Análisis del sueño de la oscura y aterradora habitación de Judith | Red Milenaria
Alt

Si te despiertas recordando un sueño, haya sido placentero o inquietante, tu psique está tratando de desvelarte una valiosa información. Sé consciente más allá de los velos de Morfeo

Este es el análisis del sueño de Judith, para hacer prácticas con el manual y diccionario de interpretación de sueños Más allá de los Velos de Morfeo.

Sueño que estaba en una casa oscura con un pasillo sin techo donde se comunicaban todas las habitaciones, (me recordó una casa rural en la que pasé tiempo siendo niña...), la última habitación, (que yo siempre veía a la izquierda), era un cuarto de baño, oscuro y lúgubre. En ese baño había un espíritu perverso. Para encender a luz tenía que meter la mano en un hueco que había escondido en la pared, bajo el espejo, el hueco se encontraba en la esquina inferior izquierda del espejo (al que no miraba porque tenía miedo). Encender la luz daba miedo porque en cualquier momento el fantasma me podía tocar la mano cuando tocara el interruptor. Nunca llegué a ver al fantasma, pero lo sentía y sentía la negatividad y el miedo. Siempre que pasaba junto al baño evitaba mirar para no ver siluetas o sombras... Recuerdo que mi madre también entró en el sueño y que me decía que el fantasma no era un asesinado, sino alguien que deseaba asesinar o que alguien asesinara por él. El fantasma era un hombre, y el sueño estaba dentro de otro mayor que no recuerdo muy bien....

Organización del sueño

Analizamos este sueño utilizando las indicaciones que damos en el libro en el apartado: Confeccionar un diario de sueños.

  • Protagonista: Judith, la soñadora.
  • Escenario: una oscura habitación, un pasillo sin techo, un baño.
  • Personajes del sueño: la madre; un espíritu perverso, un fantasma, un hombre.
  • Situación: se encuentra en una casa que le recuerda un lugar donde estuvo de pequeña; sus sensaciones son de temor, de negatividad, de inquietud; no hay luz.
  • Descripción del escenario: una habitación a la izquierda; un baño lúgubre a la izquierda, un espejo y un hueco debajo donde está el interruptor de la luz; un fantasma; la madre que entra en su sueño, un hombre, un sueño dentro de otro sueño más grande.
  • Descripción de los elementos del sueño: la casa, el pasillo, y la habitación, tal y como se expresa en nuestro diccionario de sueños, representa un Yo Interior y una de sus estancias a la que se llega por un pasillo sin techo, es una vía sin protección y representa que dentro de la psique hay ciertos temores relacionados con experiencias pasadas, representadas por la ubicación de las estancias a la izquierda. Hay algo, una situación que posiblemente no se solucionó en su momento y que tal vez “amenaza” con volver a presentarse.
    • Un baño oscuro: el baño es la estancia de la casa donde no solo se procede a las abluciones, sino que representa la necesidad de purificarse moral y emocionalmente. En ocasiones también se refiere a la falta de confianza en la capacidad para gestionar los recursos, cuando el baño es insalubre.
    • Un espejo: que no desea mirar. El espejo representa la faz que hay mirar, a lo que enfrentarse; autentificar una situación que afecta a su conciencia. Tiene que darse cuenta de algo, “ver”. Pero Judith lo evita, tiene miedo.
    • Un interruptor: que teme abrir. La solución está en sus manos, pero tiene miedo a descubrir qué subyace en el interior de sus temores, se justifica diciendo que hay un fantasma, el cual no ve, pero que presiente como algo amenazante que le impide encender la luz, aclararse en esta encrucijada.
    • Un fantasma: un personaje imaginario que vive en el etérico, en la infra consciencia de la psique. Hay una desconfianza oculta que genera cierta desesperación, porque es lo que le impide activar la luz. Tiene miedo a que el fantasma le toque la mano. La mano se asocia al lenguaje, a la gesticulación, a la comunicación más íntima; hay algo de lo que no quiere hablar, un “asunto” que vivifica sus temores, que se reserva.
    • La madre: la relación con la tierra, con sus actos, con su pasado, sus raíces, con la capacidad de enfrentarse a los retos cotidianos. Útero y protección que lejos de calmarla, le advierte de que el “fantasma” no es un asesinado, es decir, que no hay crimen, que aún puede solucionar el problema, pero es un asesino en potencia, o sea que algo puede suceder que no le conviene, que le aterra, o de lo que puede arrepentirse. Todo ello puede estar relacionado con sus actitudes frente a un problema latente, o que se ha manifestado ya pero no se ha asimilado correctamente.
    • El hombre: figura que simboliza la acción, la parte Yang de su personalidad, su parte ejecutiva. El fantasma intangible resulta ser un hombre, algo que la amenaza con la destrucción si no aclara la situación que le perturba.
    • Un sueño: el final de su sueño concluye que son imágenes dentro de un sueño mayor… o sea que si no lo analiza.. ¿puede que le suban el volumen? ¿Se ve envuelta en una situación que no consigue dominar?
Descripción y análisis de las emociones, los pensamientos y las sensaciones del sueño

Podríamos catalogar este sueño como un sueño-pesadilla, ya que los temores afloran permanentemente y son producto de una situación que “amenaza” a la soñadora. Podría verse como una advertencia ante unos hechos de los que no ha tomado conciencia real, que forman parte de su pasado, o de patrones repetitivos de su forma de pensar o actuar.

Me inclino a pensar que en realidad sí sabe lo que la atenaza, pero tal vez no ha puesto solución y el sueño la advierte seriamente del “peligro” si no se aclara. Evidentemente no tiene porque ser algo que constriña su estabilidad física; en realidad nunca lo es; lo más probable es que se trate de una ansiedad encubierta. Que sienta que le exigen mucho, superada por circunstancias de vida, de trabajo, desbordada por los acontecimientos que se acumulan y ella teme no estar a la altura, no ve claro cuál es el camino a seguir. La luz apagada, con el sentimiento de que si la abre le va a atacar una presencia nefasta, responde a una fragilidad ante lo que no es capaz de soportar, ante la verdad, de lo que sabe que puede ocurrir si plantea las cosas con claridad. Tal vez en el pasado ya tuvo que soportar fatigas y ahora vuelve a sentir el peso de la acción-responsabilidad, (fantasma-hombre). Tiene que responder ante la gente, dar la cara, y pide protección, -la madre aparece-, pero en realidad la madre también la advierte del peligro de su estabilidad emocional y material. Todo depende de ella misma, debe enfrentarse a lo que cree que está minando su moral, sus ilusiones. Si abre la luz, tal vez el fantasma desaparezca y el miedo se esfume, porque solo es real en su mente. Es un sueño de advertencia de su psique que le comunica que no siga alimentando lo que en realidad no desea perpetuar. Que abra los ojos, que no se meta en recovecos donde hay oscuridad y que revise sus planes de acción inmediata.

Pero esta es mi opinión, y como siempre la soñadora es quien tiene la última palabra.

Los análisis de las palabras Fantasma y Pasillo, puedes encontrarlos en este enlace https://redmilenaria.com/cuaderno-de-suenos/diccionario-de-suenos en el que vamos ampliando nuestro diccionario de sueños