Seguidamente exponemos un breve perfil de los signos de Fuego, a modo de aperitivo de lo desarrollado en el curso online de Iniciación a la Astrología Cabalística disponible en Redmilenaria. Se trata del nivel de iniciación básico para introducir al neófito en este apasionante mundo de la Astrología Cabalística.

Triada de Fuego, signos Yod

Aries

Primer signo de Fuego, (21 de marzo al 20 de Abril). Es el máximo exponente de la fuerza de la creación en acción. Es un signo que deja huella, con la necesidad de lanzarse a la aventura. Saltar al vacío y mirar después si hay amortiguación, pero Aries tiene suerte y siempre se salva in-extremis. Ser el abanderado es parte de su tarea humana para remover los cimientos de las estructuras caducas. El ardor y la agresividad para el combate se transmutan cuando van, al fin, en busca del Santo Grial, será entonces el eterno defensor de las causas nobles. Su planeta es Marte.

Leo

Segundo signo de Fuego, (23 de Julio al 23 de Agosto).  Relacionarlo con el rey de la selva no se aleja demasiado de su temperamento; cuando cree merecerse todos los honores. Y es que tiene razón, ya que su presencia, fuerza y nobleza son las garantías para que la creación siga su curso. Su tarea principal es la de enseñar, mostrar el camino de la autenticidad y esa naturaleza sabia y feliz de quien sabe que puede superarse. Es la piedra angular con la que se construyó el universo. Leo es el encargado de gestar el designio divino, de expresar el amor en su más pura esencia. Su planeta es el Sol.

Sagitario

Tercer signo de Fuego, (23 de Noviembre al 21 de Diciembre). Ardor, ímpetu, fuerza, actividad, mando, disponibilidad, a este nativo no se le acaban nunca las pilas. Le va la marcha, el optimismo, las ganas de saber, de ordenar, de salir de viaje y de dar buenos consejos que no suele aplicar, porque hace lo contrario de lo que predica. Pero es necesario entender por qué actúa así: es el ímpetu de lanzar sus propuestas que no tiene tiempo de poner en práctica, es ante todo un idealista. Pero puede ser amoroso, atento, pero difícil de sujetar. Puede desayunar en París, comer en Londres y cenar en Lisboa. Sabe que ha venido a “algo”, que tiene una misión que cumplir y se meterá en una y mil historias para averiguarlo. Son los guardianes del orden cósmico, los escuderos divinos, haciendo que la verdad del cielo sea instaurada en la tierra. Su ansia de libertad es su principal motivación y ha de recorrer muchas millas para llevar su mensaje. Su planeta es Júpiter.