Agua | Page 2 | Red Milenaria
11Oct

El paso del tiempo, las cuentas de la vida

La Kabbalah trata de los orígenes de la vida y de su desarrollo en todos los ámbitos de la experiencia humana. Su estudio nos permite comprender muchos de los vericuetos de nuestra propia existencia y la del mundo en sí. Es el análisis de la vida cotidiana desde la esfera del Mundo de la Emanación o Atzilluth, de donde la energía se manifiesta, al Mundo de Acción o Assiah, donde se cristaliza.

 

Una de las primeras referencias que abordamos en Cábala es el estudio del Tetragrama, YHVH y Árbol de la Vida. Igual que el que compositor de una sinfonía necesita pautar sus movimientos y notas, los tiempos en Kabbalah nos ayudan a armonizar todas las secuencias de nuestras experiencias. Es Yod-He-Vav-He, el tiempo de nacer, de impulsar; de crecer y amar; de pensar y expresar;  de afirmarse y actuar. 4 tempos que se ordenan en los 4 Mundos del Árbol de la Vida y que se recrean en los 10 Sephirot-Arquetipos de un modelo que representa la Creación Objetiva. De nosotros depende, recorriendo los Senderos del Árbol subjetivamente, que este sea un itinerario más o menos difícil, pero sin duda apasionante.

 

Etz Hayim o el Árbol Cabalístico se divide en 4 Mundos que relacionamos con las 4 etapas de la expresión del Tetragrama YHVH:

 

 

28Jun

Las energías sutiles que nos rodean

En un artículo anterior abordábamos un ritual como el del solsticio tan antiguo como importante por toda la carga simbólica que contiene. Ahora trataremos de explicar cuál es la fuente energética que alimenta las energías que circundan nuestro entorno.

Las energías sutiles que nos rodean

 

Se llaman energías sutiles a las corrientes u ondas energéticas y magnéticas que provienen de las vibraciones geobiológicas y telúricas que emite la tierra. Todo lo que está vivo emite una frecuencia, se  trate de personas, animales, piedras,  montañas, corrientes de agua subterráneas, etc.

23Feb

Simbología de la vida cotidiana: El Agua, un elemento fuera de control

El primer libro del Génesis nos narra la historia del Diluvio Universal, el castigo impuesto por Yaveh  a las razas, y las peripecias de Noé construyendo el Arca donde cobijar siete parejas de animales puros y una de impuros, macho y hembra, con el fin de perpetuar la continuidad de las especies.

Los textos judeo-cristianos, en concreto el Libro de Enoc, difiere de este relato y muestra el Diluvio como una limpieza étnica, la de los nefilim, los hijos gigantes de un grupo de ángeles rebeldes que no supieron administrar con justicia y equilibrio su poder, generando conflictos entre los hombres. El Diluvio debía contribuir a exterminarlos, el plan inicial no había funcionado.