Tauro, Astrocábala y educación en signos de Tierra | Red Milenaria
Alt

Tauro: con licencia para gozar, hay que facilitarle las herramientas adecuadas para que desarrolle su poderosa creatividad, su placer por vivir y transmitir su sensibilidad.

Signos de Tierra: guía para educar a Tauro

Tener a Tauro en casa un placer celestial, -como poco-, es fácil de conformar si todo está como le gusta. Desea mucho amor, que le colmen de bondades, de bienestar, de manjares dulces y salados, de colores suaves, de ropa exquisita y de un hogar confortable con un sillón bien mullido donde pueda pasarse las horas. ¡Eso es todo amigos!, claro que después de tantas comodidades ¡no os lo sacaréis de encima!

De carácter sensible, refinado, plácido, calmado, con la necesidad de tener las cosas en su sitio, de disfrutar de horarios regulares, de una vida sin demasiados sobresaltos, lo que más le apasiona es sentirse bien, mimado, arropado, acicalado. Posiblemente sea de las pocas criaturas a las que no le gusta ensuciarse. Suele ser afectuos@ y le encantan las manifestaciones de ternura. Todo lo que le entra por la vista y el paladar tiene que ser bueno, bonito, alegre, agradable a sus sentidos. Da mucha importancia a los sabores de la vida: música, ropa, comida, color y sonido. Es especialmente visual. Tauro tiene alma de artista y hay que incentivar este lado natural de su personalidad. Es sociable, pero con ciertas pautas, la muchedumbre tampoco le atrae cuando pierde de vista su rincón de sentir, de pensar, de hacer lo que le place en el momento en que le apetece. Como tiene una marcada tendencia a la comodidad, hay que obligarle a salir, a hacer ejercicio fuera de casa; que juegue; el campo, la naturaleza les son especialmente beneficiosos. Alerta con los excesos de comida, puede tener tendencia a engordar, suele tener un buen apetito, y no tiene medida cuando se trata de comer lo que más le gusta. Por lo tanto hay que educar sus gustos culinarios, que sepa que todo en exceso acaba por pasar factura.

Da mucha importancia a lo “suyo”, y es posible que no quiera compartir de buena gana sus “cosas”, padres, hábitos, juguetes, compañer@s. Habrá que enseñarle a ceder porque su carácter pacífico puede convertirse en caprichoso cuando se le mete algo en la cabeza. Pero la tozudez también puede convertirse en tenacidad y constancia. Cuando se enfade, es mejor dejarlo un rato, evitar insistir porque si cree tener razón, será difícil convencerle de lo contrario. Para calmar a Tauro no sirve enfrentarse a sus razones con más argumentos, sino más bien apelar a su buen corazón y poco a poco irá asimilando la situación y podréis hablar sin enfrentamientos. Su ritmo es lento para todo y hay que comprenderlo y respetarlo. Como en la etapa infantil hay pocas posibilidades de diálogo aún, hay otras estrategias posibles como cambiar inmediatamente de escenario y captar su atención visual; si se le desconcierta con algo nuevo, que se mueva o con sonidos, cambiará fácilmente de humor. Hay que aprovechar su sensibilidad artística para ayudarle a flexibilizar su carácter, recordad que es un alma grande atrapada en un cuerpo pequeñito que ha de volver a aprenderlo todo!

Posee una especial sensibilidad por la naturaleza, le conviene el contacto con los animales, con la tierra, tiene una buena imaginación, estilo. Su arquetipo planetario es Venus, amor y belleza.

A la hora de jugar, todo aquello que le permita desarrollar sus capacidades innatas le sentará de maravilla: pintar, escuchar música, tocarla, los cuentos sonoros, las cosas que hacen ruidos y se montan, pero nada de puzles interminables, cosas sencillas y prácticas. Jugar a plantar flores, a construir un parque para animales, un pequeño huerto, inventar cuentos dibujando, en definitiva, incentivar su amor por lo natural. Necesita rodearse de cosas cálidas.

Puede sentir debilidad por ciertas comidas, Tauro es un buen gourmet, de gustos refinados y presentaciones atractivas. Es importante que tenga un horario ya que su metabolismo suele ser lento. Pero es conveniente que cambie ciertas rutinas, que no se le asigne un lugar fijo en la mesa, por ejemplo, que rompa el automatismo. Es de costumbres fijas, opta por la comodidad y hay que forzarle a salir de la zona de confort, tanto de si trata de rutinas cotidianas, como de emociones o de ideas fijas. Pero como es un seductor, tiende siempre a salirse con la suya!

En los estudios, el mismo ritmo lento se impone, pero sabe hacer las cosas bien, y con cierta necesidad de destacar. Lo que mejor hace, sin duda, es contar cuentos y dinero; trabajar la mitad para ganar el doble y utilizar su ingenio para sacar adelante sus propósitos comerciales y artísticos.

  • Tauro se siente a gusto cuando lo tiene todo controladito, cuando todo es bueno, bonito, caro, amoroso, agradable, pacífico, estable y organizado, hay que citarle con tiempo. Es afable en el trato y lento en sus apreciaciones. ¡Si tarda en enfadarse tampoco se le va a pasar rápido! Pero suele buscarse la vida para satisfacer sus deseos y como tiene licencia para gozar, se le puede y se le debe permitir..., casi todo.
  • Sus mejores cualidades: un trato humano exquisito y sensible; el gusto por el detalle, la estética, la buena vida, la buena cocina y saber contagiar a su entorno de su actitud jovial y optimista. Fiel conservador de buenas amistades. De emociones más cerradas, es intimista, pero cuando te declara su amor es para toda la vida.
  • Las peores: su expresa tozudez, ¡su razón está por encima de todo! Su exceso de comodidad que se convierte en pereza, un recalcitrante individualismo cuando no utiliza la empatía. Su sentido de la posesión o su tendencia al despilfarro, o en su defecto, el miedo a pasar necesidad.

Escriba un comentario