11Oct

El paso del tiempo, las cuentas de la vida

La Kabbalah trata de los orígenes de la vida y de su desarrollo en todos los ámbitos de la experiencia humana. Su estudio nos permite comprender muchos de los vericuetos de nuestra propia existencia y la del mundo en sí. Es el análisis de la vida cotidiana desde la esfera del Mundo de la Emanación o Atzilluth, de donde la energía se manifiesta, al Mundo de Acción o Assiah, donde se cristaliza.

 

Una de las primeras referencias que abordamos en Cábala es el estudio del Tetragrama, YHVH y Árbol de la Vida. Igual que el que compositor de una sinfonía necesita pautar sus movimientos y notas, los tiempos en Kabbalah nos ayudan a armonizar todas las secuencias de nuestras experiencias. Es Yod-He-Vav-He, el tiempo de nacer, de impulsar; de crecer y amar; de pensar y expresar;  de afirmarse y actuar. 4 tempos que se ordenan en los 4 Mundos del Árbol de la Vida y que se recrean en los 10 Sephirot-Arquetipos de un modelo que representa la Creación Objetiva. De nosotros depende, recorriendo los Senderos del Árbol subjetivamente, que este sea un itinerario más o menos difícil, pero sin duda apasionante.

 

Etz Hayim o el Árbol Cabalístico se divide en 4 Mundos que relacionamos con las 4 etapas de la expresión del Tetragrama YHVH: