incendio de una de las iglesias más representativas de París, Saint Sulpice el 17 de marzo 2019, algo habrá que entender, creo yo, de todo ello, o, ¿lo atribuiremos a un simple hecho fortuito?.

Es cierto que, en el caso de Notre Dame, el pésimo mantenimiento parece ser la causa externa, pero aunque sea por abandono de la protección del patrimonio, el simbolismo no deja de ser evidente: la dejadez y la desidia espiritual.

Construida en la Île de la Cité, -isla de la ciudad-, amurallada desde el siglo IV, se erige como reducto y recinto anímico desde el siglo XII, aunque en los últimos decenios se ha convertido en mero atractivo arquitectónico y monumental turístico.

Los templos del mundo se han transformado en lugares de peregrinaciones comerciales al servicio de un interés más económico y mediático que trascendente. Para entrar, ahora es necesario pasar una serie de controles, que seguro alejan y ahuyentan al verdadero peregrino espiritual. Victor Hugo, el ilustre escritor francés describía la Catedral de Notre Dame como un edificio de transición, de integración de lo humano con lo divino. Fijémonos en que la aguja que la coronaba se descabezó, como símbolo de lo que ya no se tiene en pie, la penitencia de las cabezas coronadas que tienen que volver a levantarse, pero lejos de albergar el esplendor o fasto externo, tienen que volver a encontrar el propósito con el que se erigieron los templos, tal y como los constructores de catedrales, los verdaderos masones pretendieron.

Las construcciones de catedrales eran fruto de un específico ritual, de una estructura interna bien diseñada y orquestada, desde el aprendiz al maestro, el respeto por el orden y las medidas que no solo abarcaba las del diseño arquitectónico, sino que respondía a una organización logística muy detallada, lo que en la masonería se llama “logias”, que reunían a más de 300 expertos y artesanos, que aportaban su saber, sus conocimientos, materiales y espirituales, porque construir una catedral requiere un arte que va más allá de lo puramente material. Las formas y proporciones de un templo se deben a un orden mayor, y así se concibieron para el resguardo del alma en su peregrinaje por el mundo de la materia. En los templos se combinan los 5 elementos básicos sobre los cuales se asienta la existencia: Fuego, Agua, Aire, Tierra y Éter, compuestos que armoniosamente mezclados, organizan y definen la vida, y esa composición también figura en la edificación de un templo, por ello los masones, que se convirtieron más tarde en un gremio, una organización secreta que se comprometía a salvaguardar los fundamentos de la construcción del templo con el compás y la escuadra, representan la construcción del templo interior. Si los templos sagrados fueron realizados con este propósito más sublime, la permanente adulteración de estas obras de técnica externa e ingeniería interna, ha dado paso a un progresivo olvido de la tradición y del propósito con el que se crearon, y que solo se reservan ahora a las liturgias del clero.

Las proporciones de cada templo responden a correspondencias divinas, a secuencias sagradas que los artesanos guardaban celosamente y las transmitían de maestro a discípulo exclusivamente. Afirmaban que la entrada en un templo equivalía a entrar en contacto con la divinidad, era el acceso a lo sagrado, más allá del dogma, por ello buena parte del clero en realidad ignoraba el diseño oculto y todos los secretos enterrados en las proporciones, la geometría, las alegorías esotéricas con el que se construían. Teniendo en cuenta que el oficio provenía del Antiguo Egipto y de todas sus metáforas paganas primero, y adaptadas a la cristiandad después, lo que nos revela este arte es mucho más que lo que aparenta. La piedra es el fundamento de cualquier experiencia, la base Malkuth para la Cábala, desde donde se erige todo el Árbol, toda edificación.

Que unos días antes de Semana Santa se quemen templos de oración nos tiene que hacer reflexionar. La dama de Paris en llamas, como otros tantos templos profanados, representa una viva llamada de atención, seamos creyentes o ateos, porque los no creyentes también visitan los templos para admirar su belleza arquitectónica, su majestuosidad. Tal vez se pregunten cómo los pudieron construir tan perfectos, tan bellos, pero pocos serán los que cuestionarán su real utilidad, más allá de los oficios religiosos.

Los templos son lugares santos, pero en el pensamiento de Wilhem Reich, también son lugares repletos de energía orgónica, una energía positiva que crea un campo vital sano, y los templos acumulan esa energía gracias a los millones de rezos que se han producido para expandir la conciencia espiritual, el rezo, venga de donde venga, con diferentes tonalidades, pero con una sola intención, la del Amor que crea auténticos prodigios.

Deseemos que la quema de Notre Dame o de cualquier otro templo o lugar sagrado en el mundo nos haga tomar conciencia de que cuando el fuego del espíritu no logra hacerse oír, nos suben el volumen.

Recordemos también todas las causas abiertas y por resolver como por ejemplo los más de 2000 migrantes ahogados en el mediterráneo en el año 2018... Es para seguir pensando y analizando...

Comentarios

  • Alt
    Mié, 17/04/2019 - 22:07 responder

    Expongo las siguientes ideas con lo que conlleva exponerse... pero quiza aporte algo. (Para los más escépticos me remitiría a que el lenguaje de programación informático se reduce a códigos binarios de ceros y unos).

    La fecha del acontecimiento 15.04.2019 respondería quizá a esta tirada de arcanos XV.IV.XII (los dígitos del 2019 suman 12) y de la suma de los dígitos de la fecha completa, encontramos el 22. Que aparte de número maestro viene a hacer referencia al arcano 0 (principio y fin) de los 22 arquetipos que comprenden el Tarot.

    (XV) como arquetipo que puede representar que la Caja de Pandora se abre para evidenciar dinámicas que no estén en orden superior.
    (IV) como arquetipo que representa el patriarcado, lo establecido y poderes fácticos... y posiblemente hace referencia al actual Presidente del país y su séquito.
    (XII) como arquetipo que representa un período “consciente y reflexivo” que induce a plantear otras dinámicas que apunten a integrar el orden superior y espiritual, aquí en el Planeta Tierra.

    De la suma de 15.04.2019=22 (XXII = arcano 0). Si lo interpretamos como el arquetipo de El Loco, podría representar la problemática sobre los chalecos amarillos (que azota Francia) y por la vía de la “confrontación visceral” versus El Poder. Y éste, no encontró la forma de llegar a consenso con los chalecos amarillos y con la ciudadanía, en un vis a vis (22) irreconciliable.

    El arcano de El Loco indicaría final y comienzo de ciclo.

    Quizá se le pueda extraer más información si se articula y combina esos 4 arcanos.

    Comparto con humildad y perplejo ante este acontecimiento histórico de terrible pérdida para La Humanidad. Cae la aguja de La Torre (XVI) de Notre Dame y vuelta a empezar un ciclo, que esperemos que integre el orden superior y valores espirituales con el tránsito de “Urano en Tauro”... y como compartiste recientemente Milena en una de tus publicaciones; (tránsito del 5 de marzo de 2019 al 6 de julio del 2025).

    Gracias por publicar este artículo Milena, incluso en momentos tan delicados.

Escriba un comentario



categorías en Nube de etiquetas
Actualidad Acuario Agua Aire Aladiah Albert Rivera Alquimia Amor Aniel Aniversario Análisis de sueños Análisis onírico Arial Aries Aspectos Assiah Astrocábala Astrología Astrología Cabalística Atzilluth Binah Buque Cambio Capitán Capricornio Carta Astral Casas astrológicas Chavakiah Ciencia Ciudadanos Conciencia Corrupción crisis Cuento Cuerpo Cursos Cursos online Cábala Cáncer diccionario de sueños Eclipse Eclipse lunar Ecología economía Ego Superior Elecciones Elemiah El Naufragio Emociones Equinoccio Equinoccio de Otoño Equinoccio de Primavera Equinoccios Escorpio Etz Hayim Formación Fuego Física cuántica Genios Grados de Poder Géminis Génesis Hekamiah Hesed Hochmah Hod Imamiah Interpretación de los sueños Jeliel Júpiter Kabaleb Kabbalah Kether La Nueva Luna Leo Letras Hebráicas Libra Luna Luna LLena Luna Nueva Luz Malkuth Marte Meditación Mercurio Mitología Más allá de los velos de Morfeo Naturaleza Navidad Nelkhael Neptuno Netzah Nueva Luna Numerología Numerología cabalística Pablo Iglesias Pascua Pedro Sánchez Piscis Planetas Planetas Retrógrados Plenilunio Plutón Podemos Poder Política Poyel PP Psicología PSOE Quirón Rajoy Red Milenaria Relatos Ritual Sagitario San Juan Saturno Semana santa Sephirah Sephiroth Signos Zodiacales Simbología Sol Solsticio de invierno Solsticio de verano Solsticios Sueños Talleres Taumaturgo Tauro Tertulias test Tierra Tiphereth Tránsitos planetarios Urano Venus Vida Vida cotidiana Video Virgo Yesod Yetzirah Yod-He-Vav-He Zodíaco Ángeles Árbol Cabalístico Árbol de la Vida Árbol de la vida - Etz hayim