Críticas constructivas con efecto destructivo | Red Milenaria

Críticas constructivas con efecto destructivo

El dedo en el WhatsApp es más rápido que la velocidad del pensamiento

A raíz de un artículo que corre por la red y que se publicó hace semanas en el Periódico, en el que el columnista se hacía eco de las quejas más que justificadas de la sociedad respecto a la clase política, -y más concretamente refiriéndose a los corruptos-, quien compartió el artículo en uno de mis grupos de WhatApp, desencadenó toda una serie de reflexiones muy sugerentes, y aquí me tenéis discurriendo a golpe de teclado.

WhatsApp es un complemento, ¿o un sustituto?. Es un lugar de encuentro virtual que hemos convertido en un espacio en el que los grupos de amistades se reúnen exponiendo unos intereses determinados. ¿Quién no tiene cuatro o más grupos de WhatsApp y para cada ocasión?. Los dedos se mueven a toda pastilla y en unos pocos clics, (antes eran segundos), se publican sugerencias, ideas, peticiones; se convoca a una fiesta, a una celebración, a una manifestación; se tratan citas, negocios, declaraciones, separaciones.

Me pregunto qué dirían los de la generación del 27, los que pasaron a mejor vida, si nos viesen debatir por WhatsApp nuestras opiniones, hablar de Cábala, de amor, de la vida, de precios, de compras, de chismes, de temas más y menos profundos, posiblemente pensarían, ¡qué poca vida les queda a los cafés tertulia, els 4 Gats, el Café Gijón o el café Colonial!

El acto de debatir, de conversar, de dialogar con un interlocutor cara a cara es el arte de cultivar la atención, de escuchar al otro, de aceptar sus opiniones, y mientras se le escucha, se respira y se piensa, y las ideas fluyen; hay más tiempo para meditar las exposiciones, las sugerencias. En cambio en el teléfono o el celular, en unos pocos clics, replicamos sin pensar, apresuradamente, -¡hay que contestar rápido para que nuestros tertulianos no crean que no les prestamos atención, que ya no estamos en línea! y las respuestas acaban siendo irreflexivas, inconsistentes, inconscientes, dan lugar al error, y decimos que WhatsApp tuvo la culpa.     

Volviendo al motivo de mi exposición, -el escrito del articulista en cuestión-, la persona que lo mandó lo encontró, -a priori-, genial. Se lo habían pasado y la rapidez del dedo fue mayor que su ponderación; no pensó si era oportuno o no, si podía ser del interés de los miembros integrantes de grupo de WhatsApp. Su intención era buena, es evidente, uno comparte lo que le gusta… o no...

Así hice notar que, en desacuerdo con quien exponía argumentos de denuncia utilizando un vocabulario soez, grosero y ordinario para notificar hechos sin duda totalmente deplorables, me declaraba contraria a quien escribe con saña y prefiero a quien se expresa con clase, con el deseo de invitar a la reflexión en términos más conciliadores y productivos; más edificantes y menos demoledores en su forma, para no caer, en mi opinión, en la crítica constructiva con efecto destructivo.

Pero como no hay mal que por bien no venga, como diría el ingenio refranero, el resultado fue que, gracias a quien compartió el discurso, pudimos intercambiar algunos razonamientos y celebrar la ocasión de reavivar un grupo de WhatsApp dormido.

La persona que me inspiró este pequeño escrito concluyó que después de la reflexión y de nuestro debate, lo veía de forma distinta y que ahora posiblemente ya no lo mandaría. Pero le agradecimos efusivamente su gesto, el cual, nos permitió recordar el valor del debate, del intercambio de ideas y por supuesto del abrazo que quedamos en darnos en vivo y en directo para disfrutar más pronto que tarde de nuestra compañía. 

Comentarios

  • Alt
    Vie, 03/03/2017 - 20:27 responder

    Si nos ponemos al nivel del que critica despiadadamente, nos metemos en sus qlifos, es decir en su abismo y de ahí cuesta salir!! creo que decir las cosas amorosamente sale muchísimo más a cuenta. ¡Muchas gracias por tu comentario y un abrazo!

  • Alt
    Vie, 03/03/2017 - 23:48 responder

    Tratar de asimilar las novedosas redes sociales, sus propias reglas de juego (consecuencias, repercusiones, dinámicas), sean de Whatsapp, Facebook o cualquier otro escenario (llamémoslo ágora virtual) podría equipararse quizás a desarrollar el arte de la oratoria en el relativo nuevo siglo XXI. Comparto también la opinión que sugiere Milena, como si el entorno virtual demandara incluso una inmediatez de respuesta más allá de la mente, el pulso del corazón (lejos más aún de la articulación de ambos). Me pregunto si la acción apresurada de lo que podría llamarse 'dedo irreflexivo virtual' (¿Es el ego?) lo despertara en parte el instinto humano (el equivalente a actitudes viscerales pero manifestadas en el entorno virtual). Si fuera así no se trata por tanto de luz (ni de conocimiento), aunque pudiera parecerlo. Es decir: ¿Estamos ante información o desinformación? No nos equivoquemos, dado que lo más probable es que el uso de herramientas propias del siglo XXI también nos exponga a sombras y luces, quedando paradójicamente representadas en un diario colectivo virtual, 'irremediablemente voraz o constructivamente esperanzador'.
    (3 de marzo del 2017)

    • Alt
      Sáb, 04/03/2017 - 11:28 responder

      Muchas gracias Arcadio por expresar esa clase oratoria que tanta falta nos hace. Cierto es que tenemos que admitir que las tecnologías del siglo XXI son herramientas que nos permiten, por ejemplo, estar dialogando tú y yo ahora mismo en la distancia pero también en la inmediatez; pero también es cierto que el diálogo en el ágora virtual debe pasar por el tamiz de la reflexión pausada, meditada, para que no sean las tripas-ego, como bien dices, las que enciendan los motores de una verborragia descontrolada. ¡Un abrazo!

Escriba un comentario



categorías en Nube de etiquetas
7 pecados capitales Actualidad Acuario Adolescencia Agua Aire Aladiah Albert Rivera Amor Aniversario Análisis de sueños Aries Arquetipo lunar Asaliah Astrocábala Astrología Astrología Cabalística Astrología para niños Atzilluth Binah Capricornio Carta Astral Casas astrológicas Chavakiah Ciclos lunares Ciencia Conciencia Conferencia Conjunción Coronavirus Corrupción Covid-19 covid19 crisis Cristo Cuarto creciente Cuarto menguante Cuento Cursos Cábala Cáncer diccionario de sueños Eclipse Educación Ego Superior Elecciones Emociones Equinoccio Equinoccio de Otoño Equinoccio de Primavera Escorpio Etz Hayim Fases lunares Formación Fuego Genios Grados de Poder Gueburah Géminis Génesis Hesed Hochmah Hod Infancia Interpretación de los sueños Júpiter Kabaleb Kabbalah Kether La Nueva Luna Leo Letras Hebráicas Libra Luna Luna Llena Luna Nueva Luz Malkuth Marte Meditación Mercurio Más allá de los velos de Morfeo Navidad Nelkhael Neptuno Netzah Nodo Norte Nodos Nodos Lunares Nodo Sur Nueva Luna Numerología Numerología cabalística Pablo Iglesias Pascua Pecado Pedro Sánchez Pesha Piscis Planetas Planetas Retrógrados Plenilunio Plutón Podemos Política PP PSOE Quirón Rajoy Red Milenaria Relatos Ritual Sagitario San Juan Saturno Semana santa Sephirah Sephiroth Siete pecados capitales Signos Zodiacales Simbología Sol solsticio Solsticio de invierno Solsticio de verano Solsticios Sueños Talleres Taumaturgo Tauro Tertulias Tierra Tiphereth Tránsitos planetarios Urano Vasariah Venus Vida Vida cotidiana Video Virgo Yesod Yod-He-Vav-He Zodíaco Ángeles Ángeles de la Cábala Árbol Cabalístico Árbol de la Cábala Árbol de la Vida Árbol de la vida - Etz hayim