Virgo, sus sinastrías | Red Milenaria
Alt
Quien piense que Virgo es complicado… puede tener algo de razón… pero quien se atreva a escogerlo como compañer@ va a descubrir un auténtico tesoro.

Virgo, el diálogo interno

Virgo es el último signo en la organización del Zodiaco constituyente, es decir por elementos. Ha pasado por los 11 ciclos anteriores y llega el momento del resultado final, de desprenderse de toda la sabiduría y ceder su tiempo, su energía, su experiencia y no apegarse a las situaciones, ni a las personas, y este es su principal reto. Suele decirse de Virgo que tiene un carácter complejo, que es difícil de contentar, cuando por una parte necesita tenerlo todo controlado, y por otra tiene la “obligación” de renunciar, de desinteresarse, de aislarse a veces para encontrar el equilibrio en soledad.

Virgo representa la etapa de la recapitulación y síntesis de todo lo aprendido, y es lo que caracteriza a este signo tan “anciano” del Zodíaco. Regido por Mercurio utiliza al planeta de la comunicación para establecer, por encima de todo, un diálogo interno con su yo profundo y alquímico que después va proyectar al exterior para contar la experiencia. Posee una personalidad analítica, minuciosa; una mente ágil y crítica, con bastante tendencia a llevar su propio orden y lógica. Sabe dar buenos consejos.

Cuando Virgo se trabaja por dentro es el ser más generoso y desprendido que puedes encontrarte. Valóralo.

Virgo con Aries

Las manías de Virgo pueden sacar de quicio a Aries, pero, ¿y lo que puede aprender este signo de Fuego del relato de un experimentado cultivador de experiencias?, pues muchísimas cosas que servirán a don Speedy González cuando vaya pasado de vueltas. A Virgo hay que saberle llevar, escucharle y respetar su “antigüedad”.

El paso de los años hará que esta relación pueda funcionar desde el respeto y la comprensión, porque al fin y al cabo, cada uno a su manera, les une algo muy concreto: sus ansias de libertad.

Virgo con Tauro

Una relación sin fecha de caducidad. Pueden entenderse con solo mirarse, trabajan con el mismo elemento: la Tierra. Pero Virgo es especial, analítico y poco dado a la demostración afectiva cuando ya te ha dicho y demostrado que te quiere, y que no hace falta que te lo repita hasta la saciedad. Si se encuentra con una personalidad Tauro libre, animada, muy venusiana, todo serán facilidades. Pero si Virgo sufre por el dinero que se gasta Tauro sin demasiado control, y Tauro se siente juzgado y controlado, de tanto que se quieren, si el cerco se estrecha, no habrá quien respire.

¡Qué circule el Aire, que Tierra les sobra!

Virgo con Géminis

Contener a Géminis puede ser una tarea que se le dé muy bien a Virgo, para no cargar con la excesiva “espontaneidad” de un signo con tendencia casi patológica a la dispersión, (cuando no se trabaja por dentro, ¡claro está!).

Es el abuelo que se encarga de llevar al niño al parque y le enseña lo que puede hacer o evitar según su edad. Probablemente Géminis se le escape de la mano más de una vez al cruzar la calle, -él va solito-, pero la paciencia de Virgo será tan encomiable que la alianza puede ser duradera cuando al fin se den cuenta de lo mucho que aprenden el uno del otro compartiendo ese Mercurio comunicativo y repleto de sabiduría.

Virgo con Cáncer

Son viejos conocidos, se comprenden, comparten manías incluso, el orden por el control del medio, el orden en casa, y de ahí la complicidad en la convivencia, es fácil cuando juntas el hambre con las ganas de cocinar.

irgo deberá estar atento a las necesidades más emocionales de Cáncer con esa sensibilidad y susceptibilidad que le caracteriza y que hay que cuidar de no herir. Pero es una relación duradera, estable, que va a mejorar con los años de afable apoltronamiento individual y conjunto.

Virgo con Leo

Cada cual un poco a su rollo, paz y amor y buenos alimentos. Tal vez Virgo aprenda de la buena vida que se da Leo, y rebaje la intensidad de su austeridad, y por el contrario Leo acepte que hay momentos en los que hay que ahorrar, pensar en conservar y que la humildad no es perder libertad, ni autoestima.

Tienen mucho que asimilar el uno del otro si desean descubrir porqué se han encontrado.

Virgo con Virgo

Tan similares y afines que tal vez necesiten algún aliciente externo para no dormirse en los laureles de una tranquilidad en la que desearán instalarse permanentemente.

Aspiraciones y manías que se suman por partida doble, ¡casi nada!, pero juntos podrán analizar el mundo hasta la saciedad y sacar jugosas conclusiones, y si algún mortal se atreve a entrar en su mundo, o aprenderá a hacer encaje de bolillos o ¡saldrá despavorido de tanta sabiduría concentrada!

Virgo con Libra

La seguridad y la prevención de Virgo, frente a la inseguridad y las dudas de Libra, una unión basada sin duda en el servicio mutuo y complementario cuando se juntan, se quieren y concluyen que el amor suma.

Al final se impone la tranquilidad de dos naturalezas que lo que menos desean es entrar en conflicto; y lo consiguen a través de una buena conversación; cada cual presentará argumentos complejos, pero como todo queda en casa, al final, todo estará bien.

Virgo con Escorpio

La erudición de Virgo puede sacar de quicio a Escorpio, y los ataques de intensidad emocional de éste, desconcertar y culminar la paciencia de su contrario; no obstante, son los signos que más pueden evolucionar juntos cuando conocen y comprenden las flaquezas y los defectos mutuos, y en vez de meter el dedo en la llaga, asumen, integran y trabajan en equipo para superar su reto: “ni contigo, ni sin ti”, y es cuando la pasión de Escorpio se deja templar por la serenidad de Virgo.

Virgo con Sagitario

Aceptar a un Sagitario como compañero de vida es todo un reto para la personificación del orden y la templanza de Virgo, y es que consentir el ritmo de un signo siempre dispuesto a lanzarse a la aventura o tener la última palabra y descontrol de la situación, es una tarea realmente interesante. Pero si metes a Sagitario en tu vida será que quieres marcha, o sea que nada de quejas, aprende y calla, que al final te lo vas a pasar en grande.

Virgo con Capricornio

Con la autoridad hemos topado, dos personalidades bien dispuestas a llevar el mando, aunque hay que dejar que Capricornio lleve más el mando si se desean buenos resultados.

Entre lo docto que es Virgo y lo profesional que es Capricornio, tal vez no se otorguen tiempo para disfrutar y tendrán que ponerlo en la lista de prioridades, sobre todo si los dos son del segundo decanato, (nacidos entre el 1 y el 10 de enero y entre el 2 y 12 de septiembre). Pero entre tanta Tierra seguro que sabrán adaptarse a la perfección a la “obligación”… de llevarse bien.

Virgo con Acuario

Las singularidades de Virgo son muy diferentes de las de Acuario, que en realidad se lleva la fama, aunque otros lo llevan con más discreción.

Las necesidades de ambos son tan diferentes, pero a la vez tan complementarias cuando Virgo quiere saberlo todo y Acuario comprenderlo todo, que en este punto pueden intercambiar mucha información y hasta pasárselo divinamente, porque precisamente, cuando se elevan, cuando trascienden su instinto de sabelotodo, transmiten armonía y se convierten en inseparables.

Virgo con Piscis

Contrarios y complementarios al máximo, solidarios en la labor de experimentar la Tierra y el Agua, la materia y el sentimiento; y se sufren a veces, se sostienen otras, y aprenden a valorar lo que tienen juntos o lo que son capaces de construir.

Si Virgo busca a Piscis es que alguna experiencia emocional le ha quedado pendiente y seguro que la naturaleza pisciana se la servirá en bandeja, lo dicho, ¡a disfrutar!