II. Los Sueños, esa otra dimensión | Red Milenaria