Arquetipos Astrológicos y sus programas bajo el prisma de la Cábala (I) | Red Milenaria

La Astrología Cabalística, ciencia que estudia el programa de los 12 signos zodiacales según el método Kabaleb, analiza los signos del zodiaco constituyente, es decir, teniendo en cuenta el orden de los elementos; esto es empezando por los signos de Fuego, descubriendo qué nos aportan los signos de Agua; la visión de los signos de Aire, y la experimentación de los signos de Tierra.

Cada signo según su emplazamiento y su elemento tiene asignado un programa específico, y descubrirlo nos acerca a una realidad interna que nos ayuda a alinearnos con nuestro propósito de vida. No se trata de una astrología predictiva, sino una ciencia astrológica que estudia los pormenores de cada arquetipo y su influencia en la naturaleza humana.

Saber qué tarea hemos venido a hacer, qué compromisos hemos adquirido, qué material lumínico manejamos y qué responsabilidades hemos adquirido, nos permite conocernos mejor y utilizar nuestros dones, y por lo tanto, dar grandes saltos de conciencia, además que agilizar nuestras relaciones personales. Si entiendo mejor a mi interlocutor y su tarea humana, también lo aceptaré mejor. Si desde la tierna infancia se enseñase esta ciencia y cada infante conociese sus dones, sus capacidades, sus debilidades, le ayudaría a reforzar su carácter, a escoger mejor sus vías de desarrollo personal y a relacionarse mejor con el entorno. A lo largo de los años he tenido el privilegio de aconsejar a algunos estudiantes en la elección de sus estudios o en la orientación de sus carreras profesionales, y puedo asegurar que lejos de atribuirme el mérito, he podido comprobar que al abrirles el abanico de dones y posibilidades reales adscritas a su programa de vida, todo les ha resultado mucho más fácil, les ha funcionado, porque la astrología cabalística es una herramienta mucho más precisa de lo que la gente se imagina. 

Seguidamente exponemos un breve perfil de cada uno de los signos zodiacales, a modo de aperitivo de lo que desarrollaremos en el nuevo curso online de Iniciación a la Astrología Cabalística que iniciamos en breve en Redmilenaria. Se trata del nivel de iniciación básico para introducir al neófito en este apasionante mundo de la astrología cabalística.

Triada de Fuego, signos Yod

Aries, 1º signo de Fuego, (21 de marzo al 20 de Abril). Es el máximo exponente de la fuerza de la creación en acción. Es un signo que deja huella, con la necesidad de lanzarse a la aventura. Saltar al vacío y mirar después si hay amortiguación, pero Aries tiene suerte y siempre se salva in-extremis. Ser el abanderado es parte de su tarea humana para remover los cimientos de las estructuras caducas. El ardor y la agresividad para el combate se transmutan cuando van, al fin, en busca del Santo Grial, será entonces el eterno defensor de las causas nobles. Su planeta es Marte.

Leo, 2º signo de Fuego, (23 de Julio al 23 de Agosto).  Relacionarlo con el rey de la selva no se aleja demasiado de su temperamento; cuando cree merecerse todos los honores. Y es que tiene razón, ya que su presencia, fuerza y nobleza son las garantías para que la creación siga su curso. Su tarea principal es la de enseñar, mostrar el camino de la autenticidad y esa naturaleza sabia y feliz de quien sabe que puede superarse. Es la piedra angular con la que se construyó el universo. Leo es el encargado de gestar el designio divino, de expresar el amor en su más pura esencia. Su planeta es el Sol.

Sagitario, 3º signos de Fuego, (23 de Noviembre al 21 de Diciembre). Ardor, ímpetu, fuerza, actividad, mando, disponibilidad, a este nativo no se le acaban nunca las pilas. Le va la marcha, el optimismo, las ganas de saber, de ordenar, de salir de viaje y de dar buenos consejos que no suele aplicar, porque hace lo contrario de lo que predica. Pero es necesario entender por qué actúa así: es el ímpetu de lanzar sus propuestas que no tiene tiempo de poner en práctica, es ante todo un idealista. Pero puede ser amoroso, atento, pero difícil de sujetar. Puede desayunar en París, comer en Londres y cenar en Lisboa. Sabe que ha venido a “algo”, que tiene una misión que cumplir y se meterá en una y mil historias para averiguarlo. Son los guardianes del orden cósmico, los escuderos divinos, haciendo que la verdad del cielo sea instaurada en la tierra. Su ansia de libertad es su principal motivación y ha de recorrer muchas millas para llevar su mensaje. Su planeta es Júpiter.

Triada de agua, signos He

Cáncer, 1º signo de Agua, (22 de junio al 22 de Julio) La fuerza emocional es la piedra angular de Cáncer. Con un carácter contradictorio, amoroso y dispar, en Cáncer nacen los anhelos que empujan al hombre a conquistar la parcela del Yo unitario, para terminar adquiriendo o conquistando el valor de lo universal. Es genéricamente un signo de emociones limpias, aún no manipuladas. Sin embargo antes de llegar a eso pasará por distintos estadios, utilizando toda su imaginación y el sentimentalismo para conseguir lo que quiere. Es detallista, y presta atención a las necesidades de su entorno, sobre todo las de su familia, por lo que suele identificarte con la madre, el hogar, la familia. Hay en él un deseo de bienestar a todos los niveles, pero que requiere una progresiva evolución para ser capaz de mirar más allá de su exclusiva realidad. Su misión profunda consiste en tomar consciencia de que debe sentir un profundo amor por la creación entera y crear un marco en que ese amor cree lazos de unión. La Luna es su regente.

Escorpio, 2º signo de Agua, (24 de Octubre al 22 de Noviembre), Probablemente el más controvertido de los signos, tal vez porque toca dos arquetipos importantes: Eros y Tánatos, el amor y la muerte se juntan en esta parcela zodiacal tendencias o fuerzas que dan sentido a la vida, la regeneración y la muerte, a los goces y el abandono de estos una vez trasmutados. Escorpio tiene mala prensa porque no se comprende el valor de su encarnación. Se piensa de él que siempre va con segundas y que su aura de misterio le sirve para escudriñar el mundo; es un auténtico detective que busca el por qué de la vida. Aceptamos que es un signo complejo, profundo, complicado. ¿pero acaso no es complicada la vida misma? Escorpio necesita sentir, vivir, regocijarse, sufrir la existencia. Su banco de pruebas son sus propias emociones. Realiza diversos viajes, unas veces al pasado, otras al futuro, hacia un más allá inexplorado. La muerte no es más que un estado transitorio del ser absoluto. Es por ello que Escorpio puede mostrar un gran interés por la mística. El amor propio es una asignatura obligatoria y cuando se comprende, su conducta y honradez son a toda prueba. A menudo, cuando ha experimentado sobradamente con todos los placeres mundanos,  emprenderá un camino evolutivo trascendente. Marte es tu regente

Piscis, 3º signo de Agua, (20 de Febrero al 20 de marzo). Es la etapa final de las emociones que tienen que salir, exteriorizarse, derramarse en la sociedad de forma consciente. Con una necesidad incontrolable de amar, a alguien, a algo. Los sentimientos se proyectan con fuerza sobre las personas que se cruzan en su camino. Es difícil que un Piscis sea fiel a un solo proyecto, porque la fuerza que le impele es la de descargar sus emociones en el colectivo. (Recuerdo el caso de un político Piscis al que entrevisté y que había militado en su juventud en un partido de izquierda, y que, sin embargo de adulto se había unido a uno de derecha. Al preguntarle qué había motivado este viraje, me contestó que lo importante para él no eran las siglas, se trataba de servir a la sociedad y el medio era lo de menos). En Piscis la etapa ulterior de las emociones se manifiesta, pero los sentimientos no son volcados al exterior indiscriminadamente, sino que se expresan a través de experiencias que forman parte del pasado, cumpliendo un karma o un dharma. La tarea profunda de Piscis consiste en humanizar la sociedad porque es uno de los nativos que más ayuda a los demás; se distingue por su gran capacidad de entrega y comprensión de las debilidades ajenas. Posee una gran intuición, inspiración y visión de futuro. Pero también debe aprender a desprenderse de los lastres del pasado para pasar a la fase de la construcción del mundo de las ideas sin implicar los deseos. Es por ello que a menudo debe vivir la experiencia del desapego e incluso de la soledad. Einsten y Kabaleb eran Piscis. Su planeta regente es Júpiter y Neptuno es su co-regente.