Los Genios o Ángeles de la Cábala, ayudas en acción | Red Milenaria

Ver es creer, una afirmación que pertenece al principio empírico de la ciencia, que se basa en lo demostrable y aunque hay estados de la materia que sólo se pueden distinguir  con sofisticadas lentes, (átomos, células, etc.), nadie duda de su existencia. Es un principio en la visión 3D. Pero hay otros estados sutiles, etéricos, (4D, 5D), que percibimos intuitivamente, pero no son  reconocidos por la comunicada científica. Forman parte del imaginario colectivo, están presentes en nuestras vidas desde hace eones, representados en la iconografía, se habla de sus efectos, se sienten tan poderosamente como los rayos del sol en nuestra piel un precioso día de primavera, pero no se ven con los ojos físicos, (no falta nos hace). Y es entonces cuando podemos afirmar que sentir es creer.

Kabaleb, hace más de 35 años estudió y desarrolló el saber cabalístico, redescubriendo una antigua sabiduría encerrada en herméticos manuales que ocultaban tal cantidad de información, que se necesita toda una vida dedicada a la investigación para comprender su valor. Kabaleb nos facilitó el camino, nos simplificó las cosas y a través de sus libros nos dejó grandes tesoros en los libros que publicó y los que aun no han visto la luz, estos son, entre otros

, Los Dioses Internos1, que junto al libro de Plegarias y Exhortos de los 72 Genios de la Cábala2 , representan un estudio pormenorizado de esas entidades que llamamos Ángeles, que la física no puede demostrar, pero que la metafísica sabe de su existencia. 

 

Qué son los Genios 

Los Genios son esos viejos conocidos que se llaman Ángeles en nuestra cultura. La definición más conocida de los que es un Ángel, es que es un espíritu celestial puro creado por Dios, que tiene como propósito servir de mensajero entre Él, (Di-s), y el hombre. 

Etimológicamente la palabra ángel proviene de un traducción griega del original hebreo mal'ak םַלְאָךְ que se refiere a "la cara oculta de Dios". El término en griego es ágelos, en latín, ángelus

La angiología está presente en todas las culturas y religiones. La iconografía popular los ha representado casi siempre como seres alados regordetes o como tótems o animales míticos. Se les atribuye virtudes y dones relacionados con la formación de todo lo que existe en nuestro universo porque sus atributos se destilan de la esencia del Creador.

Para comprender quiénes son los Ángeles, (malajim) y de dónde proceden debemos referimos a la tradición cabalística, fuente de todas las enseñanzas de desarrollo espiritual. La Cábala es una vía iniciática, un sistema filosófico basado en las enseñanzas místicas judías. De esta tradición milenaria emerge los principios creadores de la historia de la humanidad, donde los Ángeles o Genios tienen un papel estelar. Los antiguos manuales nos transcriben la idea de la creación como una obra maestra en constante evolución en la que nosotros, los seres humanos, somos los principales protagonistas. Los Ángeles o Genios son mensajeros y a la vez ayudantes al servicio del Ser Supremo, (Ego Superior), y del hombre, (Ego inferior). 

Los Ángeles representan los arquetipos de las excelencias del ser humano, la sublimación de sus virtudes, y en eso consiste su tarea principal, la de insuflarnos las energías necesarias para conquistar la sapiencia. Todo lo formado en la naturaleza es el resultado de la inspiración angélica, lleva el sello de la divinidad en su esplendorosa evolución. "La vida es extraída al mismo tiempo de arriba como de abajo", (Zohar).

 

¿Pero cuando hablamos de divinidad, de qué estamos hablando?

La figura de Dios, Ha-shem, Di-s, etc., para los creyentes, judíos, católicos, musulmanes, es el planificador, el creador y el amo eterno de todas las fuerzas, la materia y la vida del cosmos, es el que ordena toda existencia y le da significado. Es un ser espiritual absoluto e ilimitado que se encuentra en todas partes y trasciende el tiempo, el espacio y la naturaleza, y todo lo sabe. Para los judíos, Dios no es un concepto imaginario, sino una realidad omnipresente. Es alguien a quien se recurre en los momentos difíciles, a quien se confía ciegamente en todo momento y en todo lugar, y no necesita intermediarios.

Pero esta es la interpretación que el dogma hace de Ha-Shem. La necesidad de ver a un amo todopoderoso difiere mucho de la idea profunda del estudio de la Cábala, que, en su autenticidad, no nos habla de un Dios exterior, sino que se refiere siempre a Elohim, (El-los-dioses), como una miríadas de energías que provienen de lo más elevado de la creación, es decir del diseño inicial de nuestra parte o chispa divina, un Principio que si bien se organiza desde una Fuente de Luz inmanente, incandescente,  se distribuye, se reparte, se condensa en todo lo creado.

La naturaleza de Dios es una esencia y función interior y exterior, porque todo es divino, es decir excelso. El pensamiento cabalístico nos transmite la idea de que todo en la naturaleza es la sublimación de un acto creativo que manifiesta su éxtasis en toda acción. 

Los hombres, hechos a imagen y semejanza de la Naturaleza, (Dios), somos el resultado de acciones, el compendio de la suma de las cualidades y también de los defectos, (asignaturas pendientes) del alma en tránsito de experimentación. Nuestra torpeza hace que este aprendizaje sea dificultoso, y como poseemos todas las cualidades inherentes a la perfección, -que es hacia nos dirigirmos-, disponemos de tendencias mediadoras que se organizan energéticamente para facilitarnos las cosas. Son lo que la tradición llama mediadores, ayudantes, mensajeros de la Divinidad, (nuestra divinidad): Los Genios o Ángeles que transitan y se reparten las funciones del Árbol de la Vida o Etz-Hayim, un organigrama, -como si se tratase de una empresa-, en la que se ubican 10 Centros o Sephiroth. Estos Centros de Vida tienen la función de organizar las experiencias en todas sus expresiones, desde lo más sutil a lo más denso, (espíritu y materia).

Son 72 Genios de 9 Coros de 8 Entidades cada uno, (5D). Son los Serafines, los Querubines, los Tronos, las Dominaciones, las Potencias, las Virtudes, Los principados, los Arcángeles y los Ángeles. Cada jerarquía tiene asignado un programa de trabajo relacionado con todas las funciones del Árbol de la Vida. Cada jerarquía tiene una función que se despliega en nuestra naturaleza y de la cual tenemos referencia en el estudio del mapa astral cabalístico, (Carta Astral).

 

Los Genios o Ángeles de la Cábala, ayudas en acción

 

Las virtudes de esta Naturaleza Divina, que es la nuestra, es lo que debemos trabajar y lo hacemos con bastantes limitaciones, dado que precisamos varias vidas para captarlas y ejercitarlas todas. Necesitamos interiorizar poco a poco, estas 72 Entidades en los 10 Sephiroth donde residen, para descubrir nuestro poder creador. Esa es la misión de los 72 Ángeles, que en la Cábala llevan el nombre de Genios.  

 

Los distintos escenarios de actuación de los Genios

Cada genio actúa en los cuatro escenarios que llamaremos Yod-He-Vav-He, para expresar que se manifiestan en 4 fases de experimentación, Yod, Fuego; He, Agua; Vav, Aire, y 2º He, Tierra, pero además hay una quintaesencia, es como la síntesis de los 4 escenarios anteriores. 

Por otra parte, cada uno de los Ángeles-Genio también tiene un domicilio en el Zodíaco, a fin de trabajar con las esencias que se desprenden de las entidades espirituales que forman los signos astrológicos y sus planetas regentes, ocupando la esfera de 5 en 5 grados (72 x 5 = 360 grados). Cada Genio se expresa en 5 tonos, (escenarios),  para facilitarnos la captación de su mensaje. El nombre de cada Genio se compone de 5 letras hebraicas y cada una representa una vibración. Esas letras cubren los 5 días-grados correspondientes a su domicilio zodiacal y también los 5 escenarios en los que el Genio actuará a lo largo del año. Vemos que todo está absolutamente organizado, solo con seguir parte de esta organización logramos acompasarnos al ritmo del universo. 

 

Los niveles-escenarios del los Genios

  • En el nivel YOD, los genios movilizan la voluntad del individuo; le instruyen acerca del objetivo de su personalidad divina o Ego Superior.
  • En el nivel HE, movilizan los sentimientos, las emociones, la interiorización de la experiencia.
  • En el nivel VAV, movilizan el pensamiento; sitúan en la mente de la persona los impulsos tendentes a la ejecución de sus propósitos.
  • En el nivel 2° HE hacen que todo lo anterior se transforme en un acto, en una anécdota, en algo concreto y palpable; inducen pues a la realización práctica de las experiencias programadas.
  • En la quintaesencia se produce una mezcla de las cuatro fases anteriores, lo cual lleva (o tendría que llevar) a una concienciación de todo lo vivido, a través de una labor de síntesis que ha de ser realizada por el interesado. En esta fase nos quedamos solos, sin la ayuda del genio y constataremos así la labor de aprovechamiento realizada en las anteriores fases.

 

Los Genios en sus domicilios

Los 72 Genios se reparten en Coros:, de su organización depende toda la distribución de las Fuerzas de la Naturaleza de las cosas:

  • 18 dominan el elemento Fuego y están al servicio del hombre en todo lo que signifique: acción, iniciativa, iluminación, designio, empresa, regeneración, transmutación, arrepentimiento.
  • 18 dominan el elemento Agua y están al servicio del hombre en todo lo que signifique: amores, sentimientos, deseos, pasiones, y en la vertiente contraria, los sentimientos opacos a la luz.
  • 18 dominan el elemento Aire y están al servicio del hombre en todo lo que signifique: lógica, estudio, solución de problemas intelectuales y todo lo que se deriva de la inteligencia práctica.
  • 18 dominan el elemento Tierra y están al servicio del hombre en todo lo que signifique: construcción material, enriquecimiento, abundancia, mantenimiento de una situación, prosperidad y todo lo que se derive de los bienes terrenales.

 

Así estos 9 Coros están al servicio de todo lo que somos, vemos, experimentamos en el cuerpo físico, emocional, mental y espiritual. Cada genio en su regencia planetaria, está a nuestra disposición cinco días por año a nivel físico, cinco días a nivel emotivo y veinte minutos diarios a nivel mental (ya que si dividimos las 24 horas del día entre los 72 genios nos dará una regencia de 20 minutos). De ahí concluimos que nada se hace sin la participación de estas energías que están de retén permanente, que expanden sus funciones a todo lo instituido y lo que está en proyecto de creación. No podemos darle a todo ello un sentido pueril, sino que la comprensión de las leyes de la física se nutre de esas leyes metafísicas que ahora los grandes investigadores de la cuántica empiezan a enumerar y también a codificar. En la Cábala se encuentra el fermento de esas leyes en todos sus registros, y los científicos que se atreven a hacer incursiones en el estudio cabalístico, llegan a conclusiones absolutamente reveladoras, (Ej: la teoría de los fractales y la geometría del universo). 

All is full, (http://www.youtube.com/watch?v=EjAoBKagWQA) 3,todo está lleno de información, (amor) y la revelación de los circuitos angélicos o aplicación de la información de cada Coro, nos acerca a la mecánica cósmica del universo, y por ende, a nuestra propia organización, (Flor de la Vida, Árbol de la Vida, fractal), desde la materia al espíritu, porque todo forma parte de un Acto Supremo de Amor. 

En tiempos de crisis-oportunidad integradora, los Ángeles están más cerca que nunca, porque si no somos capaces de ver en nuestra vida la divinidad que contiene, no seremos capaces de avanzar en el camino de una evolución constructiva. Más que nunca necesitamos creer en nosotros, en nuestros Ángeles custodios, esas tendencias puras que habitan en nuestro interior. Todo tiene sentido y cuando las fuerzas del abismo, los Ángeles caídos, se manifiesten, (sombras, bloqueos, neurosis), llamemos a estas fuerzas lumínicas que están disponibles, desde los Serafines a los Ángeles para que nos ayuden a recorrer los senderos de la estrella de 5 puntas, que es la figura formada por los 72 Genios de la Cábala, esa estrella que guió a los Magos de Oriente que acudían al nacimiento Crístico.

 Los Genios o Ángeles de la Cábala, ayudas en acción

 

El gran secreto de la estrella de cinco puntas es que cada una de sus ramas define e indica el punto de arranque del carrusel de los 72 genios. Se trata de vivir en profundidad, con la conciencia desplegada en todas direcciones, cinco veces 72 días al año, durante años, siglos, milenios. Señalemos que no existen fórmulas milagrosas que nos permitan evitar las pruebas que nos reserva este peregrinaje humano y divino a la vez. Como decía Kabaleb, no hay maestros que puedan extender diplomas de complacencia que permitan a sus discípulos salirse por la tangente y no pasar por el tamiz de la operación 72x5. Ahí está la auténtica cuadratura del círculo, la fórmula que buscaban los pitagóricos y que aun estamos tratando de dilucidar.

Daremos las claves de los Coros Angélicos en un próximo artículo.

 

_________________________________

1 Los Dioses Internos, el programa profundo de los 72 Genios de la Cábala, ETU Ediciones

2 ETU Ediciones. Libro actualmente reeditado que lleva el nombre de Los Ángeles Al Alcance De Todos, con la introducción de Soleika Llop

3 Les invito a ver este video de la cantante compositora islandesa Björk. Pertenece a Homogenic. su visión sugerente de una escena romántica entre dos robots, que me sugiere la idea del amor como única fuente de inspiración.