Ilustración de la cifra 2022 con fondo de números

La fecha mágica del 2022 nos propone activar la conciencia del cambio de paradigma como nunca ha sucedido hasta ahora. Escribamos nuestra historia con grandes letras de Amor y de Esperanza.

2022, un año único, de replanteamientos, decisiones y compromisos ineludibles

Por primera vez, y no volverá a suceder, el año suma una cifra única producto de tres números iguales, el -2-, símbolo de la esencia del amor destinado a elevar la conciencia del planeta. La fecha más similar y cercana será de aquí a 200 años, en el 2222. Este es pues un acontecimiento excepcionalmente relevante que vamos a tratar de describir desde una visión cabalística y muy particular, exenta de conjeturas y de vaticinios coyunturales.

El 2022 en clave cabalística.

El año 2022 se forma con tres números 2, que como explicamos en el artículo de referencia Qué son y qué nos descubren los números, es un número de altísima vibración porque en nuestro universo, desde el estudio de la Cábala, este dígito corresponde al Sephirah Hochmah, representante de la Sabiduría y del Amor en su máxima elevación, y el hogar de los Ofhanim, la Orden de los Querubines, -los guardianes de la espada flamígera-, y los que ordenaron al Zodiaco servir a los intereses de la humanidad.

El 2 vibra en lo más alto de la Columna de la Derecha del Árbol Cabalístico a una frecuencia tan superior que, para canalizarla, es necesario conectarse a esa Fuente de infinita Bondad, algo que se logra emitiendo en un canal de gran pureza de corazón y limpiando los canales de percepción de todo lo que nos rodea. Esta secuencia se repite 3 veces en el año 2022, siendo el número “3”, el dador de la forma y, en el Árbol Cabalístico, Binah, el constructor del universo, de la materia y del destino.

Asociando estas dos funciones, vemos que a la “tercera va la vencida”, es decir que se nos reclama dar forma concreta a ese universo de conciencia amorosa y de bondad, sin pretexto ni excusa alguna en su cumplimiento, como solía repetir Kabaleb cuando algo era inevitable. Es pues un año de extraordinario contenido que no va a dejarnos indiferentes. Tendremos que vivirlo como un gran reto ante los desafíos que se presentan y que van a dejar muchas huellas en nuestro itinerario humano.

El año 2022 suma “6”

La duda está en saber si podremos asumir y encajar las grandes movidas que nos esperan ante un año que suma “6”, y que se expresa en términos de fidelidad al proyecto humano, al diseño consciente de nuestro ministerio en busca de un equilibrio entre lo que pensamos, sentimos y obramos.

El 6 es el número de Tiphereth en el Árbol de la Vida; representa la conciencia de la Belleza del universo interior y es la expresión del equilibrio entre tendencias opuestas. La energía del “6” ayuda a situarse en el punto justo del camino, entre las dos Columnas del Árbol, y, desde allí opera una función primordial: decidir entre lo que está bien y lo que no lo está, entre lo verdadero y lo falso; es como un filtro que conecta cabeza, corazón y el sistema digestivo, los 3 cerebros que actúan a disposición de nuestro mundo emocional y mental, y que son los encargados de ponernos sobre aviso cuando ha sonado la alarma y tenemos que reencauzar nuestra vida.

La Numerología cabalística, nos dice que es preciso buscar el “6” cuando hay que tomar una decisión importante para esclarecer qué camino es el correcto, porque su energía moviliza el deseo de equilibrio que, en este caso, proviene de la sabiduría superior, de la vibración de los tres “2” de la fecha 2022.

El año 2022 marca un momento estelar en la existencia humana. La dualidad más fragmentada y distante que nunca nos ha llevado a un asombroso desequilibrio que nos ha afectado a todos por igual en todo el planeta, interfiriendo de forma más flagrante en nuestras funciones personales y colectivas, en la organización social y económica; en realidad se trata de una lucha que sigue escenificando las disputas anímicas entre el Fuego y el Agua, el Aire y la Tierra, entre la razón y los deseos.

El 2022 puede ser un año de resolución de conflictos si aunamos fuerzas para que las discordancias dejen de atormentarnos. El “6” como resultado de la fusión de tres “2” clama, exige transparencia y compromiso, que dejemos de confiar en organismos externos para que resuelvan nuestros problemas, y tomemos las armas de la coherencia, de la responsabilidad, de la conciencia, de la alianza, para “salvar” nuestro mundo interno, y la naturaleza que nos cobija. Las posturas polarizadas y las actitudes extremistas, en realidad, tienen los días contados. Pero hasta ahora nos han “vendido” la película de la fatalidad, han contratado actores y han elaborado un guión perverso. Seamos capaces de cerrar el paso a la trifulca, a la guerra de bandos, a la desesperación; ¿somos capaces de asumir el reto?

En pleno siglo XXI, nos seguimos preguntando cómo es posible que la vida siga atenazada, amenazada por posturas recalcitrantes y egoístas. Pero ya pasó el tiempo de las preguntas, ahora se trata de encontrar las respuestas, el tiempo apremia.

Este es un año de grandes, de enormes reformas personales y sociales, pero cuanto más proyectemos el desastre, cuando más clamemos la fatalidad, cuánto más pensemos que estamos en manos de psicópatas peligrosos que perjudican nuestros intereses; cuanto más nos fiemos de los agoreros del desastre que proveen desesperación y miedo, más alimentaremos los egrégores que los hacen posible. Nuestra lucha es crística, es ejemplarizante para que nuestra conciencia de luz se una a muchas más en el fin más positivo y hermoso: crear una nueva dimensión humana. Esto es lo que el “2” por tres veces y el 6, nos insisten en implantar.

Los actos de amor tienen que ser los protagonistas de un año tan singular y excepcional. Es en cada pequeño acto que encontraremos la motivación para seguir adelante, en la risa, en la alegría, en las demostraciones de afecto, en la toma de conciencia personal. Que las quejas dejen de ser un lamento cotidiano que va de boca en boca, llenando los oídos, las mentes y las tripas de personas que se confabulan en el desastre, en la aniquilación del contrario, movidas por el deseo de imponer su razón y su dominio.

Seamos una unidad a prueba de cismas y terremotos; no necesitamos accidentes naturales para demostrar nuestra solidaridad. Pongámonos las pilas para saber hacia dónde queremos enfocar nuestras prioridades de vida y lo que esta mágica cifra, 2022, puede despertar en nuestro fuero interno, para que el 6, el número del proyecto Humano salga a la luz con menos lastres y con más sabiduría y Amor.

Cómo calcular tu número personal

Suma todas las cifras de tu fecha de nacimiento y suma entre sí las cifras de su resultado hasta reducirlas a un solo dígito y consulta las tendencias activas durante todo el año 2022.

Por ejemplo: si has nacido el 31 de enero de 1968:

3+1+1+1+9+6+ 8 = 29 = 2+9= 11= 1+1=2

 

Influencia para todos los números para el año 2022

 

1.- Proyecta la mejor versión de ti y libérate de lastres del pasado.

Amor. Donde el corazón te lleve, este podría ser el título de tu serie favorita este año, la que protagonices tú, porque el deseo de vivir y dejar atrás el pasado, de liberarte de emociones contradictorias, pueden ser tus propósitos. Pero calcula los riesgos antes de lanzarte a nuevas aventuras, porque lo que hagas sin control te pasará factura. Este es un año de descubrimientos, de amores fugaces, de momentos de mucha pasión. Solo cuídate de los malentendidos, de no generar confusiones. Eres 1, y necesitas libertad de movimiento, pero eso no quita que mantengas un orden interior, y que hagas las cosas pensando en las posibles consecuencias. En primavera podrías descubrir el amor sin fronteras ni estrategias, tu corazón latirá fuerte; en otoño puede formalizarse una relación siempre y cuando estés disponible para tal compromiso.

Trabajo. Los cambios siempre te sientan bien y probablemente lleves tiempo pidiendo, proyectando algo diferente y, seas consciente o no, el universo está a la escucha. Podrías obtener exactamente lo que has solicitado, por lo tanto, alerta con lo que deseas. Solo sé coherente, porque para iniciar una nueva etapa tienes que despedirte de la anterior, y hacerlo con todos los honores, con clase, dando las gracias por lo que aprendiste. Alerta con las dudas de última hora, cuando estás a punto de dar el salto, no es propio de ti. Motívate para romper con el pasado de forma tranquila y elegante. Si no se trata de cambiar de trabajo, puede que tengas que cambiar de estrategia, de manera de enfocar las situaciones. Las mejores fechas para buscar una nueva aventura profesional son a partir de febrero o marzo, sentirás más aplomo, más seguridad. En septiembre, si aun no te has atrevido a dar el paso, las circunstancias lo harán por ti y no habrá vuelta atrás.

Bienestar. Sabes que tu calidad de vida depende de tus pensamientos y sentimientos, del estrés que acumulas cuando la inseguridad desarma tus defensas. En un año en que la salud se ha convertido en protagonista absoluta, más que nunca debes blindarte ante la desconfianza y animar a otras personas a que se hagan cargo de su bienestar. Adminístrate dosis extra de optimismo, de risas, no hay mejores antídotos contra el miedo a enfermar, aumentan tus endorfinas y repercute directamente en tu capacidad para disfrutar. Lo necesitarás sobre todo durante el otoño, octubre y noviembre se presentan muy activos y tienes que minimizar el desgaste anímico y físico.

Economía. Escuchar el insistente bombardeo de noticias que vaticinan el descalabro económico no te ayuda a superar la sensación de inseguridad. Recuerda que el año te pide que te despidas de actitudes que lastran no solo tu estado anímico, sino también tu economía, cuando temes perder lo que posees. Posiblemente debas reducir los gastos, vivir al día no es ninguna tragedia, siempre y cuando sepas organizarte y no dejar pagos pendientes. Piensa en que tu bienestar interior también influye en la manera en que gestionas tu dinero, tus valores. Confía en que la vida te proporciona lo necesario para superarte y comprueba después los resultados a final de otoño.

Lo que debes potenciar: tu capacidad para sobreponerte a cualquier situación en un año de gran renovación.

Lo que debes evitar: la sensación de no estar en el sitio adecuado, de no aprovechar tus recursos y pensar en la fatalidad.

2.- Ser protagonista de tu propia vida.

Amor. Este es un año de grandes decisiones, de situaciones que han llegado a su fin y que ahora debes reconsiderar. No se trata de separarse, de cambiar de afectos, sino de un cambio de actitud. Piensa en lo que te une, en que debes expresar lo que sientes sin disimulos. Tu número es el de la máxima expresión del amor y tu conciencia reclama ese compromiso. Busca la conciliación. Si mantienes desde hace un tiempo alguna clase de conflicto, urge resolverlo. En primavera puedes tener las cosas más claras, despejar muchas de tus dudas respecto a la unión con alguien que te importa mucho y que te reclama un compromiso más evidente. Si vuestra unión tiene una base sólida, volverás a enamorarte, de lo contrario, podrías tener que asumir una ruptura. Piensa que el amor siempre suma y que no es el momento de vivir a medias, o de perder el tiempo, sino de apostar por la autenticidad y la complicidad. Tú decides.

Trabajo. Las cargas, las obligaciones, el trabajo rutinario te minan la moral, te desmotiva, pero no puedes dar un portazo y salir corriendo. Es tu actitud la que debe tomar el mando y transformar el deber en placer de hacer las cosas con vocación, con ganas de aportar tu destreza, tu ingenio, tus habilidades para que las cosas funcionen. La cuestión es reinventarte, buscar la concordia con quienes pasas muchas horas compartiendo responsabilidades y hacerlo con tu mejor intención, una sonrisa a tiempo despeja el mal humor. También podrías plantearte un cambio de trabajo, o si estás ya en edad de jubilarte y ultimando los detalles, enfoca tus propósitos hacia la realización de tus objetivos a corto plazo, invierte en tus necesidades en el "aquí y ahora”, porque de lo que se trata es que te sientas feliz, no de soportar “malos rollos” por cumplir. Si has pensado en buscar otras oportunidades, a partir de abril lo tienes mucho mejor para encontrar lo que te conviene. En otoño puedes tener que asumir una tarea que, si bien concierne al ámbito laboral, toca mucho el mundo de tus emociones. Tal vez tengas que  asumir una decepción por parte de una persona en la que confiabas, sé capaz de perdonar y pasar página.

Bienestar. Los cambios de hábitos, de dietas, de manera de enfocar tu salud, están a la orden del día, pero muy especialmente durante los 4 primeros meses del año. Haz lo necesario para mejorar tu calidad de vida, recuerda que tú no tienes recambio y tengas la edad que tengas, la actividad física es conveniente para mantenerte en forma.  Si tienes que empezar un régimen, hazlo cuando la Luna está en cuarto creciente, siempre te dará mejores resultados, que si lo inicias cuando la Luna decrece, porque tu impulso pierde fuelle. Eres tú quien tiene la responsabilidad de proteger tu salud, el especialista solo puede tratar la patología cuando se instala en tu organismo, pero es mejor prevenir a tiempo. Aprovecha el invierno para ponerte las pilas y en primavera y verano, te sentirás rejuvenecer.

Economía. Valora lo que has conseguido hasta ahora, confía en tu buena estrella y ve a por más, estas son las consignas generales del año con respecto a tu seguridad económica. Comprueba que cuando te has fijado un objetivo, seguro que lo has alcanzado y sobre esta base, construye tu futuro. Este es un año de recuperación en muchos sentidos, solo queda ser paciente y es lo que más te va a costar, pero es lo que te ayudará a relanzar tu economía. Puedes argumentar que con buenas intenciones no se pagan las facturas, y ahí es donde quiero argumentarte lo contrario. Tu actitud, la energía que pones a la vida, a la proyección de tus valores, te aportan seguridad y te ayudan a creer en la abundancia y en que las oportunidades llegan. Vas a conseguir muchos más triunfos de lo que te esperas. A final de año te puedes llevar una sorpresa que te ayude a solucionar lo que te ha estado perjudicando.

Lo que debes fomentar: hacer una lista de tus prioridades, creer en tus posibilidades de expansión y lanzar a diestro y siniestro pensamientos positivos.

Lo que debes evitar: recrearte en lo que no ha funcionado; el inmovilismo o verlo todo en blanco o negro.

3.- Haz el amor y no la guerra.

Amor. El temor contamina, el amor sana procesos enquistados. Tienes faena este año porque te toca despejar las sombras que te invaden y que te hacen perder confianza y seguridad. Se trata de liquidar viejos patrones del pasado respecto a lo que te hicieron o no te dieron, lo que supuso una decepción, lo que esperabas de quien no se comportó como esperabas. Se anuncia un periodo de paz, y tu corazón lo necesita como agua de mayo, y precisamente durante la primavera puedes reconciliarte con alguien que te lastimó o encontrar a esa persona tan especial que está deseando amarte. Pero antes, limpia tus canales de percepción para ver lo mejor de quien se acerca a ti en busca de consuelo. Con un aura brillante, una energía que contagia optimismo y esperanza, solo te queda disfrutar de un año de aventura emocional que va a ilusionarte. Sí, puedes volver a enamorarte, tengas 30 u 80 años.

Trabajo. Si estás pendiente de algunos cambios de estrategias comerciales, o si llevas buscando una nueva orientación, prepárate, porque todo es posible y casi no vas a tener tiempo de asumir todo lo que vaya sucediendo. Así que, ponte las pilas y asume los retos, con ilusión, con evidentes ganas de que la vida te sorprenda para lo mejor. No escuches a los desestabilizadores profesionales, son expertos en minar la moral del personal. Céntrate en las oportunidades que se presentan porque tú estás moviendo los hilos. No dependas de terceras personas para que aprueben tus iniciativas. Libérate de conflictos ajenos, no dejes que otros te intoxiquen con sus debilidades o pensamientos negativos. En septiembre, puede surgir una buena oportunidad muy acorde con tus anhelos profesionales, algo que puede consolidarse en diciembre.

Bienestar. Te urge buscar nuevos alicientes que te permitan sentir que no solo estás al servicio de la sociedad, del trabajo, de los compromisos, sino que te quedan horas para ti, para liberarte y experimentar opciones de ocio que te relajen y te ayuden a salir de la rutina. La mejor terapia para salir de la crisis cuando sientes que las obligaciones te sobrepasan, es relativizar las situaciones, reír, bailar, divertirte, hacer deporte, salir con tus amistades. Los años no pesan, dicen, sino los kilos de preocupaciones e ideas sombrías que te metes encima. Por lo tanto, consérvate en forma gracias a un extra de vitaminas P.A.T, o sea de positivismo a tope, verás como rejuveneces como por arte de magia. A final del verano un pequeño viaje puede contribuir a que te relajes lejos de las ocupaciones cotidianas.

Economía. En marcha, con viento en popa a toda vela, o sea que alerta con los gastos y también con los abusos de confianza. La generosidad se comparte con quien realmente la está necesitando, no con quien no contribuye a preservar tu economía. Por lo tanto, evita malgastar tu energía, tus valores y tu dinero en personas o situaciones que no puedes sostener. En abril un gasto inesperado puede desbaratar tus planes de ocio, pero no es nada que vaya a desequilibrar tu presupuesto, no temas, todo se resuelve adecuadamente. A final de verano y en otoño, una propuesta de colaboración podría darte una alegría, con más oportunidades, te toca cobrar más dinero.

Lo que debes potenciar: tu capacidad para organizar las cosas de forma que todo encaje. Iluminar los momentos sombríos cuando el desánimo trata de imponerse y tú tienes que mantenerte en la luz.

Lo que debes evitar: la impaciencia; valorar, enjuiciar apresuradamente las situaciones.

4.- Busca y encuentra lo que realmente te motiva.

Amor. Eres el número que representa la alegría, la suerte, el poder de las emociones dispuestas a conquistar, ¡pues que se note este año en el que todo vuelve a arrancar, para ti para abrirte a nuevas posibilidades de acción! Debes sentir que eres tú quien lleva las riendas, y te conviene armarte de valor para generar mucha fuerza amorosa y contrarrestar las energías revueltas. La tendencia a primeros de año es de intensa actividad sísmica, y para que te mantengas en pie, para que tus relaciones personales no se resientan, afronta los cambios con la intención de ser tú quien maneja las circunstancias, y no al revés. Si hay situaciones que minan la moral, este es el año para dejar clara tu postura, para no dejarte llevar por el vaivén de un oleaje que te perjudica cuando has dejado el timón en manos de otras personas. Todo lo que sucede es parte de tu crecimiento activo, pero el ritmo, las formas, el resultado depende de ti. Libérate de dependencias emocionales que te lastran, o transfórmalas. A final de otoño el encuentro con una persona muy especial y diferente puede ser lo que necesitas para ese cambio importante que llevas tiempo proyectando. No te fíes de las apariencias, nada es como parece, sino, mucho mejor.

Trabajo. Impulsa nuevas actividades, es lo que te sugiere el año 2022, en el que debes demostrarte que no tienes límites cuando te ilusionas, cuando tienes claro lo que ya no quieres y te quitas de encima compromisos que te restan tiempo y no te reportan prácticamente nada. Fija tus objetivos, no generes más actividades de las que puedes soportar para evitar frustrarte cuando no puedes cumplir con lo pactado. Una agenda demasiado repleta de obligaciones no es funcional; piensa en la fórmula de trabajar la mitad para ganar el doble, puede que al final lo consigas. La rutina es contraproducente en tu caso porque te resta creatividad. Aunque todo cambio conlleva un riesgo, asumirlo y enfrentarte a tus miedos es un reto que debe apasionarte. De febrero a abril, la tendencia a querer mantenerte en el mismo estatus y lugar puede ganar la partida a la aventura pero, al final de la primavera, te entrarán unas irresistibles ganas de libertad, de establecerte por tu cuenta o de cambiar de aires y puede que te plantees seriamente buscar un nuevo rumbo, que bien podría concretarse en otoño. Aunque tienes muchos meses por delante para prepararte, ponte las pilas ya.

Bienestar. Tu bienestar no debería ser el tema central de este año, porque vas a encontrarte fenomenal, y precisamente por ello vas a sentir que tienes mucha energía para iniciar nuevos retos, no los demores cuando la vida te ofrece la posibilidad de conectar con tus endorfinas y darles la orden de mantenerte a pleno rendimiento, amorosamente feliz. Después de estar pendiente durante tanto tiempo de temas de enfermedad, céntrate en tu salud, en tu bienestar, siendo consciente de lo que puedes hacer por ti sin tener que esperar a que sean los medios de comunicación u otras fuentes los que custodien tu atención. Recarga tus pilas en el silencio, en la paz interior, en mantenerte alerta escuchando a tu organismo, es tu naturaleza la que dicta las normas; nadie mejor que tú conoce tu cuerpo. Mantén tus 3 cerebros en forma: mente, corazón y sistema digestivo.

Economía. Se incrementan los gastos a principios de año, hasta marzo, pero todo apunta a que las ganancias también, por lo tanto, no sufras, tu presupuesto quedará compensado. La mejoría se notará más a final de verano, posiblemente coincidiendo con un cambio de rumbo profesional; también puede que se trate de cobrar unos atrasos. Pero por encima de todo, confía en tus objetivos; cuida de tus valores y por lo tanto, de tus ganancias también, el dinero es energía y te toca involucrarte más en la confianza absoluta de que las oportunidades llegan cuando te las propones. Recuerda que no se trata de pedir, sino de agradecer lo que tienes, aunque la abundancia pueda tardar en llegar, siempre acaba recompensándote.

Lo que debes potenciar: ser tú en todo momento sin dejar que nadie te marque la agenda. Ser paciente, deshacerte de antiguos patrones y ser fiel a tus objetivos.

Lo que debes evitar: la incoherencia; que te manipulen, o engañarte con una baja autoestima.

5.- Creer en el amor incondicional.

Amor. Un año de experiencias intensas, enriquecedoras, apasionantes cuando el destino pone en tus manos objetivos que te permiten un gran crecimiento interior. El amor te pide entrega incondicional, y cuando conoces el verdadero valor de la transmutación, cuando cambias de perspectivas, cuando eres capaz de crecerte ante cualquier “peligro”, porque transformas el temor en amor, te crecen alas. Todo esto puedes experimentar de forma muy especial; tendrás la impresión de dar grandes saltos de conciencia, que las vivencias desfilan a toda prisa, aprendiendo y poniéndote a prueba. Pero de todo ello sacarás grandes enseñanzas que te ayudarán a mejorar tus relaciones personales. Aparecerán personas que pondrán a prueba tu generosidad y tu paciencia. Te dará la impresión de que te toca más dar que recibir, pero convéncete de que las recompensas llegan. En primavera, alguien de tu pasado puede irrumpir de nuevo en tu vida, será como una prueba para saber si algo quedó pendiente entre vosotros o si tienes que liquidar definitivamente esa relación. No te quepa duda que el balance del año va a ser espléndido, fructífero; sabrás dar valor a todo lo vivido, y te habrás ganado a pulso un merecido descanso.

Trabajo. Puedes sentir que las obligaciones te superan, que necesitas desconectar, pero también en este sector te toca demostrar la máxima cordialidad, y eso se traduce en aceptación de algunas tareas que suponen compromisos ineludibles que debes hacer con la mejor de tus sonrisas. Callar ante situaciones que te hierven la sangre no va a ser fácil, sobre todo cuando te parezcan injustas. Pero se trata de cambiar las cosas con mucho tiento, comprensión y evitar la ira, la agresividad, el conflicto para resolver la situación por la vía de la concordia, y en todo ello, sabrás estar a la altura, seguro. Como todo suma, sacarás muchas cosas en claro, apartarás de tu camino profesional todo lo que ya no te reporta crecimiento o satisfacciones y podrás discernir lo que es bueno para ti, de lo que no lo es. A partir de otoño, se abre una nueva etapa en tu panorama profesional y las oportunidades se multiplicarán. Proyecta, actívate, los resultados positivos no tardarán en llegar.

Bienestar. Eres responsable de tu bienestar, deja de pensar en los virus de fuera y céntrate en lo que contamina tu organismo, tus pensamientos, tus emociones, porque de ello depende tu buena salud. Cuando te desconectas de tu centro, cuando te muestras incoherente, tu organismo se queja y tu sistema nervioso y digestivo dan la voz de alarma. Tienes todo lo necesario para conseguir poner orden en tu vida y mejorar la calidad de tu salud y estás en la obligación de ponerlo en práctica. Se trata de organizarte, de ponerte pequeños retos, no quieras hacerlo todo de una vez, y si puedes empezar cualquier propósito a partir de una Luna Nueva, aún mejor, tendrás más fuerza para llevarlos a cabo. Cuida tu alimentación, da largos paseos al aire libre, respira con conciencia y otórgate más momentos de relajación, de meditación, notarás poco a poco como ceden tus resistencias y este será un año de rejuvenecimiento integral.

Economía. Tienes que experimentar ciertas mejoras, sobre todo a partir del mes de marzo, en que posiblemente te liberes de ciertas cargas y se presenten oportunidades para sacar adelante algún trato, negocio, o colaboración que te aporte un rendimiento económico favorable. La clave de este año está en tu actitud frente a tus propios valores. Cree en tu capacidad para diseñar nuevas fórmulas, nuevas estrategias que te ayudan a ser más eficiente y aprovechar mejor las opciones que la vida te presenta. Por otra parte, vas a descubrir algunos valores personales muy edificantes, será darte cuenta de que cuando estás bien generas una mayor creatividad y abundancia a tu alrededor. Te asombrará comprobar como tus proyecciones se cumplen como por arte de encanto. En primavera, un proyecto muy atractivo recompensará tu autoestima y tu bolsillo.

Lo que debes potenciar: los tesoros ocultos de tu personalidad que tienen que salir a la luz.  

Lo que debes evitar: ir en contra de tus intereses cuando haces las cosas al revés.

6.- Proyectar y crear, pasar de la teoría a la práctica.

Amor. La prioridad de este año es promover la paz, la armonía, el deseo de vivir más acorde con lo que sientes desde lo más profundo de tu corazón. Este es un año 6, y por lo tanto su energía te influencia especialmente y te sientes más partícipe de todo lo que implica: ser más consciente de tus necesidades más trascendentes y ser para los demás un factor de evolución, con ganas de compartir, de buscar aliados, sobre todo después de tantos meses de restricciones, de separaciones, de cambios que han supuesto limitaciones. Ahora la vida te indica un nuevo camino. En primavera puedes sentirte un bicho raro por no participar y en verano te esforzarás por ser más sociable. Pero el final del otoño traerá una nueva etapa de introspección. De todo ello surgirá una nueva personalidad, más amorosa y renovada, te darás cuenta de lo que es realmente importante y tu actitud acabará siendo contagiosa, tu lado zen seducirá.

Trabajo. Lo que hasta ahora te parecía normal, bien, sin problemas, aceptando las imposiciones, va a resultarte, progresivamente, molesto, fatigoso y hasta intolerable. Este año tu tendencia a la rebeldía será mayor. Por una parte, se manifestarán tus deseos de hacer las cosas con más conciencia, por otra, que sientas impotencia ante ciertos atropellos e injusticas, y toda esta agitación puede ser contraria a la actitud tan amorosa que te has propuesto afianzar en tu vida. Pero todo ello forma parte de tu reto, de tu crecimiento y puedes revindicar, pero hacerlo sin agresividad. Defiende lo que creas que es justo, pero hazlo defendiendo más la unión que la bronca. De febrero a abril sentirás más excitación y te moverás para buscar gente que piensa y actúa como tú. En otoño, si no se han resuelto algunas de las cosas por las que luchabas, será el periodo más delicado, y dar un portazo será una gran tentación. Sé prudente.

Bienestar. Vas a dar las gracias por el cambio de vida, de mentalidad, de salud que te permite entender las cosas que te han sucedido desde una perspectiva muy positiva, porque liberarte de hábitos que perjudican seriamente tu bienestar es todo un éxito. Eres una persona que ejerce una buena influencia en la gente, eres un modelo a seguir, aunque esta no sea tu intención. Por lo tanto, tienes responsabilidades frente a los más jóvenes o personas sin demasiada conciencia. Llevar una vida acorde a lo que piensas, decretas y cumples, es un todo un reto, pero este año te superas, te vas a sentir especialmente fuerte, con muchas ganas de profundizar en algunos procesos internos para responsabilizarte totalmente de quién eres y de como pretendes llevar tu existencia.

Economía. Alerta con los excesos, con descontrolar tu presupuesto, sobre todo a principios de año y hasta bien entrado el mes de marzo, porque la tendencia es que el dinero salga a espuertas. Puedes evitarlo poniendo especial atención en las cuentas y, sobre todo, mirando a quien le facilitas la vida cuando tú estás apretándote el cinturón. La generosidad bien entendida empieza por la coherencia. Simplifica algunas de tus tareas, de tus compras introduciendo pequeños cambios que te permitan llevar un mayor control de tus finanzas. En verano, una sorpresa agradable puede suponer liberarte de unos pagos, de unas cargas que resultaban un lastre no solo para tu presupuesto, sino también para tu moral. Los mejores momentos para tu economía son entre julio y noviembre. Si tienes que vender algún bien, actívalo especialmente durante este periodo.

Lo que debes potenciar: valorarte más, conectar con tu poder interior y ser una persona que da ejemplo.

Lo que debes evitar: mantener un nivel de exigencia que acabe por agotarte.

7.- Motivarte para seguir creyendo en tus objetivos.

Amor. Con el deseo de vivir como si no hubiera un mañana, tal vez debido a la impresión de no haber aprovechado al máximo las oportunidades, este año vas a querer compensar ciertos errores, recuperar afectos, sentir, más que pensar, y buscar ante todo la intensidad emocional que te haga vibrar. Todo suena muy de película, pero en ese afán, alerta con la pasión desmedida, no se trata de quemar etapas, sino de vivir disfrutando de cada instante. En marzo y abril, tus relaciones familiares necesitarán más atención, reclamarán más presencia, sobre todo si hay un conflicto latente que nadie parece querer abordar; sé tú quien da el primer paso para resolverlo, te liberarás de una pesada carga anímica. Si buscas el amor, en junio, suponiendo que hayas solucionado ciertos problemas personales, te sentirás mucho más disponible para compartir tu entusiasmo y tus esperanzas de felicidad pueden convertirse en realidad.

Trabajo. Ten claros tus objetivos, cree en que los puedes conseguir, y las facilidades se mostrarán. Es posible que debas enfrentarte a ciertas contradicciones, sofocar tus propias rebeliones internas, -esas tendencias que parecen ir en contra de tus intereses cuando te resoplan al oído: “¡alerta con el fracaso”! -. Pero también vas a tener que batallar con oposiciones externas, con personas que ponen a prueba tu valor, tu seguridad, tus motivaciones. Puedes pensar que tienes las circunstancias en contra, pero ahí está la prueba, superarte es la clave para eliminar los disidentes. Mantén una actitud fuerte, decisiva, de líder, y asume tus responsabilidades, porque sea cual sea tu labor, tienes que demostrar tu aplomo, y que tu visión realista, es positiva. En mayo o noviembre un cambio de rumbo te tentará, valora todas las posibilidades, pero sobre todo la más importante: sentir que estás en el lugar adecuado para dar lo mejor de ti.

Bienestar. Cuando la alarma suena en tu organismo es para que atiendas y tomes conciencia de que necesita un reajuste. El descontrol emocional, el estrés, comer mal, dormir pocas horas y en pésimas condiciones de sueño, son factores que afectan a tu sistema de defensas naturales. La enfermedad es el resultado de la falta de firmeza, (del latín, infirmitas), la salud es la consecuencia de recuperar tu equilibrio, así que la clave para estar en forma solo depende de ti. La mejor prevención es estar pendiente de lo que te conviene y de lo que no. Los meses más delicados son febrero, abril y mayo, periodos en los que más debes reforzar tu autoestima y evitar lo que perjudica tu bienestar. El verano y el otoño se presentan muy tranquilos, si has sabido cuidarte como te mereces.

Economía. Si has podido superar el síndrome de abstinencia respecto al temor de sufrir un colapso económico, la recuperación de tus valores va viento en popa. La necesidad de ahorro se mantiene, pero los malos momentos se disipan, y lo vas a notar más a partir de finales de marzo. La cuestión es mantener una buena relación con el dinero, tener o no tener, no es la cuestión, sino dejar de pensar que tu felicidad depende de tu cuenta bancaria.  Es cierto que con buenos pensamientos no se pagan las facturas, pero el recelo permanente bloquea tu energía y repercute en tu voluntad de salir adelante. Vive cada día como si fueses a recibir un regalo, porque al final esa proyección se hará realidad. La abundancia está a la vuelta de la esquina y debes recorrer los pasos necesarios para llegar a ella; confía en tu felicidad.

Lo que debes potenciar: convencerte de que llevas en ti el don de la fecundidad y proyectarla en tus circunstancias.

Lo que debes evitar: el desorden en cualquier ámbito; bloquearte ante un problema que crees no poder resolver.

8.- Ser consciente de tu poder para cambiar las circunstancias.

Amor. A por todas, te espera un año de grandes realizaciones personales cuando te lances a la conquista de un objetivo, y si en este caso es amoroso, nadie se va a resistir a tus encantos. Pero que todo lo que hagas tenga un denominador común: la conciencia de hacer lo que realmente debes y deseas, y unir esos dos factores no es nada fácil, pero resultan decisivos para que te decantes por la mejor opción. Prueba lo que te propongo. Cuando proyectes un objetivo, consulta tu frecuencia cardiaca te dará la solución: tómate el pulso, visualiza el propósito, acompasa los latidos de tu corazón con tu respiración, concentrate, escúchate, y obtendrás la respuesta adecuada, sabrás lo que te conviene y lo que no y evitarás tomar decisiones precipitadas. Estrena y entrena tu conciencia para evitar altibajos emocionales. Puedes reescribir el pasado, hacer que los cambios que apliques sean realmente efectivos. A final de mayo podrías celebrar una reconciliación. Recuerda que el amor siempre suma.

Trabajo. Los cambios también se aplican a tus actividades laborales, pero no de cualquier forma. Si piensas despedirte de un trabajo porque ya no puedes más, hazlo en las mejores condiciones, evita dar un portazo, porque lo que lleves contigo, perdurará, y si son malas experiencias, repercutirán en tu nueva trayectoria. Evita mantener actitudes que te perjudican, por más razón que creas tener. Es muy posible que lo que necesites sea expandirte, ejercer libremente tus ideas porque sientes que te infravaloran, que tus habilidades estás desaprovechadas. Pero en realidad, es tu actitud la que más determina los resultados. Ensancha tu horizonte primero en tu interior, sin perder de vista que lo que tienes es la opción que la vida te ha dado para que experimentes una serie de compromisos y, si los terminas con buena nota, pasas a la siguiente fase con honores. De abril a julio, alerta con el ritmo trepidante de tus actividades, dosifícate.

Bienestar. Con todas las actividades laborales, sociales y familiares que se perfilan a lo largo del año, es más que probable que necesites también periodos de reposo para asumir tantas cargas y que tu organismo no se resienta. Recuerda que tú no tienes recambio, no hagas más de lo que tu cuerpo aguante; es como saber comer o beber antes de tener hambre o sed, así evitas atragantarte. En primavera te sentirás en plena forma y pretenderás cargar con demasiados compromisos, con proyectos que te ilusionan pero que también pueden agotarte. Tus seres queridos te lo advertirán, escúchalos. El invierno se presenta activo, pero algo más relajado para que puedas tomarte días de descanso. Por otra parte, alerta con “acolcharte” demasiado cuando comes con ansiedad.

Economía. Sacarte de encima gastos superfluos es parte del guión de los primeros meses del año. Tal vez debas pensar más en vender que en comprar. Evita, reprime el clic de la compra fácil y compulsiva on line, perjudica seriamente la salud de tu cuenta bancaria. Busca soluciones, en los momentos de crisis tienes que reinventarte. Puede que tengas que cambiar tu manera de relacionarte con el dinero, valorar más lo que tienes que lo que te falta y deseas, y ese cambio de mentalidad te permitirá ahorrar más y mejor. A principios de verano una colaboración extra te permite remontar y te ayuda a ver la utilidad del ahorro, una ventaja que a final de año habrás sabido aprovechar eficazmente

Lo que debes potenciar: convencerte de que puedes solucionar los problemas en tiempo real; expresar tus opiniones con el fin de contribuir a mejorar el ambiente.

Lo que debes evitar: la falta de perspectivas; ahogarte en un vaso de agua creyendo que la vida te ha castigado.

9.-Escoger lo que te conviene y liberarte de lo que te condiciona.

Amor. Ciertas actitudes que ya no deseas y que te han condicionado, son los deberes que te has impuesto para deshacerte de patrones antiguos sobre los que has basado tus conjeturas acerca del amor y de las relaciones de pareja, y te han condicionado. Te esperan nuevas y enriquecedoras experiencias que te liberan de tendencias y dependencias destructivas. Vas a desear expresar tus sentimientos, crear nuevas alianzas, sumando afectos después de comprobar que el rencor, el miedo, las dudas han lastrado tus emociones. Son tiempos de grandes cambios y más vale que seas tú quien lleve las riendas para no dejar que sean las circunstancias las que te marquen el paso. Entras en un periodo de realizaciones realmente importantes. En primavera vas a disfrutar de nuevas amistades que te abrirán a un mundo de significados mucho más profundos.

Trabajo. Un año realmente comprometido con numerosos objetivos que tienen que salir a la luz. Pero tienes que organizarte y evitar implicarte en objetivos demasiado ambiciosos; reduce la lista de tus deseos, selecciona, no te conviene acumular proyectos porque la frustración de no poder realizarlos puede crearte una gran decepción cuando tu nivel de exigencia se excede. Prudencia, controla las situaciones. Si tienes dudas, pide ayuda, tienes cerca a quien puede ser objetivo y darte el consejo que necesitas. Eres muy eficaz, pero hay momentos en que tienes que priorizar. De febrero a julio vas a vivir a toda marcha y puedes tener que asumir alguna derrota, que con toda la energía que has consagrado a un proyecto este no salga como estaba previsto, pero al final comprobarás que la desilusión se acaba convirtiendo en alivio y te permite, al final, descartar lo que en realidad no te convenía alcanzar. Piensa en tus éxitos, no en tus fracasos.

Bienestar. Con un año tan movido en el que tienes que dar el cien por cien para estar a la altura de todos tus compromisos, los periodos de reposo tienen, también, que compensarte de tanta actividad mental y anímica. Tu bienestar no depende solo de las vacaciones que te “obligues” a tomar para desconectar, sino de como gestionas tu día a día, de la energía que tienes disponible después de dormir y comer bien. Meditar, pasear en un entorno amable, sano, sin contaminación acústica, te proporcionará esos momentos que necesitas para recuperarte. No descuides el ejercicio físico, y si bien las obligaciones te dejan poco tiempo este año, busca y encuentra la manera de mantener el equilibrio mente-cuerpo. Tu buena salud depende de la gestión que hagas de todos tus procesos vitales. Los periodos más intensos serán de marzo a septiembre.

Economía. Si te has comprometido con gastos que superan tus previsiones, estás a tiempo de rectificar. En primavera llegan oportunidades de ganar más, sobre todo si eres tú de quien depende tu gestión financiera, porque todo indica que recibes una inyección de dinero gracias al incremento de pedidos o de clientes. Por otra parte, si tienes que pedir alguna clase de subvención o ayuda, todo indica que pueden concedértelas. Pero no olvides cuidar de tus valores personales, de tu calidad de vida, de compartir tus éxitos con quien se merece más atenciones, no todo es cuestión de dinero, sino más bien de energía. En mayo un regalo inesperado va a sorprenderte, lo disfrutarás más si cabe porque sabrás que llega en el momento más oportuno.

Lo que debes potenciar: tu capacidad de llegar donde te has propuesto, con una voluntad que te permite encontrar lo que buscas.

Lo que debes evitar: decir “sí”, cuando en realidad quieres afirmar lo contrario; seguir con las mismas actitudes cuando sabes que van a generar los mismos resultados.