La Organización del Árbol de la Vida, Etz Hayim | Red Milenaria

Para que todo este recorrido se haga de una forma armoniosa, contamos con una guía principal de la que se derivan otras muchas: El Árbol de la Vida.

La Ley de la Correspondencia del Hermetismo nos dice que como arriba es abajo, abajo es arriba. Hay una relación directa y sutil entre el alma del mundo y el alma individual. Las Fuerzas que crearon nuestro mundo se asocian a la esencia de un Dios. Pero para el sistema Cabalístico esas Fuerzas que salen del Ain Sof reciben el nombre de Elohim, que significa El-Los-Dioses, reflejando unidad y pluralidad a la vez. Elohim son presencias actuantes que llenan todo el espacio dispuestas a crear la primera manifestación operativa del universo y diseñar Adam Kadmon, el hombre celestial, un prototipo, un proyecto virtual que posee los atributos, los valores que deberá tener la humanidad. Estos atributos provienen precisamente de la manifestación de Etz Hayim, el Árbol de la Vida, una creación que permite acceder al conocimiento de esos valores. Se trata de un Árbol compuesto por Cuatro Mundos:

El Árbol de la Vida, Etz Hayim

Todo ello traza un camino iniciático que nos desvela el conocimiento de la manifestación cósmica, y los secretos de la vida.

Todo está inscrito en Etz Hayim, todo se comprende con su estudio, desde los 4 elementos primordiales, el Fuego, el Agua, el Aire y la Tierra, los 12 Zodiacales, los 7 planetas con los que se originó la vida. Todo conforma un código mediante el cual comprendemos qué somos, de qué estamos hechos y cuál es nuestro propósito en la vida.

La Cábala utiliza un lenguaje simbólico porque va directo a la conciencia, no a la mente y esto es lo que define al cabalista. Aprender el valor y manejo de estas manifestaciones no es suficiente  cuando se trata de un ejercicio intelectual de erudición. De lo que se trata es de conectar con la pureza e inocencia del corazón porque es una enseñanza que nos llena de luz y opera cambios en nuestro interior,  transformando la conciencia en puro Amor.

Los Cuatro Mundos De Etz Hayim

Los Cuatro Mundos del Árbol cabalístico se reparten de la siguiente manera:

  • 0.- Fuente, Ain Sof Aur, Adam Kadmon, (Invisible)
  • 1.- Raíz: Mundo de Emanación o Atziluth
  • 2.- Árbol: Mundo de Creación o Briah
  • 3.- Rama: Mundo Formación o Yetzirah
  • 4.- Fruto: Mundo de Acción o Assiah

El Árbol de la Vida, Etz Hayim

  1. Raíz, Mundo de Atzilluth o Emanación, es el Mundo Arquetípico, donde se origina la Organización Cósmica. En este Mundo se asigna a los Diez Sephiroth diez formas de los Nombres Divinos. Son nombres metafísicos que nos sirven para evocar las esencias propias de cada uno en su máxima expresión alquímica. Antes de llevar a cabo una creación hay que proyectarla, que emane de nuestra voluntad de crear.

    Atzilluth es ese primer Mundo donde el manto de todo lo divino recubre la faz de todo lo que ES. Lo asociamos al Fuego Emanación de la Divinidad, del macro al microcosmos. Las raíces son la cabeza pensante de un árbol.

  2. Árbol: Mundo de Creación o Briah. Es el Mundo donde opera la magia más elevada, utilizando las Letras Sagradas que a su vez son números. En Briaho Beriya empieza el proyecto del diseño de la forma. Lo asociamos al orden que establece lo que será la futura forma, la creación. Podemos decir que la humanidad proviene de este Mundo, donde la interiorización de la Emanación-Voluntad se medita a sí misma. El Árbol crece, su tronco se vigoriza.

  3. Rama: Mundo Formación o Yetzirah. Diez Sephiroth conscientes actúan de forma concreta, posibilitan la activación de las esencias de cada uno de los Centros de Poder. La Emanación Divina ya se manifiesta mediante múltiples formas. Las ramas del Árbol crecen, se multiplican, se comunican, prefiguran ya la Creación tangible.

  4. Fruto: Mundo de Acción o Assiah. En Assiah, la Acción, es la materia que se encuentra con los distintos planos de manifestación de la energía, el plano astral inferior y etérico, físico. Los 10 Sephiroth no pueden ser comprendidos en un solo plano porque su naturaleza es cuádruple como 4 son los Mundos de donde proviene su vibración. Así vemos que cada Sephirah se compone de su energía más material o mundana, de Assiah, de las vibraciones del Mundo de Yetzirah, de Briah y finalmente por los aspectos de la Divinidad, ocultos tras los Velos Negativos de la Existencia de Atzilluh. El proyecto parece haber llegado a su fin, la acción es inminente. Las Emanaciones divinas se manifiestan a través de los diez chacras mundanos, de la Tierra, de los planetas, el Zodiaco, los 4 elementos unidos ya en un propósito firme de cristalización. El fruto está maduro y eclosiona.

La Construcción del Árbol de la Vida o Etz Hayim

Cualquier sistema caótico está destinado a organizarse, tal y como hemos visto en la primera manifestación de la vida. Es necesario ordenar nuestro sistema de trabajo diario igual que ordenamos nuestra tarea interior. La Cábala alquímica es la que nos permite adaptar esta ciencia del comportamiento humano a nuestra vida cotidiana para ser y vivir Cábala.

Etz Hayim, el Árbol de la Vida, compuesto de 10 esferas, los Sefiroth, religados entre sí por los Senderos, caminos, etapas de manifestación del alma humana que transita para llegar a la iluminación. Los 10 Sefiroth son Emanaciones Sagradas, son fases de conciencia objetiva, los Senderos son fases de conciencia subjetiva. Las 22 letras o Authioth se inscriben en cada uno de los 32 Senderos de Sabiduría.

El esquema del Árbol se despliega desde arriba, la Corona hasta abajo, Malkuth, la Tierra. En cada Sephirah se manifiesta un aspecto de la revelación del potencial de todo el resto del Árbol. En la semilla de un manzano se encuentra el proyecto de otro manzano y así sucesivamente. Por lo tanto cada Centro tiene una existencia pura y única en sí, pero a su vez contiene la esencia de todos los demás Centros de Vida. Los Sephiroth son considerados macrocósmicos, los senderos microcósmicos. En numerosos grabados el Árbol tiene enroscada una serpiente, “Nechustan”, que se muerde su propia cola. Es el símbolo de la iniciación y de la máxima sabiduría.

En muchos de sus capítulos referidos al Etz Hayim, El Sepher Yetsirah o Libro de la Creación dice:

Son Diez Sefiroth, no Nueve, Diez,  no Once,  Diez, no más…

Dejando claro que el esquema original define 10 Centros de Manifestación.

Los 10 Sephiroth representan 10 Emanaciones de la Divinidad, 10 Arquetipos sobre los cuales establecer una vía de conocimiento tanto del macrocosmos, como del microcosmos. El estudio del Árbol de la Vida nos permite acercarnos a esta visión idílica de la Organización Cósmica. Para entender Etz Hayim hay que situarse dentro, ser Uno con cada uno de los Atributos del Modelo, dejarnos penetrar por cada uno de sus esencias. La representación global del Árbol refleja una Unidad y una Pluralidad simultáneamente que da lugar a miríadas de potencialidades que se derivan del Atributo Principal. Cada una de las Cualidades del Sephirah tiene su polo positivo y su polo negativo, interno y externo.

El estudio del árbol Cabalístico se asimila no sólo aprendiendo los conceptos de su estructura, sino a través de la intuición. Esta es la revelación. Cada Sefirah simboliza una evolución y una actitud del hombre y de la divinidad,  un estado del Ser, pero el cabalista, si bien aprende el valor de cada una de esas manifestaciones, debe conectarse con esas energías en absoluta libertad, de manera pura e inocente para poder asimilar sin intelectualizar esa enseñanza que invade de Luz nuestra conciencia para transformarla en Amor.

Comentarios

  • Alt
    Lun, 21/11/2016 - 09:49 responder

    Los 2 arboles son incorrectos, maljut solo esta conectada mediante yesod,

    • Alt
      Lun, 21/11/2016 - 10:14 responder

      Gracias Alex por tu comentario, pero te aclaro que el Árbol de la Vida tiene 32 Senderos, que son los 32 Senderos iniciáticos de la tradición cabalística, 22 más los 10 Sephiroth que constituyen los Cineroth objetivos, por lo tanto Malkuth debe estar conectada a Yesod-Hod y Netzah, obligatoriamente. 

      Un saludo

  • Alt
    Sáb, 28/04/2018 - 17:33 responder

    Excelente página

  • Alt
    Mié, 30/05/2018 - 14:41 responder

    La presentación que se hace del árbol de la vida es errónea. Como ya se ha comentado, Maljut solo se conecta con Yesod, a través del sendero "tav", y no tiene conexión directa con Hod y Netsaj. Para mantener el número 22 en relación a los senderos, hay que trazar dos senderos en la parte superior del árbol, los que conectan Biná con Jesed, el sendero "qof", y el que conecta Jojmá con Gevurá, el sendero "zayin". Estos dos senderos, junto con el sendero vertical "dalet", que conecta Keter con Tiferet, determinan la "sefira oculta" Da´at. Esto es así en el Ciclo evolutivo actual, algo imposible de explicar con detalle aquí. Pero no lo fue en el Ciclo inmediatamente anterior, en el que, efectivamente, Maljut tenía conexión directa con Hod y Netsaj. Los dos senderos oblicuos, "qof" y "zayin", se relacionan íntimamente con el "Arco tendido en el cielo", como se dice en el Génesis, justo después del Diluvio. Ese Arco es "Keshet" (qof, shin, tav), y es la característica de esta Humanidad post-diluviana. Tal símbolo bíblico se corresponde totalmente con la voz sánscrita "Antakarana", o el punte de energía consciente que hay que tender entre la manifestación superior de la mónada humana (En-Sof, Or), exteriorizada en la tríada sefirótica superior (Keter, Jojmá, Biná) y su manifestación inferior, la tríada sefirótica inferior Hod, Netsaj, Yesod. Esa unión ha de efectuarse mediante la tríada intermedia: Gevurá, Jesed, Tiferet. Espero que tomen en cuenta esta breve reflexión. Gracias

    • Alt
      Mié, 30/05/2018 - 21:39 responder

      Tal y como se presenta el Árbol de la Vida, los Senderos, 22 objetivos y 10 subjetivos religan todos los canales del Aleph a la Tav. Los 4 Mundos, los 4 Árboles, la Escalera de Jacob,se presta a numerosas interpretaciones. Pero para mi, según mis estudios, humildemente, he estudiado y analizado el Árbol según el modelo que presento en este artículo. Si bien en su origen el Árbol estaba representado por vasijas interconectadas, se transformaron en lo que conocemos ahora con los 10 Sephiroth y los 22 Senderos manifiestos, como la representación simbólica de nuestro itinerario humano, un mapa de conciencia. Recordemos, son 10, no 9, son 9 no 11, (Sepher Yetzirah), por lo tanto Daath es el conocimiento al que se llega después de descorrer los velos. Los Cineroth a los que aludes son los sub-senderos : Biná con Jesed, Jojmá con Gevurá, como otros tantos, que al ser ocultos representan coordenadas absolutamente lógicas, pero en el aspecto tridimensional de Etz Hayim. Resulta fundamental conectar Malkuth a Hod y Yesod, ya que el Mundo de Assiah solo tiene sentido si se conecta con Olam Yetzirah en una triada con Yesod, Hod y Netzah, aportando fundamento a la capacidad de crear. Recordemos que el Árbol se recorre de Arriba a Abajo y viceversa. 

      Respecto a tu apunte de Keshet, estoy totalmente de acuerdo. Es el  Signo que aparece en el espacio nebuloso, en nuestro cielo interno después de la tempestad. Cuando nuestra Tierra Humana se oscurece, cuando las nubes cada vez más densas amenacen nuestra existencia, encontraremos el Arco Iris clarificador y ello será señal de que nuestra alma es capaz de discernir el significado y la función de las distintas fuerzas que operan en nuestra psique, y estará por lo tanto en condiciones de utilizarlas adecuadamente. (interpretación Génesis 9:13).

      Agradezco tu comentario que da para seguir intepretando este tratado de comportamiento divino y humano que es la Cábala.

      Saludos.

       

  • Alt
    Mié, 30/05/2018 - 23:04 responder

    Te agradezco también tu comentario Milena, pero insisto en algo que me parece fundamental para situar el árbol de la vida en el contexto evolutivo de la Humanidad de nuestro tiempo. Trataré de explicarme concisa y brevemente. En clave psicológica, Maljut representa la conciencia cerebral de todo ser humano, que ha de fusionarse con la conciencia de su alma espiritual, Neshamá, representada en Tiferet. Para que tal cosa ocurra ha de abrirse el sendero Maljut-Yesod-Tiferet, lo que sólo es posible cuando Hod, el aspecto intelectual del alma encarnada, o Ruaj, se equilibra con su aspecto emocional, Netsaj. Entonces Yesod, que representa cuerpo físico sutil o etérico, el aspecto inferior de Nefesh, solo recibe influencia de Tiferet a través del canal Resh. Esa condición de Yesod se asemeja al pan ácimo, sin levadura, que está preparado para recibir la "bendición" proveniente del alma espiritual (Neshamá-Tiferet), y transformarse en "pan de vida" (lejem jayim). Solo entonces el Rey (Melej) puede tomar la cruz (Tav) y empezar su Vía Crucis hasta Maljut, y ascender al "Monte de la Calavera" (Gólgota) cuya cumbre está situada en Da´at. Después de la muerte mística del alma (Kristos-Mashiaj), se asciende a otro Monte, el de los Olivos, cuya cumbre es Keter, en el que tiene lugar la iniciación de la Ascensión(¡nada que ver con las interpretaciones dogmáticas del "Cristianismo" teológico!), y "el alma que retorna" se identifica con su fuente, Or, En-Sof, trascendiendo ese "Todo-relacionado" que es el árbol sefirótico, el "Yesh Sof": Hay límite
    Si analizas las letras de la palabra Maljut, verás que con ellas se pueden formar las palabras Melej Tav, o Rey Cruz. En este Ciclo evolutivo, post-diluviano, el Rey, en su conciencia cerebral, depende únicamente del mecanismo etérico de la cabeza y del cerebro (Yesod), para que en su conciencia vigílica "nazca el Cristo", el Mashiaj de su historia, que ha de recorrer hasta la Corona-Keter, el Vía Crucis que antes he esbozado. Espero que estas reflexiones te resulten interesantes, e iluminadoras. Un saludo

  • Alt
    Mar, 05/06/2018 - 07:58 responder

    Pero le seguiremos dando el valor y lugar que se merecen los Senderos 29, (Qof): Llamado Inteligencia Corporal. Formador de todo cuerpo que es corporificado bajo todas las órbitas y su acrecentamiento. Otra traducción dice: la Inteligencia Corporal que compone todos los cuerpos en sus diversas órbitas y gobierna su crecimiento.

    y al 31, (Shin): Llamado Inteligencia Perpetua porque regula el movimiento del Sol y de la Luna según su constitución y los hace gravitar uno y otro en sus órbitas respectivas. Es también Inteligencia Interrumpida y no Perpetua.

    Según Sepher Yetzirah.

    Saludos cordiales.

Escriba un comentario