05Jun

La Marea Humana, la Memoria del Agua. Una crónica del presente inmediato

Desde la entrada de Neptuno en Piscis en el 2011, en el que permanecerá hasta el 2026, coincidiendo con Quirón en este mismo signo del 2011 hasta el 2018, las aguas piscianas, las aguas de la humanidad cobran un especial protagonismo; un protagonismo por encima de todo emocional. Estamos asistiendo, en un periodo de supuesta modernidad y en una era de tecnología abrumadoramente avanzada, a tragedias sin parangón como la de las mareas humanas asaltando las costas de países que imaginan como su salvación, o engullidas en las tenebrosas tumbas de los océanos del mundo.

 

El Agua es un elemento que asociamos al arquetipo emociones-deseos, un elemento rebelde nos dice la tradición de la Cábala. Los deseos suelen impulsar la pasión del Fuego y se enfrentan al Aire de la razón provocando no pocas debacles en el fondo de nuestros abismos personales.

 

¿Es la pasión por alcanzar un sueño de una vida mejor lo que impulsa a miles de personas a dejar su tierra, inhóspita tal vez, pero a fin de cuentas su tierra, sus orígenes, para partir en penosas embarcaciones rumbo al mar-deseos que les lleve lejos de sus desdichadas vidas?... lejos, muy lejos de la razón…que sería poder vivir la paz de las oportunidades en la propia tierra, a salvo de la intemperie, de las tempestades…

 

Kabaleb decía en su Interpretación Esotérica del Génesis, analizando el origen de la Creación, que las Aguas son las causantes de las peores inundaciones pero también de las divinas redenciones, porque las Aguas encrespadas nos hacen zozobrar, pero también nos conectan con la pureza del corazón cuando hemos sido capaces de construirnos una Thebah, un arca, un recinto sagrado que nos permite resguardarnos de las tendencias que nos hacen naufragar, (Símbolo del Arca de Noé). La tendencia al diluvio es permanente en nuestra naturaleza interna y tenemos que aprender a nadar, a superar los deseos que nos arrastran a la debacle. Esa es la mayor de nuestras tareas en el actual periodo de manifestación.