Agua | Red Milenaria
12Oct

El Naufragio

El Naufragio, un relato de Kabaleb. En el barco navegaban unas 144.000 personas, incluyendo pasajeros, marineros y la oficialidad.

05Jun

Tendencias de los solsticios por años

En esta sección encontrarás las tendencias activas para los doce signos astrológicos.

02Oct

El Agua de Marte

Crónica del presente inmediato

 

La noticia de la NASA de hace pocos días acerca de la viabilidad de encontrar vida microbiana en Marte al hallar nuevas pruebas de un rastro de agua salada en este planeta rojo, es alentadora para el mundo científico.

 

Esto nos da pie para ilustrar, hablando en clave de Cábala, este hecho trascendente para los científicos, pero que no lo es tanto para los que estudiamos simbólicamente los planetas. La Astrología, y en este caso de la Astrología Cabalística, puntualiza que los planetas no son solo astros que lucen en el cielo, sino que la energía planetaria está relacionada con unos arquetipos que actúan desde el interior, todo lo de fuera está dentro y viceversa. Los planetas actúan por resonancia mórfica según la teoría de los campos morfogenéticos también llamados campos mórficos, que se refieren a patrones de organización que llevan impresa una memoria que permite el traspaso de información entre organismos vivos distanciados entre sí, se trate de galaxias, planetas, átomos, cristales, moléculas, plantas, animales, células, sociedades o estructuras. (para más información, http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_morphic07.htm).

 

Esta teoría nos permite entender el funcionamiento de todo lo que nos influencia y en este caso los astros. Pero es importante recordar que los astros proponen y el ser humano dispone; nada es ajeno a nuestro comportamiento.

05Jun

La Marea Humana, la Memoria del Agua. Una crónica del presente inmediato

Desde la entrada de Neptuno en Piscis en el 2011, en el que permanecerá hasta el 2026, coincidiendo con Quirón en este mismo signo del 2011 hasta el 2018, las aguas piscianas, las aguas de la humanidad cobran un especial protagonismo; un protagonismo por encima de todo emocional. Estamos asistiendo, en un periodo de supuesta modernidad y en una era de tecnología abrumadoramente avanzada, a tragedias sin parangón como la de las mareas humanas asaltando las costas de países que imaginan como su salvación, o engullidas en las tenebrosas tumbas de los océanos del mundo.

 

El Agua es un elemento que asociamos al arquetipo emociones-deseos, un elemento rebelde nos dice la tradición de la Cábala. Los deseos suelen impulsar la pasión del Fuego y se enfrentan al Aire de la razón provocando no pocas debacles en el fondo de nuestros abismos personales.

 

¿Es la pasión por alcanzar un sueño de una vida mejor lo que impulsa a miles de personas a dejar su tierra, inhóspita tal vez, pero a fin de cuentas su tierra, sus orígenes, para partir en penosas embarcaciones rumbo al mar-deseos que les lleve lejos de sus desdichadas vidas?... lejos, muy lejos de la razón…que sería poder vivir la paz de las oportunidades en la propia tierra, a salvo de la intemperie, de las tempestades…

 

Kabaleb decía en su Interpretación Esotérica del Génesis, analizando el origen de la Creación, que las Aguas son las causantes de las peores inundaciones pero también de las divinas redenciones, porque las Aguas encrespadas nos hacen zozobrar, pero también nos conectan con la pureza del corazón cuando hemos sido capaces de construirnos una Thebah, un arca, un recinto sagrado que nos permite resguardarnos de las tendencias que nos hacen naufragar, (Símbolo del Arca de Noé). La tendencia al diluvio es permanente en nuestra naturaleza interna y tenemos que aprender a nadar, a superar los deseos que nos arrastran a la debacle. Esa es la mayor de nuestras tareas en el actual periodo de manifestación.

29May

La esencia de Malkuth: la última frontera hacia la eternidad

Desvelando a Daath

Malkuth, décimo Sephirah del Árbol de la Vida o Árbol Cabalístico, Mem, Lamed, Vav, Tav. Sus títulos son: Inteligencia resplandeciente exaltada por encima de todas las cabezas; el Umbral de la Muerte, de la Sombra; la Madre, la Shekinah de abajo.

Malkuth es el reino de Kether en la Tierra. En Malkuth existen los principios de los 4 elementos, Fuego, Agua, Aire Tierra. Todas las partículas de nuestro universo personal, -el microcosmo-, se congregan en Malkuth porque es el Sephirah que nos permite la cristalización de todo lo que hemos adquirido en los distintos Mundos, como resultado “estable” de la coherencia de la conciencia que se ha puesto en marcha para permitirnos Ser.

Los Sephiroth del Árbol Cabalístico encuentran en Malkuth el punto culminante en la experiencia material. Es el anclaje hacia nuevas realidades una vez hemos vivido los capítulos correspondientes al desarrollo de nuestro destino.

En su recorrido por el Árbol de la Vida, el alma sueña ser “algo” único, una unidad en una multiplicidad; un cuerpo en el cuerpo de Dios, Adán Kadmón prototipo del ser celestial que debe unirse a la Shekinah, la Gran Matrona del Mundo. Malkuth es el sueño hecho realidad, hecho carne. De Tiphereth a Yesod el ser recibe la vida para cristalizarla en Malkuth que lleva en si todos los elementos condensados de la creación, la de Arriba y la de Abajo.

11Oct

El paso del tiempo, las cuentas de la vida

La Kabbalah trata de los orígenes de la vida y de su desarrollo en todos los ámbitos de la experiencia humana. Su estudio nos permite comprender muchos de los vericuetos de nuestra propia existencia y la del mundo en sí. Es el análisis de la vida cotidiana desde la esfera del Mundo de la Emanación o Atzilluth, de donde la energía se manifiesta, al Mundo de Acción o Assiah, donde se cristaliza.

 

Una de las primeras referencias que abordamos en Cábala es el estudio del Tetragrama, YHVH y Árbol de la Vida. Igual que el que compositor de una sinfonía necesita pautar sus movimientos y notas, los tiempos en Kabbalah nos ayudan a armonizar todas las secuencias de nuestras experiencias. Es Yod-He-Vav-He, el tiempo de nacer, de impulsar; de crecer y amar; de pensar y expresar;  de afirmarse y actuar. 4 tempos que se ordenan en los 4 Mundos del Árbol de la Vida y que se recrean en los 10 Sephirot-Arquetipos de un modelo que representa la Creación Objetiva. De nosotros depende, recorriendo los Senderos del Árbol subjetivamente, que este sea un itinerario más o menos difícil, pero sin duda apasionante.

 

Etz Hayim o el Árbol Cabalístico se divide en 4 Mundos que relacionamos con las 4 etapas de la expresión del Tetragrama YHVH:

 

28Jun

Las energías sutiles que nos rodean

En un artículo anterior abordábamos un ritual como el del solsticio tan antiguo como importante por toda la carga simbólica que contiene. Ahora trataremos de explicar cuál es la fuente energética que alimenta las energías que circundan nuestro entorno.

Las energías sutiles que nos rodean

 

Se llaman energías sutiles a las corrientes u ondas energéticas y magnéticas que provienen de las vibraciones geobiológicas y telúricas que emite la tierra. Todo lo que está vivo emite una frecuencia, se  trate de personas, animales, piedras,  montañas, corrientes de agua subterráneas, etc.

23Feb

Simbología de la vida cotidiana: El Agua, un elemento fuera de control

El primer libro del Génesis nos narra la historia del Diluvio Universal, el castigo impuesto por Yaveh  a las razas, y las peripecias de Noé construyendo el Arca donde cobijar siete parejas de animales puros y una de impuros, macho y hembra, con el fin de perpetuar la continuidad de las especies.

Los textos judeo-cristianos, en concreto el Libro de Enoc, difiere de este relato y muestra el Diluvio como una limpieza étnica, la de los nefilim, los hijos gigantes de un grupo de ángeles rebeldes que no supieron administrar con justicia y equilibrio su poder, generando conflictos entre los hombres. El Diluvio debía contribuir a exterminarlos, el plan inicial no había funcionado.