Cumplimos un año en Red Milenaria | Red Milenaria

Cumplimos un año en Red Milenaria

Cumplimos un año en Red Milenaria

Hoy es fiesta en mi corazón, para no variar. Estamos de celebración. Ha pasado un año de mi primera incursión en el complejo mundo de la edición digital. El creador de la Web, sin el cual el contenido no se publicaría, me alentaba a escribir unas líneas para expresar algunas  impresiones acerca de lo que han sido estos doce meses y lo que ha supuesto en mi experiencia personal y profesional esta ventana al mundo de la información;  qué me ha aportado y qué he aprendido de todo ello.

Cumplimos un año en Red MilenariaDe cómo manejar los símbolos y acciones que permiten insertar un texto o una foto, confieso que muy poco, me falta tanta experiencia que no sé si me bastará esta vida para lograr descifrar lo que debería saber, para hacerlo de forma autónoma. Tendría, como poco,  que haber nacido Acuario, Virgo o Capricornio, por aquello de la disciplina, para entregarme a esa tarea, pero ¡pobre de mí!, para una simple Géminis que disfruta más tecleando que metiéndome en los laberintos de un idioma que me resulta tan extraño como el mandarín, es todo un reto. 

Aparte de esta sensación de inoperancia informática, todo lo demás ha resultado de lo más enriquecedor. El propósito de Red Milenaria era expresar mis ideas, divulgar lo que he estado aprendiendo, lo que para mí ha sido y es desde hace muchos años, una necesidad de mi alma: difundir una enseñanza que aprendí de la mano de mis padres y otros maestros. Estamos en una era de avances tecnológicos increíbles. Con Internet, esta poderosa herramienta de comunicación, llegamos a lugares remotos y en cuestión de segundos, una información penetra en miles de hogares, y te acercas a mucha gente, tejiendo una red visible de personas, de ideas y de sentimientos comunes que nos acercan más los unos a los otros y nos hace sentir que somos una gran familia de almas en un mundo que proyecta ser cada vez más perfecto. Puedo compartir mi visión de las cosas con tantas personas que este medio acaba convirtiéndose en una gran responsabilidad.

Me siento copartícipe de un compromiso humano. Este ha sido uno de los principales objetivos de esta Web, poner mi granito de arena a un proyecto común, un proyecto de pensamiento elevado, con el convencimiento que vamos hacia la reconquista de grandes valores y que todo acaba por acercarnos a la idea de que somos importantes, grandes, fuertes, poderosos y Amorosos. Cada uno de los escritos que hemos insertado tiene ese propósito, acercarnos a nuestra propia trascendencia por la vía del conocimiento y del amor, que es lo que representan las Columnas del templo de la Sabiduría.

Para mí ha sido y es un auténtico honor que desde la otra punta del globo o desde la esquina de mi casa, hayan leído, lean y reciban mis palabras, mis pensamientos, mis sentimientos. Eso es fruto de vuestra generosidad y me siento profundamente agradecida.

Cuando me doy cuenta que desaparecen las distancias cuando sabemos integrar las diferencias, no deja de asombrarme lo que puedo llegar a aprender del otro, de aquel que deja su impresión, o que te hace saber que está ahí y te escucha. Esa es la verdadera función de una herramienta que maneja un potencial de infinito desarrollo, de tanta bondad y sabiduría como queramos ponerle.

Si algunos de los más conocidos humanistas, místicos, filósofos o pensadores del pasado hubiesen dispuesto de un medio como este, posiblemente sus enseñanzas hubiesen calado antes. Ahora nos toca recoger el guante y aprovechar este diseño tecnológico para transmitir todo lo mejor que sabemos y tenemos, porque nos esperan tiempos de gran crecimiento espiritual. Pero esta tarea no es solo para unos cuantos eruditos o “escogidos”, sino que moviliza una masa crítica de personas cada vez más numerosa que tiene que implicarse para que este cambio de conciencia nos llegue a todos y mejore nuestras condiciones de vida construyendo un mundo, nuestro mundo, basado en el amor y la solidaridad.

Mi pretensión, en cada escrito, ha sido tratar de comunicar desde el corazón, de tejer esa Red que nos lleva a sentirnos partícipes de ese cambio, cómplices de esa obra magna de la existencia consciente. Somos un solo organismo y lo que pienso y siento afecta al planeta y al vecino, porque si en pocos segundos conecto con el otro hemisferio,  mi intención y energía están viajando, llega y cristaliza. Sabemos que el pensamiento es una energía inteligente y las palabras no se las lleva el viento, se trasladan ahí donde tienen que recibirse.

Ese es el interés en el que he centrado el trabajo de difusión, menos abundante del que me hubiese gustado, pero es que una de las principales complicaciones con las que se enfrenta un nativo Géminis es no saber cómo manejar el curso del tiempo para estirarlo a voluntad y eso es un fastidio, porque obliga a adaptarse a un ritmo que nunca viene del todo bien. ¡Nos falta tiempo! Por lo tanto, no he conseguido ser más prolífera, ni he asumido todos los retos que me había propuesto, por ejemplo con los cursos on line que me han reclamado insistentemente. Espero que  durante este segundo año pueda cumplir con ello.

Por último agradecer a todos los que este año han hecho posible que yo siguiera en este proyecto, a todos los que con sus preciosos comentarios me han alentado, a los que no han dejado comentarios, pero sí han estado ahí. A los que me habéis sugerido  tantas cosas, a la vida misma que me inspira a cada momento reflexiones que no siempre sé traducir en palabras, gracias a todos por Ser y estar.

Y que cumpla muchos más… ¿sí o sí?

Milena

Nube de etiquetas: 
AniversarioGéminis

Comentarios

Escriba un comentario



categorías en Nube de etiquetas
7 pecados capitales Actualidad Acuario Adolescencia Agua Aire Aladiah Albert Rivera Amor Aniversario Análisis de sueños Aries Astrocábala Astrología Astrología Cabalística Astrología para niños Atzilluth Binah Capricornio Carta Astral Casas astrológicas Chavakiah Ciencia Conciencia Conferencia Conjunción Coronavirus Corrupción Covid-19 crisis Cuento Cursos Cursos online Cábala Cáncer diccionario de sueños Eclipse Ecología economía Educación Ego Superior Elecciones Emociones Equinoccio Equinoccio de Otoño Equinoccio de Primavera Equinoccios Escorpio Etz Hayim Eyael Felicidad Formación Fuego Física cuántica Genios Grados de Poder Gueburah Géminis Génesis Harahel Hekamiah Hesed Hochmah Hod Imamiah Infancia Interpretación de los sueños Jeliel Júpiter Kabaleb Kabbalah Kether La Nueva Luna Leo Letras Hebráicas Libra Luna Luna LLena Luna Nueva Luz Malkuth Marte Mebahiah Meditación Mercurio Mitología Más allá de los velos de Morfeo Navidad Nelkhael Neptuno Netzah Nueva Luna Numerología Numerología cabalística Pablo Iglesias Pascua Pecado Pedro Sánchez Pesha Piscis Planetas Planetas Retrógrados Plenilunio Plutón Podemos Política Poyel PP PSOE Quirón Rajoy Red Milenaria Reiyel Relatos Ritual Sagitario San Juan Saturno Semana santa Sephirah Sephiroth Siete pecados capitales Signos Zodiacales Simbología Sol Solsticio de invierno Solsticio de verano Solsticios Sueños Talleres Taumaturgo Tauro Tertulias Tierra Tiphereth Tránsitos planetarios Urano Venus Vida Vida cotidiana Video Virgo Yesod Yod-He-Vav-He Zodíaco Ángeles Árbol Cabalístico Árbol de la Cábala Árbol de la Vida Árbol de la vida - Etz hayim