Numerología 2018, un año para la esperanza | Red Milenaria
Alt

Anuario Numerológico: Descubre las influencias de los estados de conciencia numerológicos en tus circunstancias.

Haz una lista de tus mejores deseos, (¡qué sean realizables, no te pases con la carta a los Reyes Magos o las peticiones a tu ángel de la guarda!). Cree en ello y crea tu realidad más esperanzadora y amorosa para que el año que suma 11, -número maestro pero que en Numerología Cabalística se reduce al 2-, sea tu guía. El 2 expresa la dualidad, las polaridades femeninas y masculinas; la necesidad de buscar el equilibrio interior y exterior y de expresarlo en el medio en el que te mueves. Que la esperanza, la confianza, la creatividad y el amor sean tus principales alicientes y lo que te permita conformar tu mejor opción de vida. ¡Compórtate como un Maestr@ y que se note!

El año 2018 pone punto y final a una etapa de transición entre la materia y el espíritu, el año 2017 (2+0+1+7=10= 1). Somos muy atrevidos, avanzados para todo lo que respecta el manejo de la materia, pero torpes aún para todo lo que se refiere a los entresijos del espíritu. Pero se nos “exige” ya estar más atentos a la luz que teje las circunstancias, para ser capaces de analizar las sincronicidades, dar una sentido a las anécdotas que vivimos diariamente, ser más conscientes de lo que estamos haciendo. Este es un año que termina en “8”, símbolo de una comunicación que va desde arriba hasta abajo y que nos invita a trabajar la verdad, la autenticidad en el ámbito de las relaciones humanas, entre el hombre y la mujer y en el crecimiento espiritual. Es absurdo pensar que nuestros actos no tienen consecuencias. Se nos insta a poner conciencia a las palabras para que estas sean lo más amorosas posible, ya que el “2” es el número de Hochmah en el Árbol Cabalístico.

Deberemos resolver conflictos, unificar criterios, aunar esfuerzos para que el mundo sea un lugar más diáfano y más comprensible. Tenemos que esforzarnos en evitar las controversias, no complicar las cosas con reproches, tender puentes de comunicación sin estar pendiente de lo que nos hicieron y que parece que no podemos perdonar. ¡Es un año Crístico por excelencia!

Debemos hacer del mundo un lugar mejor, y si nos aplicamos estas consignas también ayudaremos a los demás a que se pongan las pilas y contribuyan a que esas mejoras acaben por tocar tierra, se cristalicen.

Descubre lo que la Numerología puede hacer por ti!

Calcula tu número personal con las instrucciones en el bloque de la derecha titulado "Calcula tu número personal" y también siguiendo este enlace.

Consulta las tendencias de este año 2018 leyendo las influencias numerológicas

1.- Esfuérzate, practica la constancia

Sentimentalmente: si te ves en la tesitura de vivir circunstancias que pueden parecerte incomprensibles, situaciones que se presentan y que debes encajar con cierta impotencia, y con la impresión de que no puedes hacer nada para cambiarlas, no sufras, es una prueba más para que te empoderes. ¡Lo más probable es que pienses que el mundo se ha vuelto loco!, y aunque no te falte razón, lo mejor es que hagas gala de un humor, (negro a veces), que te lleve a relativizarlo todo. Si bien debes prepararte a vivir algunas movidas sentimentales, lejos de desestabilizarte, van a suponer un gran crecimiento, y al final acabarán mejorando tus relaciones personales. Es importante que apuestes por el amor, por muy inverosímil que te parezcan las situaciones, todo acabará teniendo sentido, y te alegrarás de los cambios que hayas provocado; porque seamos claros: tú eres guionista, director, protagonista de la película de tu vida y cuanto antes sepas manejar tus circunstancias, más podrás cambiar sobre la marcha, las escenas que no te convengan.

Profesionalmente: estás en un excelente momento, tu número es el más emprendedor, aunque no es continuista, pero este año vas a empeñarte en terminar unas cuantas cosas. Vas a tener muchas ocasiones para sentirte ¡number one!, en un año repleto de oportunidades. Habrá momentos en los que te apetecerá dar algún portazo e irte a las antípodas, pero volverás a confiar en la vida y la constancia, ¡sí, como lo oyes!, la tenacidad será la clave. Vas a conseguir algunos éxitos sonados. Posiblemente el precio sea una restricción de tu libertad, no va a caber el individualismo, pero antes del verano habrás resuelto muchas cuestiones y de cara al otoño todo estará funcionando con mucha eficacia.

Bienestar: Lo importante es comprender y conocer tu organismo para minimizar cualquier achaque. El estrés te pasará factura, a menos que sepas mitigar tu energía y dosificarla. Ya estás sobre aviso, no te limites a vivir yendo al límite y sufriendo pudiendo vivir disfrutando de tu salud. Ocúpate de mejorar tu calidad de vida. Por otra parte, alguien cercano se ocupará de ti más que de costumbre, acéptalo, forma parte del guión.

Finanzas: la paciencia es la virtud que te permitirá encajar la espera de lo que tiene que llegarte, de lo que tienes que cobrar, del premio que te corresponde. Alerta ante ciertas actitudes, habrá quien esté poco dispuesto a respetar los acuerdos firmados. Este es un año de mucho movimiento en tus cuentas y vas a tener que estar muy pendiente de todo. Es probable que tengas que hacer frente a unos gastos importantes, pero alégrate, si se han generado es que vas a poder sufragarlos. Ante todo, muéstrate optimista y no pierdas el humor, te ayudará a sacarte de encima más de un lastre.

2.- Sé protagonista de tu propia vida

Sentimentalmente: se perfilan cambios importantes en tu panorama sentimental. Puedes descubrir tu alma gemela, como también poner punto y final a una relación que no está funcionando desde hace tiempo; buscar la soledad, con el único deseo de estar lejos del punto en el que te encuentras ahora mismo, y todo porque quieres volver a sentirte bien con tu vida. Marcharte no es la solución, porque puedes volver a empezar tu nueva vida desde cualquier punto, es desde el interior de donde se empiezan los cambios. También es posible que tu relación actual cambie, se transforme y que podáis restablecer un punto y seguido desde una nueva perspectiva. La transformación es la clave. Sea lo que sea, es un año de renovación y de revelación. Puede que no sea tan sencillo realizar ciertos cambios, pero debes perder el miedo. La confianza en ti, en ser “tú”, es la clave.

Profesionalmente: con casi, casi la total la seguridad de que todo va a funcionar si te persuades de lo que eres capaz de hacer por ti, contagiarás este convencimiento a tu alrededor y el ambiente laboral mejorará. Los cambios previstos pueden no llegar cuando los esperas, pero las situaciones imprevistas te sorprenderán gratamente y las recibirás con entusiasmo. Vas a salir reforzad@ de cualquier situación. Si te motivas, se notará y sabrás aprovechar las oportunidades y demostrar que todo va bien. Tu actitud ante los desafíos es la clave, autoafirmación ante todo.

Bienestar: los periodos de agitación interior, de ansiedad a causa de las decisiones importantes que debes tomar este año, pueden afectarte, sobre todo a principios de primavera. Confía, después de la tormenta llega la calma y te liberas. Lo más importante es que evites cualquier tipo de somatización durante los meses de invierno. Cuida especialmente de tus lumbares, de tus riñones y de tus bronquios. Pero no te preocupes, no hay nada que te altere la salud si sabes cuidar de ti. Aprende cómo mejorar tu calidad de vida dependiendo de la estación del año en la que te encuentres. Respeta los tiempos.

Finanzas: presta atención a tus obligaciones, pero también a tus derechos y reclama lo que te pertenece, lo que es justo, lo que te has ganado gracias a tus esfuerzos. Tienes razón y se va a demostrar. Pero hagas lo que hagas, utiliza la diplomacia, resuelve las cosas por las buenas, con amor y buen juicio; tienes talento para salirte con la tuya. Recuerda que también te reclamarán algunos pagos, no dejes de liquidar multas o facturas pendientes, si las tienes. Una ayuda providencial, posiblemente por parte de una familiar, te solucionará las cosas en el momento más oportuno y no será una deuda, sino una donación.

3.-Sanar heridas del pasado

Sentimentalmente: hay un elixir que lo cura todo, y es el amor a grandes dosis. Después de un desengaño, es el mejor antídoto para transmutar el dolor de tu psique y de tu corazón. Más que nunca, desea volver a enamorarte; opta por la ternura y la compasión en vez del rencor, y perdona de verdad para liberarte de cualquier tendencia sombría que te perturba y te perjudica no solo emocionalmente, sino también físicamente. No acabes el día quejándote de tu suerte, ponle más humor a tu vida y todo lo que ahora te parece horrible se esfumará. Solo sanando tus heridas y abriéndote a nuevas experiencias conseguirás encontrar el equilibrio interior. Libérate de prejuicios y de sentimientos negativos y de aquí a un par o tres de meses, si te has librado del pasado, volverás a sentir que todo se renueva y el amor que proyectas se convertirá en una posibilidad real.

Profesionalmente: la crisis no te afectará si aprovechas todas las oportunidades para crecerte ante los retos, si te reinventas y en vez de apuntarte a la tesis de los malos augurios, apuestas por los cambios necesarios y favorables que te permiten salvar situaciones laborales que amenazan con descontrolarse. Evita la pérdida de tiempo pensando que otros tiempos fueron mejores; que nada te distraiga y céntrate en los objetivos que sí puedes realizar, las utopías no son para ti en estos momentos. Van a llegarte propuestas, pero si no las encuentras ni demasiado jugosas, ni interesantes o les pones pegas, el boicot te pasará factura y cuando te des cuenta, la oportunidad habrá pasado de largo. No midas la rentabilidad en términos exclusivamente económicos, aprender también es importante. Unos cuantos cambios de hábitos respecto a tu manera de estructurar tus tareas puede ayudarte a liberarte de compromisos poco rentables.

Bienestar: si tienes la sartén por el mango, si eres tú quien manda en tus circunstancias y sabes cuándo remar y cuándo parar, no habrá ningún problema. Ten en cuenta que no tienes recambio y eres lo más importante. Tómate en serio mejorar tu calidad de vida, hacer más y mejor por tu salud, y para vivir de forma más sana y feliz. Analiza tus conflictos, si los hay, y saca partido a las crisis, sobre todo emocionales, y todo fluirá armoniosamente, esa actitud repercutirá beneficiosamente en tu organismo. Si tienes que empezar una dieta depurativa o un cambio de hábitos alimenticios, hazlo cuando las temperaturas se estabilicen, nada de frío o calor extremo, no te funcionará.

Finanzas: puedes permitirte algún capricho este año, pero recuerda que controlar los gastos no debe ser algo circunstancial, sino una prevención automática y muy sana para tener las cuentas al día y que te sobre un poquito. Se impone un ahorro moderado, en definitiva: ¡no derroches! Si eres de esas personas que sufres por el dinero, la tendencia a obsesionarte y creer que no llegas a fin de mes te esclavizará. Proyecta abundancia y comprueba que cuando alejas los temores y vives en la confianza, las cuentas salen. Cambia de registro y los beneficios de una proyección positiva te sorprenderán.

4.- Escucha tu corazón, pero confía en tu intuición

Sentimentalmente: debatiéndote entre la razón y el corazón, escoger lo que más te conviene no va a ser nada fácil, sino una tarea que va a ocupar buena parte del invierno y de la primavera. Lo más importante es que pienses, analices, medites mucho antes de tomar una decisión, porque actuar sin el convencimiento de que estás haciendo lo correcto te llevará a la incertidumbre permanente. En realidad, posiblemente lo que más te apetezca sea dejarte llevar y amar sin rendir cuentas a nadie, pero esta actitud es la contraria a lo que la vida te pide en este año. Vas a madurar mucho, porque como nadie va a decidir por ti, no tendrás más remedio que enfrentarte a tus dudas o reticencias, escuchar tu corazón pero contando con la razón, para que la intuición te vaya dando la solución. Presta atención a los mensajes y a las sincronicidades, vas a poder ver las cosas desde una óptica bien diferente si te fijas en la información que el universo pretende ofrecerte. En otoño la posibilidad de una relación estable te abre nuevas perspectivas, también deberás decidir si te atreves o no a vivirla.

Profesionalmente: con viento en popa y a toda vela, nada de zozobra, de dudas, de temores a no cumplir, lo que toca este año es tener en marcha proyectos y generar ilusión. Vas a tener muchos frentes abiertos, asuntos por resolver, fuegos por apagar, y muchas actividades que pueden suponer un incremento de responsabilidades, y por lo tanto, más desgaste energético. Si te planteas cambiar de trabajo, que no sea porque estás mal, sino porque quieres ascender, de lo contrario, allá donde vayas, si no has resuelto el conflicto, se volverá a presentar. Empieza pues por mejorar las relaciones profesionales, crear un buen ambiente. Necesitas trabajar en paz, sin tensiones, haz lo necesario para lograrlo.

Bienestar: si no te pones un horario, y te organizas adecuadamente para no agotarte con jornadas maratonianas, las circunstancias te llevarán a un periodo obligado de descanso para recobrar fuerzas. No puedes llevar tu cuerpo al límite. La falta de control sobre la distribución de tu tiempo va a ser tu talón de Aquiles este año. Dependiendo de tu edad, necesitas más o menos horas para volver a ponerte en forma, dale a tu organismo el descanso que necesita y acostúmbrate a parar unos minutos cada dos horas de actividades para desconectar unos instantes, sobre todo cuando sientas que la presión social, ambiental, profesional e incluso familiar te lleva contra las cuerdas. Si quieres evitar somatizar tus estados anímicos, no vivas contradictoriamente. Cuida tu espalda, las contracturas musculares, las alergias y los excesos de cualquier tipo.

Finanzas: después de las dificultades te toca remontar, pero necesitas ayuda, porque si te haces cargo de una economía familiar, todos tienen que ser conscientes de la necesidad del ahorro. No tiene porque faltarte el dinero, simplemente se trata de renunciar a los gastos superfluos y centrarte en lo prioritario; deja los caprichos para ocasiones puntuales. Se trata de organizar mejor tu presupuesto, de llevar una relación más sana y fluida con el dinero. Utiliza más la cabeza y menos tu tarjeta de crédito cuando te vayas de compras. Si sigues al pie de la letra estas pequeñas recomendaciones evitarás vivir por encima de tus posibilidades y tus cuentas se sanearán. 

5.- Siembra amor y recogerás ilusiones.

Sentimentalmente: es un año intenso, repleto de situaciones emocionales que te enfrentan a tus pasiones y a tus temores. Puedes vivir con plenitud el amor sin que el miedo a perder arruine tus expectativas. Las claves son: amar sin condiciones, ni poseer, ni retener. Tus relaciones personales te ponen a prueba, son el escenario en el que debes crecerte. Obsérvate, analízate, aprende a interpretar las situaciones. Si vives sin conciencia de lo que la vida te está enseñando probablemente no entiendas muchas de las cosas que van a suceder. La armonía, la felicidad no te la dan los demás, te las tienes que ganar a pulso. Si te provocan, reacciona para bien, para cambiar y canalizar adecuadamente tus sentimientos. Si proyectas amor, comprensión y diálogo de corazón a corazón vas a sentir que todo encaja y ese enfoque te permitirá construir o cimentar una unión auténtica y satisfactoria.

Profesionalmente: vivir situaciones que no controlas y amoldarte, es el reto de este año. La diplomacia va a ser una excelente opción a la hora de argumentar; ceder no es rendirse, es dejar que tu interlocutor pueda darte alguna lección útil. Empezando el año así, lo que le sigue va a ser cuesta abajo. Recogerás los frutos de una actitud cooperante, generosa y conciliadora. No vas a renunciar a tus objetivos, ni a tu forma de ser, ni a tus ideales, simplemente serás capaz de trabajar en equipo, escuchar, aprender sin sentir que hieren tu orgullo. A cambio te encontrarás personas sabias, maestras que te pasarán el testigo y sabrás salir triunfante de la experiencia y con matrícula de honor. Disfruta de tus éxitos y valora el esfuerzo superadas las situaciones tensas que te habrán puesto a prueba.

Bienestar: vas a entender muchas cosas este año, sobre todo cómo funciona tu organismo para no saturarlo, estresarlo, ni descuidarlo. Si a todo ello has llegado por convencimiento propio, perfecto; si has llegado a esas conclusiones después de sufrir algún achaque, lección aprendida y ¡que no se vuelva a repetir! Interésate por comprender los mecanismos que permiten a tu organismo funcionar adecuadamente, porque es posible que descubras cosas muy interesantes acerca de cómo puedes aprovechar adecuadamente tus reservas energéticas. Eres responsable de tu salud, ¡y lo sabes! Saca tiempo de donde sea para estar en buena forma física, emocional, mental y espiritualmente, y notarás los beneficios. (Y si quieres saber más, siempre puedes apuntarte a nuestro Curso online de Cábala: El Árbol de la Vida y el Cuerpo Humano, donde te explicaremos muchas claves para estar en perfecta sintonía cuerpo-mente),

Finanzas: aunque va a ser un año de excelentes resultados económicos, sigue con tu plan de ahorro, la previsión y la prudencia son las claves. El mejor lema para este año sería: ¡ganar más trabajando menos!, y no es imposible que encuentres la fórmula para que esforzándote la mitad llegues a ganar el doble. Se trata de sacar más partido a tus recursos, a tu potencial; organizarte para tener más tiempo para pensar, diseñar nuevas estrategias y también disfrutar del bienestar que te proporcionan tus ganancias. Que no te dé la impresión de vivir atropelladamente y sin horas para gozar de las cosas buenas de la vida.

6.- Confía, te espera una etapa de buenos resultados

Sentimentalmente: responde a estas preguntas, defínete: ¿quieres seguir en pareja, o encontrar la adecuada, sí o no? La respuesta es concluyente, porque va a ser fácil que tus anhelos se conviertan en realidad y que lo que pidas se te cumpla. La clave es la sinceridad, la claridad en tus planteamientos, las dudas te bloquean. Compartir tu vida implica renunciar a ciertas cosas para ceder terreno a tu “otro yo”, las relaciones se basan en los pactos. Si compartes tu libertad te será fácil establecer una relación duradera. También puedes optar por la fórmula “live apart”, o sea el ¡“cada cual en su casa y Dios en la de todos, de toda la vida! Lo importante es que no desees compañía por no estar sol@, porque a la larga no funcionará. No puedes convertirte en un inválid@ emocional. La primavera se presenta revuelta, el verano intenso y prometedor, el otoño de cambios y proyecciones muy interesantes.

Profesionalmente: un año repleto de sorpresas, unas más risueñas que otras, pero si lanzas tus peticiones al viento sin tene realmente en cuenta lo que pides, no puedes quejarte del resultado. Es como una amiga que pidió pasar mil y una noches con su amado, y la pusieron en el turno de noche donde trabajaba él… y ciertamente, ¡se cumplió su deseo! Si sabes lo que quieres y has hecho méritos para obtenerlo, no te quepa duda de que las recompensas llegarán. Enfoca tu objetivo y no pierdas tiempo en asuntos que no te ayudan a obtenerlo. Si deseas cambiar de ocupación, ves a por ello, no te hagas boicot manifestando algo y pensando acto seguido que no vas a lograrlo. La claves son: la coherencia y que no te entre el pánico en los momentos de incertidumbre; refuerza tu autoestima y ten la seguridad que lo que la vida te reserva no es más que lo que puedes asumir y sacar con buena nota.

Bienestar: la coherencia también es la base para que tu estabilidad anímica te permita estar bien, ser feliz, con buenas expectativas. Podrías proponerte limpiar tu organismo de toxinas, (consulta a un especialista); mantener una dieta más saludable y dejar algunos hábitos perniciosos. Pero debes ser constante y mantener una regularidad, de lo contrario los altibajos pueden ser muy molestos. Imagina que sometes a tu organismo a una depuración y que de repente vuelves a atiborrarlo de toxicidad, ¡se va a quejar amargamente! Cuida de tu sistema respiratorio, bebe más agua y mantén tu nivel de autoestima muy alto.

Finanzas: solucionar los desmanes y poner firmes a la tropa que gasta a diestro y siniestro, es parte de tu tarea este año en este ámbito. No sufrirás ningún descalabro si tienes a raya ciertos gastos y conciencias a tu familia de la necesidad de controlar más el consumo. Alerta con los chollos de última hora y por Internet, y con el pago de facturas atrasadas, los recargos te pueden poner de muy mal humor. La tendencia al despiste está presente, sobre todo durante los meses de verano. Un máximo de previsión es la clave que te permite superar cualquier bache, ponlo en práctica.

7.- Suéltate, libérate, deja salir tu auténtico potencial

Sentimentalmente: un año colmado de experiencias amorosas increíbles, de encuentros maravillosos; amistades que te enriquecen y con las que te comunicas de una forma muy especial. Todo esto y más puede ocurrirte si eres capaz de liberarte del estancamiento, si inviertes tiempo y energía en buscar nuevos alicientes en vez de anquilosarte, negarte a salir de tu franja de comodidad. Sé consciente de que cada momento es una oportunidad única de vivir, de disfrutar sin temor al fracaso. Hoy es lo que cuenta. Vive con el corazón bien abierto y dispuesto a la aventura; da sin esperar nada a cambio y todo te llegará de forma sorprendente. A la que te aferres, las cosas se escaparán de tu control. La consigna es amar incondicionalmente siempre, pero este año más que nunca si deseas dejar atrás sentimientos turbulentos y apostar por construir tu propia felicidad.

Profesionalmente: resuelves tu situación laboral, todo mejora si superas tu sensación de fracaso o de no haber podido llegar a cumplir con tu objetivo. Recuerda que las crisis son auténticas oportunidades, pero aunque lo repitamos mil veces, hay quien todavía no se lo cree. Si eres una de estas personas, la vida te pondrá a prueba; en cambio si lo tienes claro, tu capacidad para motivarte te va a dar alas. El derrotismo no va contigo, por lo tanto debes tener la plena seguridad de que te superas. Tu consigna es la fuerza de voluntad en acción. Imagina lo que eres capaz de hacer y ves a por ello. Pisa fuerte en otoño, te espera algún cambio muy interesante.

Bienestar: vas a desear tanto estar en forma, que vas a hacer todo lo posible para mantener una buena salud física y mental. Tomando conciencia de tus bloqueos, es más fácil saber cómo enfocar lo que te quita vitalidad, lo que te conviene y lo que no, tanto si se trata de sustancias, de alimentos, como de pensamientos y sentimientos tóxicos. Tienes suerte, hay gente cerca dispuesta a aconsejarte y con quienes puedes ponerte en forma, con buena moral y un cuerpo flexible. Te van a ayudar a eliminar todo lo que no te conviene.

Finanzas: convéncete de que el dinero te alcanza para todo, que incluso te va a sobrar; que llegas a final de mes sin estrés y que este año va a ser mucho mejor que el anterior. Permítete alguna licencia, un capricho que te ilusiona, ya sabrás tú poner el límite. Créetelo, porque la suerte está más de tu parte esta vez, y te va a favorecer. Valora sobre todo lo que no tiene precio: el bienestar que te proporciona la confianza de pensar que todo se te va a dar al ritmo en que lo necesitas para el bien de tu evolución personal. Estás protegid@ y ¡tú lo sabes!

8.- Asume tus compromisos y reconoce tus méritos.

Sentimentalmente: un año de mucha movida y compromisos, que si bien te has buscado, pueden llegar a saturarte. Entre tu familia, tu pareja, tus amistades, posiblemente te falten horas para cumplir con todo el mundo de manera satisfactoria. Recuerda que lo primero es estar bien tú, (te lo recordaremos en el capítulo del bienestar), tratando de ser consecuente con tus intenciones, con tus actos, con lo que deseas y eres capaz de llevar a cabo. Habrá momentos, sobre todo durante la primavera, en que pensarás que el amor te está fallando cuando tú haces todo lo posible para que funcione. Tal vez tengas que darte cuenta que lo que falla es la manera en que enfocas las relaciones, poniendo demasiadas expectativas en los demás. Para llevarlo todo a cuestas sin que te rompas, deja de quejarte de cómo te trata la vida, enfréntate a lo que tienes que resolver, sin esperar a que sean otros los que muevan ficha, y pasa de la teoría a la práctica.

Profesionalmente: ser un “reparalotodo” es la consigna. Lo que creías estancado, sin solución o con pocas garantías, se mueve, estalla y se resuelve. Pero todo esto no va a pasar de repente, sino que necesita su tiempo de cocción. Sé paciente, disciplínate, colabora, y al final verás que tus esfuerzos son recompensados. Tampoco asumas tareas que no te pertenecen, puedes ayudar pero no hacer de “escolta”. No se trata de servilismo, sino de hacer lo necesario para contribuir a solventar una situación inestable. En primavera un cambio te ayudará a ver las cosas más claras. Recuerda que tu actitud es decisiva para que los cambios sean para mejor. Piensa y actúa positivamente.

Bienestar: método y disciplina te mantendrán en forma, con las energías cargadas y muchas ganas de hacer lo que sea para estar bien. Tu necesidad de estar un poco en todas partes y asumir el control de situaciones caóticas no puede llevarte al agotamiento. Para salvar a uno que se ahoga tienes que saber nadar tú, de lo contrario los dos os iréis a pique. Es una regla de oro que se sabe, pero que no siempre se asume. Cumple con los rituales diarios de una buena atención nutricional, de respetar las horas de sueño, de eliminar lo que te genera estrés y la buena marcha de tu organismo y de tu salud se notará. Si este plan te parece aburrido, siempre puedes saltarte las normas, y hacer las cosas sin orden, solo tú cargarás con las consecuencias. Tú decides.

Finanzas: empiezas el año con buen pie, no tropieces echando mal las cuentas, gastando más de lo que puedes y todo para quedar bien con unos y otros, o para aparentar un ritmo de vida que no puedes permitirte. Siempre puedes tener gustos caros, pero si son los deseos los que se imponen, comprarás lo que en realidad tampoco necesitas. Piensa bien antes de llevarte la mano a la cartera y valora lo que son los gastos imprescindibles de los que no lo son, y actúa en consecuencia. Alerta a final del invierno y principios de primavera, aunque a final del verano te recuperarás, en otoño pueden volver a saltar las alarmas para que comprendas por qué vives altibajos económicos, a menos que hayas tomado conciencia, hayas pagado tus deudas y aprendas que la seguridad depende más de tu actitud interior que te tu cuenta corriente.

9.- La constancia tiene premio

Sentimentalmente: quien la sigue, la consigue, es la clave del año, que aunque valga para cualquiera, está muy presente en tu vida este año. Si se trata de buscar y encontrar la persona con quien compartir tus inquietudes, si te empeñas, lo conseguirás. Si has vivido una separación incierta, finaliza el periodo de reflexión y tomas una decisión definitiva. Lo tienes todo a favor para que los planes salgan bien, para que sientas que te mereces un buena oportunidad para encontrar el amor sin costuras, sin condiciones. Si tienes pareja, la pasión puede volver a encenderse. Si quieres hijos, te será fácil encargarlos. Es un año de muchos resultados. Ama y te amarán.

Profesionalmente: un principio de año un poco apretado, agobiado incluso por tantas sugerencias, peticiones, compromisos de los cuales la mitad no te interesan lo más mínimo. Porque este año, aunque seas muy social, te apetecerá más estar a solas con tus más íntimos con tus queridos colaboradores en “petit comité”, o sea fomentando más la relación “minimalista”. Pero lo cierto es que no te lo van a poner muy fácil. ¡Cuidado! que amenazan con invadirte con el descontrol si no atiendes todas las peticiones. O sea que las ganas de escaparte, de emigrar sin avisar y en compañía de quien te apetezca, puede ser una magnífica opción si quieres evitar más de un follón. Organiza tu calendario, busca soluciones, habla con quien sea para llegar a un acuerdo, no puedes hipotecar tu vida personal en pro de tu agenda laboral.

Bienestar: librarte del acoso de los que te enredan va a suponer una carrera de obstáculos a lo largo de todo el año. Tú te has metido en este embrollo y a ti te corresponde salir de él y que la ambición no se lleve por delante tu calidad de vida. Alerta con la ansiedad, sobre todo en primavera y otoño. Valora y compara el tiempo que dedicas a tu vida laboral, a tus necesidades y a tu familia, a ver quién se lleva la mejor o peor parte, según se mire. A todo ello, si tú no estás en plena forma, es difícil que la salud emocional de tus relaciones personales o de tus proyectos esté en perfectas condiciones, medítalo. Lo ideal sería disponer de unos días de vacaciones a principios de primavera para desconectar y relajarte.

Finanzas: puedes tener que afrontar y solucionar un asunto familiar relacionado con una herencia, con valores, cuentas, facturas que te llevarán de cabeza. Piensa en tu tranquilidad antes que en el dinero, si hay cosas que puedes resolver cediendo, liquida problemas, no lo dudes, te liberarás. Puedes disponer de más dinero, tener ganas de invertir y si es una buena ocasión, estudia la cuestión, consulta a un especialista, pero sobre todo no temas, no pierdes. El dinero te proporciona los medios para sobrevivir, para comprar seguridad material, pero eres tú quien controla tu relación con la materia, no al revés.