Libra, sus sinastrías | Red Milenaria
Alt
Descubrir a un ser repleto de bondadosas dudas genera ternura y te permite superar con nota el master en empatía.

Libra, equilibrando tendencias

Primer signo de Aire según el Zodiaco constituyente, donde se impulsa la razón, la lógica, y nacen las ideas, con prudencia, para evitar el error.

Llegado a este punto del Zodiaco, Libra debe tomar consciencia de que su Yo individual y personal debe iniciarse en el deseo de compartir proyectos. Es el sacrificio de lo “mío” por lo “nuestro”. Libra rige las asociaciones, la unión, la integración, pero es un signo que duda, porque las ideas no están aun formadas del todo, les falta madurez y la inseguridad genera recelos, sobre todo cuando no sabe lo que más le conviene y busca la fuerza del clan para reafirmarse, o la opinión del compañero de vida en quien confía y a quien puede preguntar.

Tal y como demuestra su símbolo gráfico, la balanza, Libra necesita encontrar su equilibrio, aprender a armonizar sus tendencias y conseguir que su comportamiento sea lo más parecido a una obra de arte. La idea de justicia es fundamental. Huye de las discusiones, y por ello le cuesta definirse si con ello provoca el conflicto, detrás de Libra hay mucha emotividad contenida.

Su planeta es Venus, le da un talante encantador, amoroso, distinguido, es un eterno enamorado de la vida. Poner un Libra en tu vida es adornarla con la seguridad de que hará lo posible para hacerte la existencia más feliz.

Abordamos las Sinastrías desde el otro lado del Zodiaco, porque no será lo mismo que Aries aprenda a estar con Libra, a que Libra se sacrifique por Aries.

Libra con Aries.

La diplomacia es siempre un buen principio para llevarse bien con Aries, que practica exactamente lo contrario. Son signos opuestos, en el zodiaco y en su personalidad.

El talante venusiano va a tener que hacer acopio de toda su simpatía y empatía para comprender lo que mueve a este compañero con tanto brío e ímpetu y que le da tanta prisa. Paz y amor puede ser el lema que mejor pueda aplicar.

Libra con Tauro.

Muy participativos con su planeta, Venus, un tándem perfecto cuando se superan ciertos requisitos. Libra necesita su tiempo para meditar, no solo es cuestión de instalarse en la comodidad, sino de profundizar en las cuestiones más metafísicas de la vida.

A priori es una relación fácil, que tiene todos los ingredientes para que no tener fecha de caducidad. Comparten el amor por la existencia, por la paciencia; pero alerta con dejar que las cosas pasen sin alimentar chispa de la pasión, no hay que darlo todo por hecho.

Libra con Géminis.

La elegancia, la dulzura, la clase de Libra va a conquistar la vivacidad, la agudeza mental, las respuestas ingeniosas de Géminis, que se quedará boquiabierto ante la presencia tímida pero cautivadora de Libra. Eso es parte de la magia de una relación atractiva y con ello la facilidad para llevar a cabo los planes… que Géminis va a organizar.

Todo encaja, nadie se molesta, más bien se benefician mutuamente, uno habla, el otro escucha.

Libra con Cáncer.

La amabilidad de Libra va a seducir, a encantar, a enamorar al signo del zodiaco más dispuesto a ser amado. Pero Libra es un signo de Aire y no puede eternizarse en las divagaciones de un signo de Agua tan necesitado de cobijo y seguridad; a menos que Cáncer saque su vena mística y misteriosa y su relación se convierta en una mágica experiencia.

Libra con Leo.

Una relación de película, es lo que desea Libra de este Don Juan que busca admiración. Aire y Fuego se estimulan, facilitando las cosas para que todo sea prácticamente perfecto. Pero ante todo el respeto, las buenas palabras, Libra puede ser muy comprensivo, entender los saltos de humor de Leo, pero tampoco hay que llevarlo al límite.

Libra con Virgo

Día sí, y día también Libra va a querer asegurarse la relación y pedir demostraciones afectivas a una naturaleza más bien distante y reservada, o solitaria, pero tan dispuesta a aprender que es capaz de estudiar los detalles de los deseos de su pareja para satisfacerlos, eso sí, a su ritmo y sin coacción. Pero la naturaleza venusiana acabará llegando al corazón y desarmará cualquier resistencia emocional que le presente un Virgo desapegado.

Libra con Libra.

Dos amantes de la vida, de la armonía, de los detalles, pero también eternos insatisfechos cuando las expectativas no se cumplen y se lamentan de que el mundo no esté a la altura de lo que han imaginado. Pero superadas las dudas, es una relación absolutamente encantadora, hasta empalagosa, pensaría un Aries, pero si la vida los junta será que tienen que embellecer el mundo y distribuir sus encantos.

Libra con Escorpio.

Las relaciones sociales son parte del programa de Libra, se mueve bien en diferentes registros y ámbitos, y tener que arrastrar al compañero Escorpio resulta una heroicidad, dada la tendencia a la introspección de un signo marcado por sus debacles emocionales internas. Pero los polos opuestos se atraen, y la pasión de Escorpio es capaz de convencer a Libra de quedarse en la cama para disertar acerca de la vida misma.

Libra con Sagitario.

Libra va a ser estricto con Sagitario en cuestiones de intendencia, de organización, del cuidado de los detalles que a Sagitario siempre le fastidia repasar. Pero lo más importante es aceptar que tienes cerca una naturaleza libre y dispuesta a la aventura, y Libra va a sentirse bien teniendo al lado a alguien que le propone siempre algo nuevo, que le brinda la oportunidad de cambiar de aires.

Libra con Capricornio.

Una alianza que debe buscar aficiones comunes para encontrar un espacio donde divertirse. Y no será en el trabajo, por lo que Libra debe encontrar la manera de captar la atención y ofrecer a Capricornio planes de bienestar a los que por lógica no pueda resistirse: “te vuelcas tanto en todo, amor, desgastas tanto tu energía, que te agotas, que he pensado que te mereces unos días de descanso para relajarte y volver totalmente renovado”. Este argumento seguro que nunca falla.

Libra con Acuario.

Libra sienta de maravilla a Acuario, sobre todo cuando este se obsesiona con el control, o cuando somete sus neuronas a un bombardeo de información tal, que acaban pidiendo a gritos vacaciones. Es súper útil poner a Libra en tu vida, te ayudará a relativizar, a descongestionarte; te preguntará un sinfín de cosas, pero de un modo tan elegante y tranquilo, que sus palabras serán como bálsamos para tus oídos.

Libra con Piscis.

Compartir con Piscis tu existencia es dar gusto a tus sentidos, porque el amor por la vida, bohemia, mágica e ideal es pura poesía. Eso sí, una vez pasada la etapa del ensimismamiento, en cuestiones de intendencias, hay que poner orden, de lo contrario esos dos seres de galaxias lejanas no sabrán si viven un lunes o un domingo, y como película, es fantástico, pero en la vida real, acaba siendo poco práctico.