Cáncer, sus sinastrías | Red Milenaria
Alt
¿Quieres conocer Cáncer y sus compatibilidades por si te toca conectar con esa naturaleza tan acuosa, en casa, en el trabajo, en la intimidad?

Cáncer, experimentando las emociones

Cáncer, primer signo de Agua, las emociones empiezan a tomar vida, la fuerza del amor es puro fuego líquido y produce un hervor sentimental de alto voltaje, lo que crea un carácter bastante contradictorio.

En Cáncer nacen los anhelos que empujan a experimentar las emociones, empezando por lo particular, para extender sus deseos a todo lo que puede abarcar. El ansia de bienestar va a tener que evolucionar para mirar un poco más allá de la exclusividad. Por lo tanto, la personalidad Cáncer pasa por distintos estadios utilizando todo su arsenal, su desbordante imaginación, el chantaje emocional, sus caprichos, la posesión, las farsas de poder, la intuición para llegar a captar la atención del contrario. Después se tranquilizará y pasará de los pequeños placeres a altas cimas del conocimiento amoroso.

Su carácter es influenciable debido a que la Luna, su regente, provoca cambios de humor, de percepción. Pero es una naturaleza detallista, cuidadosa, pulcra, muy atenta a las necesidades ajenas.

Las raíces, la familia, son su punto de apoyo para entender el mundo de las relaciones humanas. Disfruta de la cocina, de la comida; creativa e imaginativa, suele demostrar un gran sentido maternal.

Cáncer con Aries

Un lunático con un marciano, una combinación extraordinaria para fortalecer los lazos de un permanente trabajo de pico y pala. Así es, el Agua con el Fuego echan chispas, pero a la vez se convierten en aliados frente a una rutina que Cáncer desde luego no podrá tener.

Poca complacencia y a la vez mucha comprensión para una unión que tiene que basarse en el paciente intercambio de emociones que activan la vida de un tranquilo signo lunar.

Cáncer con Tauro

Se emparejan a la perfección al juntarse la tranquilidad con la calma, sinónimos en una relación que puede eternizarse en los preliminares. Pero se trata de que Tauro ofrezca a Cáncer su lado más pragmático, jovial y eficaz, para que el cangrejo esté encantado de compartir sus interminables anhelos y tenga quien le ayude a pasar de la teoría a la práctica.

Venus y la Luna son excelentes alicientes para enamorarse permanentemente de la vida.

Cáncer con Géminis

La disponibilidad de Cáncer a escuchar el discurso de Géminis hace que esta pareja, dispar en su forma, puedan convivir armoniosamente en el fondo, cuando la receptividad se impone y hay una confianza mutua y Cáncer disipa su posesividad y su control y Géminis atiende como se merece la susceptibilidad de un compañero de vida encantadoramente lunático.

Cáncer con Cáncer

Si se juntan, seguro que hay mar de fondo, es decir que tienen alguna causa emocional pendiente y van a tener que “trabajarla”. Dos naturalezas iguales deberían entenderse a la perfección, pero recordemos que Cáncer es el primer signo de Agua y está experimentando con un elemento rebelde: los sentimientos.

Quien sepa ceder antes en cualquier discusión será quien tenga las de ganar. Pero cuando se fusionen, sus corazones echarán tiernas chispas de complicidad.

Cáncer con Leo

La parsimonia de Cáncer puede exasperar sobre todo a los Leo del primer y tercer decanato, que son los que van con prisas y no les gusta ni el control ni tener que repetir las cosas.

Como hay que contar con que Leo es “perfecto”, lo que puede funcionar es una cierta “metodología”, el cuidado de los detalles con los que Cáncer puede mimar y enamorar a Leo, para que el Agua y el Fuego hagan burbujear de amor su relación.

Cáncer con Virgo

El Agua y la Tierra son buenos complementos y es lo que debe prevalecer en una relación tan “diferente” en la forma y el fondo. Cáncer es muy emocional, Virgo prácticamente lo contrario, por lo tanto si aprenden a conocerse, a comprender lo que cada cual necesita, la relación se mantendrá estable y sabrán intimar; Cáncer obtendrá su dosis de ternura y Virgo su autonomía.

Cáncer con Libra

Con el amor no se juega y eso lo saben esas dos naturalezas idealistas cada una en su estilo. El mundo puede ser un lugar tranquilo para vivir cuando hablan de sus anhelos, cuando saben pactar para que la convivencia sea pacífica, porque a ninguno le gusta la estridencia, los gritos y las faltas de respeto.

Si se aportan seguridad basada en el intercambio equilibrado, todo irá de maravilla. Es importante que superen las dependencias afectivas.

Cáncer con Escorpio

Las Aguas de estos nativos pueden ir de suave corriente a desembocar en una estruendosa cascada, todo dependerá de la intensidad con la que lleven su relación, que a priori debe favorecer la convivencia. Pero nunca se sabe cuando se trata de trajinar emociones, y aquí la capacidad de comprensión es fundamental.

Todos a una cuando se trata de la pasión, pero también del drama, aunque Cáncer deberá ser quien se responsabilice principalmente de atender las heridas de Escorpio, pero eso es parte de su habilidad y lo hará de maravilla.

Cáncer con Sagitario

A Cáncer no le quedará demasiado tiempo para procrastinar con la intensa actividad que le sugiere Sagitario que parece no tener fecha de caducidad. ¿Pero quién preparará los detalles del viaje para que no falte de nada?, pues claro el paciente Cáncer que a medida que vaya incrementando el número de enseres necesarios para la partida, obligará al presuroso Sagitario, -que solo ve el momento de salir corriendo-, a prestar más atención, y cual una tragicomedia con el “quita y pon”, se entretendrán mutuamente, o sea que lejos del aburrimiento, su relación puede prosperar.

Cáncer con Capricornio

Una perfecta oposición que complementa, por una parte la inestabilidad de Cáncer respecto a la seguridad, por otra la de Capricornio cuando se trata de perderse en el revoltijo de los sentimientos. Son capaces de compensar los fallos controlando las situaciones que les conciernen, siendo un espejo en el que reflejarse mutuamente y perfeccionarse.

Cuando todo falle, allí estarán ellos para demostrar que la unión de los contrarios, cuando de verdad se desea, sí es posible.

Cáncer con Acuario

Yo en casa, ¿y tú? Parece preguntar Cáncer en una relación de lo más dispar y digna de estudio cuando llega a mantenerse a flote y triunfar. Si Cáncer consigue la amistad de Acuario, si este la concede, seguro que es para siempre.

El Agua y el Aire parecen no tener mucho en común, se trata de trabajar con un elemento que a priori es hostil para ambos pero que les hace evolucionar a marchas forzadas. Cáncer aprenderá a no ser tan susceptible con las ironías de Acuario y este deberá mostrarse más comprensivo con las emociones intempestivas de su compañero de ruta.

Cáncer con Piscis

Nacidos para amar, para deshacerse en elogios el uno con el otro, hay mucha Agua por medio y se supone que los dos sabrán remar, llevar el timón ¡y nadar! O eso esperamos para que esas dos naturalezas tan acuosas puedan llevar la barca a buen puerto. Una de las dos deberá hacerse cargo de la lógica y de la racionalidad, la experiencia lo demostrará, pero mientras tanto seguirán enamorándose de la vida, proyectando deseos utópicos, ¡pero qué bien que se lo van a pasar!