Escorpio, sus sinastrías | Red Milenaria
Alt
Escorpio y su intensa, misteriosa y apasionada naturaleza. Si te atreves a descubrirlo, seguro que te lo acabas quedando para toda la vida.

Escorpio, naturaleza controvertida

Escorpio es probablemente el más controvertido de los signos zodiacales porque en su naturaleza se juntan dos fuerzas que expresan todo el sentido de la existencia: Eros y Tanatos, el amor y la muerte, el cambio, la regeneración, que es como se entiende la muerte. Reivindico su estirpe ante la pésima prensa que tiene, porque no se le conoce, porque no se le aprecia y se le juzga sin comprender a que se enfrenta Escorpio: al desafío extremo que supone entender la naturaleza interna.

Es un signo profundo, complicado, se somete a una constante revisión de sus activos o sea de sus propias emociones y se siente impulsado a realizar diversos viajes a lo largo de su vida, unas veces al pasado, otras a un más allá inexplorado.

Escorpio puede mostrar un gran interés por los placeres, más instintivos o místicos, dependerá de la edad. Se debe a una cierta “idolatría”, y así debe ser, ya que todo debe empezar por amarse a sí mismo antes de experimentar el amor por los demás, por lo que hay que entender esta especie de fijación en tener un amor propio al alza, una autoestima que no le permite desfallecer, es totalmente normal. El problema aparece cuando no se siente bastante amado o adulado, se mostrará entonces tremendamente susceptible ante la incomprensión de la sociedad.

Marte es su planeta regente, Plutón su co-regente. Estos dos arquetipos le confieren una gran fortaleza física y anímica.

Para Escorpio, cualquier acto constituye un reto, una apuesta consigo mismo de la que debe salir triunfante, -el miedo al ridículo es su talón de Aquiles.  Se crece en las dificultades y las situaciones más tensas, que puede, en muchas ocasiones, provocar.

Es perfeccionista,  retraído, encantador y apasionado. Su trabajo profundo consiste en transmutar su tremenda emotividad, modificar su estado de conciencia para promover cambios. Sin el trabajo de Escorpio el mundo sin duda dormitaría.

Escorpio con Aries

Dos naturalezas explosivas regidas por el mismo patrón. Desde el otro lado de la Rueda Zodiacal, la mirada que tiene Escorpio para Aries es de auténtico compañero de fatigas y quien puede entender mejor que nadie sus eternos combates en busca del Santo Grial.. o ¡de lo que sea! Pero si cada cual va por su lado, la tensión ganará la partida a la emoción, a menos que entre revolcón y revolcón se canalicen esas energías de sube y baja.

Escorpio con Tauro

En perfecta oposición, pueden, y les conviene, pactar acuerdos; Escorpio, reservado y escrupuloso con los gastos, pretende controlar al rey de los goces del “ahora mismo lo quiero”. Que acabe en tragedia o en comedia todo dependerá del humor de ese día. Pero la parsimonia de Tauro puede acabar conteniendo al ímpetu de quien solo pretende ser precavido para que nunca le falte nada a su estimado compañero de ruta.

Escorpio con Géminis

A buen entendedor, pocas palabras bastan, puede esgrimir en su defensa Escorpio cuando no le apetece explayarse y contar su vida y se encuentra con un prolífero Géminis que habla por los codos y ¡que se toma la vida con tanta ligereza!. La profundidad, el “melodrama” se llevan mal con el desparpajo y la locuacidad, a menos que Escorpio esté dispuesto a aprender a relativizar la existencia, algo que, en definitiva, le puede sentar de maravilla

Escorpio con Cáncer

Cuando dos naturalezas acuosas se juntan, la novela de pasión y ficción están servidas, todo lo demás queda en segundo plano. Se sienten, se aman, se comprometen para toda la eternidad… hasta que tanta Agua inunda sus vidas, que esa intensidad les pierde y buscan entonces un salvavidas o aprenden a nadar.

Escorpio con Leo

Dos titanes enfrentados y ninguno debe estar dispuesto a ganar, más bien a ceder si desean llevar su relación a buen puerto. La superación por amor es la clave y en ello les va la unión. Los retos son el carburante y la esencia de Escorpio, y la motivación de Leo, les permite generar chispas que encienden y mantienen el motor de una constante pasión.

Escorpio con Virgo

Es una relación muy estudiada, ad hoc para Escorpio que necesita un balón de oxígeno emocional que Virgo le dará sin rechistar. Solo que debe cuidar de no llevar al límite a quien suele hacer gala de extrema paciencia.

A favor: sus eternas elucubraciones, juntos montan y desmontan el mundo. En contra: el descontrol emocional: Escorpio no sabe contener su agitación y a Virgo se le olvida a menudo como gestionarlo.

Escorpio con Libra

Muy fino y acertado buscarse a Libra para tener al perfecto aliado que le entienda, le adule y le profese fidelidad sin fecha de caducidad. Está claro que Libra no quiere problemas, que es un pacifista nato y que apuesta siempre por la armonía y Escorpio, lo sabe. Una relación que incentiva las ganas de seguir adelante y de descubrir el amor sin fronteras ni estrategias.

Escorpio con Escorpio

Vitalidad, entusiasmo, superación, motivación, juntos pueden armarla, revolucionar, poblar el mundo de almas nuevas y seguir buscando la piedra filosofal, practicar el Tantra sagrado o las mil posturas del Kama Sutra, todo dependerá de su estado de conciencia y de ánimos.

Escorpio con Sagitario

El Agua combate el Fuego, pero tratándose de estas dos naturalezas, son capaces de establecer un pacto de no agresión y enrolarse en alguna aventura que les motive por igual, aunque quien debe responsabilizarse de la organización es Escorpio, que a Sagitario le falta tocar de pies al suelo y puede no saber gestionar el ajustado presupuesto. Un consejo: si hay divergencias mejor resolverlas fuera, que en casa el estruendo puede alertar a la comunidad.

Escorpio con Capricornio

La naturaleza de Escorpio busca una relación que le seduzca no solo en el aspecto físico sino que por encima de todo le aporte confianza en la vida y que le diga, que le demuestre que todo va a ir bien. Capricornio es ese bálsamo que aplaca los tormentos del alma cuando necesita tener las cosas claras y sentir que tiene quien le ayuda a anclarse cuando arrecia el temor a perder o siente amenazada su seguridad; entonces aparece el recio caballero montado en su corcel para ponerle a salvo de todo peligro.

Escorpio con Acuario

Dos signos fijos, Escorpio He-He, Acuario Vav-He que tienen mucho más en común de lo que se imaginan, siendo de elementos “extraños” el uno para el otro. Pero a Escorpio le gusta escrutar la naturaleza humana tanto como a Acuario encontrar el sentido, la forma, o el porqué de la existencia, y pueden perderse fácilmente en los recovecos de una relación que analiza y desea comprobar su teoría sobre la evolución o sobre la mejor manera de de-construir una tortilla de patatas.

Escorpio con Piscis

Patrón y marinero no pueden llevar el timón, van a tener que turnarse, y aunque sea Escorpio quien pretenda llevar las riendas, Piscis le invitará a dejarse llevar por la corriente. Con sensibilidades diferentes, por más que sean los dos signos de Agua. Piscis representa el desbordamiento emocional, Escorpio la incógnita. Si les une la pasión por amarse, tendrán las mismas posibilidades de seguir juntos que de salir arrojados por la borda y acabar en la arena de la existencia sometidos al vaivén de la intensa atracción de las olas.