05Oct

72 horas para la cuenta atrás. (Capítulo 7)

El origen de la batalla campal entre las tres facciones de la realidad, (los de Arriba, los de Abajo y los Inicuos Superiores), se remonta al mismo momento del diseño del Gran Proyecto.

30Sep

72 horas para la cuenta atrás. (Capítulo 6)

El sistema jaqueado. Han decidido un plan de choque muy temerario, intervenir directamente Abajo, creen que así tienen la posibilidad de detener el proceso, la cuenta atrás.

29Sep

72 horas para la cuenta atrás. (Capítulo 5)

La subversión. Las horas desfilan sin tregua y aunque el tiempo Arriba no se computa igual, Abajo el tic tac sigue marcando el compás, pero nadie, presumiblemente, sospecha de lo que se les viene encima: el gran apagón.

15Sep

72 horas para la cuenta atrás. (Capítulo 4)

Es muy posible que ni siquiera en los inicios de la puesta en marcha del Gran Proyecto la disposición al trabajo fuese tan febril como ahora para tratar, desesperadamente, de evitar que la Creación sea engullida por la densa oscuridad.

10Sep

72 horas para la cuenta atrás. (Capítulo 3)

La organización. (1). Bajo la cúpula de Cristal en la Ciudad de Arriba, los 72 Altos Consejeros se entregan a una frenética actividad.

02Sep

72 horas para la cuenta atrás. (Capítulo 2)

Reunión en la cumbre. (2). Un murmullo escalofriante recorrió el lugar en el que estaban reunidos, las palabras fatalistas del Moderador eran un ultimátum.

27Aug

72 horas para la cuenta atrás. (Capítulo 1)

Se masca la tragedia en la cumbre, una tensión silenciosa reina en un ambiente de gran trascendencia; todo parece ya irreversible. Se ha convocado una reunión urgente para ver como proceder y, si les queda alguna esperanza, actuar para revocar la sentencia.

17Oct

10. El viaje astral sin retorno

EL TAUMATURGO: El hombre del más allá

 

El Taumaturgo es un hombre del Más Allá con poderes extraordinarios que  interviene cuando el destino debe ser cumplido o modificado.

 

Décimo episodio 

 

El viaje astral sin retorno

 

El viaje astral es una práctica que seduce a muchas personas y que no todo el mundo puede practicar. Se trata de un desprendimiento del cuerpo mediante un cambio de conciencia. La persona ve su cuerpo dormido pero su consciencia está activa en otros mundos. En ese estado viajamos a la velocidad del pensamiento, por lo tanto si pensamos en estar en un lugar, nos personamos de inmediato allí. Los viajes astrales pueden ser conscientes, programados, o inconscientes, como son en la mayoría de casos, y ocurren durante el periodo de sueño; los hacemos pero no lo recordamos y no conllevan ningún peligro.

 

No ocurre lo mismo cuando esos viajes se provocan artificialmente con el fin de experimentar sensaciones extraordinarias. Solo una persona muy responsable, experta, puede dominar estas prácticas. Durante un cierto tiempo, en los años 70 hubieron muchas personas que se apuntaron a la moda de los viajes astrales y a veces bajo los efectos de sustancias que alteraban la conciencia. Afortunadamente tenemos en los Mundos de Arriba todo un departamento que se ocupa de estas malas praxis y que ayudan a los imprudentes a volver a sus cuerpos.

 

02Oct

09. El hombre que no conseguía encarnar

EL TAUMATURGO: El hombre del más allá

 

El Taumaturgo es un hombre del Más Allá con poderes extraordinarios que  interviene cuando el destino debe ser cumplido o modificado.

 

Noveno episodio 

 

El hombre que no conseguía encarnar

 

No todas las misiones en las que he participado han tenido un resultado exitoso. Los que trabajamos en el progreso y feliz evolución de los asuntos humanos debemos respetar el libre albedrío de las personas con quienes trabajamos. No podemos imponer una solución, aunque ésta nos parezca idónea, positiva, porque también sabemos que se aprende mucho de los errores y debemos respetar el derecho a equivocarse, que es una prerrogativa del ser humano.

 

Una vez mis superiores me pidieron que ayudara a una determinada alma a encarnar. Se trataba de un hombre que, como todos, había vivido infinitas vidas y tenía que regresar de nuevo a la tierra en busca de nuevas experiencias después de haber pasado mucho tiempo en los Mundos de Arriba. Este ser había intentado encarnar 14 veces consecutivas sin conseguirlo y llevaba mucho tiempo esperando cada vez, una nueva oportunidad, pero viéndose sistemáticamente rechazado por numerosas familias para las que por lo visto nunca era un buen momento.

 

Surgió entonces una última oportunidad y me pidieron que colaborara para que su encarnación en el mundo físico pudiera llevarse a cabo.

19Sep

08. Los salvados del terremoto

EL TAUMATURGO: El hombre del más allá

 

El Taumaturgo es un hombre del Más Allá con poderes extraordinarios que  interviene cuando el destino debe ser cumplido o modificado.

 

Octavo episodio 

 

Los salvados del terremoto.

 

 

Una noche tuve una pesadilla atroz: estaba viviendo en una ciudad desolada por un terremoto de gran magnitud; cientos de personas vagaban desorientadas, llorando desconsoladamente, gritando de terror; trataban de agarrarme, me pedían a gritos que les salvara. Inmerso en esa visión, en ese espectáculo dantesco me di cuenta de que había sido testigo de algo que iba a ocurrir. Mi conciencia impregnada de esas secuencias podía rechazar la idea y convencerme tal vez de que solo había sido un sueño, pero mi supraconciencia sabía perfectamente que algo iba a ocurrir, algo programado por la memoria de la mismísima tierra y que yo estaba allí como testigo de tal catástrofe por alguna razón de peso. Este suceso había ocurrido ya en los Planos Superiores antes, como siempre, de que se cristalizara en el Mundo Físico. Hay actos que dependen enteramente de la conciencia humana, pero otros están adscritos a la conciencia de Gaia.

 

Me puse de inmediato en contacto con uno de mis colaboradores que como yo trabajan al servicio del orden del mundo y me comentó que efectivamente él también había tenido esa misma visión que no tardaría en manifestarse en tiempo real. Pero ni él ni yo sabíamos dónde iba a suceder, aunque teníamos pistas: el idioma en el que hablaban los protagonistas de las escenas no dejaba lugar a dudas y mi colega, experto en esa clase de información, lo encontró fácilmente.