Imagen de la gran mancha roja de Júpiter combinada con el símbolo del signo zodiacal Piscis

Júpiter, arquetipo del poder, de la bondad, de la suerte, entra en Piscis para traernos esperanza y calor humano.

Un nuevo acontecimiento estelar: el tránsito de Júpiter en Piscis.

Tránsito de Júpiter

Las movidas de Júpiter son de las que se notan, de las que traen acontecimientos interesantes, y de Piscis a Aries, del elemento Agua al de Fuego, todo ese vaivén supone cambios importantes que vamos a notar en muchas circunstancias.

Júpiter en Piscis

Júpiter entra en Piscis el 29 de diciembre 2021. Ya estuvo en este signo en una primera incursión entre los meses de mayo y julio del 2021, y ahora seguirá hasta el 9 de mayo de 2022 en Piscis.

Entrará en Aries del 10 de mayo al 27 de octubre de 2022, para volver a Piscis el 28 de octubre hasta el 20 de diciembre 2022.

Júpiter en Piscis se sitúa en un signo que representa el máximo exponente de la humanidad. La leyenda mitológica nos detalla sus cualidades omnipresentes y omnipotentes, Zeus para los griegos, Júpiter para los romanos, y Hesed para el Árbol cabalístico, es el productor de los sueños, el protector de la naturaleza y una fuerza que ambiciona, que genera grandes expectativas. En una carta natal expresa la expansión en todos los sentidos. Es el arquetipo de la generosidad, de la justicia, del poder ejecutivo, de la simpatía y también del liderazgo. Da sentido del humor y gusto por la aventura. Posee una autoridad natural, pero contando todas sus bondades, no podemos obviar que también genera cualidades contrarias cuando se descontrola y produce exageración, prepotencia, ambición desmesurada, ostentación, gula y vanidad.

En el Agua de Piscis exalta las emociones, glosa la pasión, la empatía, aunque puede desbordarse. Se encuentra en uno de sus signos de dominio, (Neptuno es co-regente de Piscis para la Astrología cabalística), y ejerce funciones de liberador de los deseos.

Quien reciba las mejores influencias de este Júpiter se sentirá muy identificado con la vibración de este planeta que desea mejorar los sentimientos de la humanidad; que aboga por la solidaridad, por revelar sentimientos de bondad, de solidaridad.

Júpiter en Piscis exterioriza de forma grandilocuente los sentimientos y a su paso por los 3 decanatos, de 0º a 10º de Piscis, decanato de recapitulación de los trabajos de Cáncer; de 10º a 20º, recapitulación de las tareas de Escorpio; y de 20º a 30º, decanato propio, irá elaborando guiones en los que propondrá diversos escenarios, pero en todos ellos las emociones, los ideales, serán los protagonistas estelares, tratando de dar calor humano, transmitiendo a su medio ambiente la cordialidad y la capacidad de perdonar y de amar incondicionalmente. Este es su propósito más elevado, ojalá estemos a la altura de tales pretensiones.