Tránsito de Saturno en Acuario (1) | Red Milenaria
Alt

El tránsito de Saturno en Acuario ofrece la posibilidad de organizar la vida según una lógica más trascendente y más acuariana.

Tránsito de Saturno en Acuario. (1)

Saturno en Acuario, primera incursión

El tránsito de Saturno en Capricornio se inició el 20 de diciembre 2017 y culmina definitivamente el 16 de diciembre 2020. Pero adelantará su marcha para entrar en Acuario -del 22 de marzo al 30 de junio 2020-, meses en los que empezará a remover las estructuras de este signo. Entretanto emprenderá su marcha retrógrada el 13 de mayo, volviendo a Capricornio para entrar definitivamente en Acuario el 17 de diciembre 2020 hasta el 6 de marzo 2023. Fijados los datos astrológicos, vamos a desarrollar este nuevo tránsito de Saturno en Acuario, por el que lleva 30 años sin pasarse.

Esta primera incursión de Saturno en Acuario podría ser el indicio, la antesala de lo que se propone, recorriendo los 30 grados de este signo que se ocupa de la construcción de las estructuras del pensamiento. Acuario, regido por Saturno, igual que Capricornio, tiene el propósito de ayudar a elaborar nuevas teorías, nuevas ideas; invita a la reflexión y al análisis, así como a la contemplación de la naturaleza interna y de todos los mecanismos encargados de elaborar preceptos, hipótesis, desde lo físico a lo metafísico.

Saturno y su influencia social

El pensamiento científico es propio de este signo experto en interiorizar porque aporta al edificio de la razón su convicción de que las cosas tienen un origen, una explicación, un desenlace previsible cuando todos los factores son meticulosamente estudiados y examinados, de ahí que sea el artífice de los grandes descubrimientos. Cuando la dinámica de Acuario se ocupa de una cuestión, no ceja en el empeño de averiguar la verdad que subyace detrás para que sea plausible a los ojos de la mente. Saturno en Acuario compite en fijar las bases de un conocimiento efectivo, acreditado, porque este es su cometido y porque sabemos que la ciencia nace de una exhaustiva observación.

A Acuario se le atribuyen los grandes inventos, los grandes cambios de paradigma, las nuevas tecnologías, los avances científicos, ¡la luz! Con Saturno en Acuario todo apunta a que los cambios que se esperan van a ser muy importantes, decisivos, porque buscarán mejorar las leyes, los acuerdos, fijar bases estables para que lo que se diseñó durante la etapa anterior cuente con el respaldo de una amplia mayoría social.

Una mirada atrás para coger impulso

Durante el tránsito de Saturno por Capricornio presenciamos rebrotes de rancias maneras de pensar, luchas entre lo nuevo y lo antiguo; viejas doctrinas tratando de volver a colarse en nuestras vidas con la pretensión de devolvernos al pasado. Pero si bien hay estructuras, corrientes de pensamiento que han presionado para perpetuarse, creyendo sacar réditos de su antiguo poder, negándose a progresar, (Saturno retrogradó casi 10 meses en total durante su tránsito en Capricornio), la incursión de Urano en Aries ya sirvió de revulsivo sacando a la luz los fanatismos, los extremismos, los abusos de autoridad en todos los ámbitos, descabezando a muchos gerifaltes de su pedestal.

Actualmente la presencia de Urano en Tauro desde marzo de 2019 hasta julio de 2025, va a seguir encargándose de consolidar los grandes avances que estemos dispuestos a emprender, aunque parezca que estemos en perpetuo movimiento de retrogradación. Pero seguimos avanzando y solo se trata de reivindicar el pasado para conservar la esencia y la presencia de lo que realmente funcionó, para esto también sirve Saturno, para que desde atrás hacia delante impulsemos nuevos retos, Júpiter ya se encargará de espabilar a Saturno si se ralentiza demasiado, ya que compartirá el mismo escenario a partir de diciembre de 2020, cuando entre en Acuario.

La esperanza del futuro

Saturno en Acuario ofrece herramientas valiosas: primero un tamiz para separar los elementos hostiles de los útiles; segundo, coherencia para ser consecuentes con nuestros decretos, y tercero, una visión certera, equilibrada y auténtica de la vida.

Saturno en Acuario permite congregar lo más meritorio de la personalidad y persuadirnos de que aplicando el sentido común rectificamos la visión alterada de nuestros planteamientos. Las leyes de “Arriba” y las de “Abajo” son representativas, modelos de lo que la ciencia y la conciencia proponen cuando se unen para el bien común. También nos ofrece la posibilidad de organizar la vida según una lógica más trascendente y más acuariana

Vamos a ver despuntar nuevos inventos; asistiremos al nacimiento o al perfeccionamiento de iniciativas, de tecnologías revolucionarias que llevan tiempo diseñándose y que ahora, durante este tránsito verán la luz. Los nacidos con Saturno en Acuario probablemente tengan una mente particularmente preparada para la ciencia.

El Cuerpo Mental es de los últimos en perfeccionarse y por lo tanto, estamos en constante proyecto de prueba-error, -a los hechos me remito, hay quien sigue utilizando los puños o la verborragia agresiva para noquear al contrario en vez de optar por utilizar el don de la palabra conciliadora-. Pero si sintonizamos la esencia de Saturno en Acuario lograremos una mayor implicación social y tendremos constancia de que hablando se entiende la gente y se resuelven muchos problemas enquistados.

Saturno-Binah

Como se puede comprobar, la visión que tiene la Astrocábala de Saturno-Binah en el Árbol de la Vida es mucho más esperanzadora y positiva de lo que suele decirse de este arquetipo que tiene mala fama y se percibe como “Coco” de los planetas. Sin embargo Saturno es el Gran Maestro y, si estamos dispuestos a aprender, nos dará la capacidad de discernir y utilizar de forma admirable el complejo mundo de la psique y de la profundidad del pensamiento.

El tránsito de Saturno en el ámbito personal

En el ámbito más personal, Saturno en Acuario puede producir distintos efectos. Para alguien especialmente controlador, muy mental, puede suponer un mayor protagonismo de sus ideas, pero también una cierta tendencia a la censura, la necesidad de asegurarse la vida, de fiscalizar. A quien ha sido poco organizado, Saturno le propondrá una mayor ordenación, obligará a ser más prudente, pero en general ayudará a ser más coherente.

Formalidad, sensatez, seriedad, ventajas para unos, pero inconvenientes para otros cuando el control satura y aparece el estrés, cuando fomenta posturas extremistas o la intolerancia frente a los fallos. Este tránsito, para quien falte de empatía puede suponer un aislamiento intelectual, emocional y físico también. El exceso de prudencia no debe convertirse en recelo.

El mejor antídoto para evitar ciertos excesos, son las experiencias grupales, salir más con las amistades, abrirse a nuevos intereses, interaccionar con la gente, estimular la creatividad, amar incondicionalmente y sin poner fecha de caducidad.

Puntualicemos que Saturno será más permisivo con quien tenga tendencias uranianas, ya que Urano es co-regente de Acuario, y más intervencionista para los saturninos, es decir los que son más proclives al control y al exceso de pragmatismo.

En una próxima entrega abordaremos el tránsito de Saturno en Acuario a través de las Casas Astrológicas.