I. La mente, el alma humana, mi pasión | Red Milenaria

Hace algunos años, más de 20,  publiqué un manual de interpretación de sueños. Fue un encargo de mi editorial lo que me obligó a recopilar un trabajo de investigación que llevaba años enterrado. El mundo onírico , en el que me refugiaba a menudo, me atraía poderosamente. Desde que cayeran en mis manos los primeros libros de psicología, a la temprana edad de 13 años, siempre pensé que me dedicaría a desarrollar la ciencia que permite comprender ciertas claves del comportamiento humano.

La mente, la deconstrucción de la psique me fascina. Poco, poquísimo pude entender de todo aquello en aquella edad, pero eso no me privaba, inexperiencia en mano, de “aconsejar” a mis amigos. Me hablaban de sus padres, de sus sueños, y yo “interpretaba”.  Espero que hayan perdonado mi atrevimiento y mi falta de “profesionalidad”. Desde entonces han pasado ya muchas décadas, aquella incursión me sirvió para formarme, estudiar, leer, devorar manuales de análisis, una gran cantidad de información que hubiese quedado huérfana, a mí entender, sin el sustento de las enseñanzas cabalísticas, el alimento espiritual que me administaron mis padres. Más tarde he bebido de otras fuentes, las de eruditos investigadores, escritores, autores de renombre, todos me han ayudado mucho, pero nada comparable con la experiencia directa, vivida de todas aquellas personas con las que he podido interactuar, tanto en lo personal como en lo profesional. Ellos son mi inspiración, los que fomentan el conocimiento que poco a poco voy adquiriendo, algunos de ellos son también son los artífices de esta nueva sección. Desde hace cierto tiempo recibo algunas llamadas y correos animándome a volver a editar este manual.  Y manos a la obra, ha llegado el momento de hacerlo, espero estar a la altura.

Ese es mi deseo empezar una serie de reflexiones acerca del mundo de los sueños. Qué son, qué mensajes nos transmiten, incluyendo el diccionario que se publicó hace años, pero mejorado y ampliado. El propósito final es establecer un diálogo con todos aquellos que tienen inquietudes, que desean saber dónde les lleva el viaje onírico, dando cabida a una interpretación on line. Eso requiere una gran disponibilidad de tiempo y algunos medios. Como todo fluye en el continuo tiempo-espacio, me dejaré guiar y lo que tenga que ser, será. Gracias por vuestra generosidad.