III. Técnicas | Red Milenaria

La técnica de la concentración inductiva

La concentración es un método que nos permite adentrarnos en el profundo universo mental, educando y guiando nuestra atención hacia aquellos aspectos prácticos y útiles que generarán bienestar en nuestra vida. Para concentrarnos es preciso buscar el momento en que podemos estar tranquilos, desconectados del bullicio exterior, y aquí la relajación juega un papel esencial en todo el proceso. Sin paz no es posible adentrarnos en ese estado de concentración y comunicarnos con nuestro ser interno. Se trata de una percepción extrasensorial, todos la tenemos pero no la desarrollamos.

La intuición, ver más allá de lo evidente, conocer lo que está oculto y poseer capacidad de anticipación a los hechos y personas son herramientas muy útiles que podemos potenciar con la concentración inductiva. Para ello bastará con dedicarse unos minutos cada día y a la misma hora, de 30 a 45 minutos, aislarse y previamente seguir un método de relajación para poder centrar nuestra atención en el asunto que deseamos comprender pero manteniendo nuestra mente neutra, sin dejar que divague, si nos llegan imágenes podemos rechazarlas visualizando una luz blanca, para volver a focalizar nuestra atención sin forcejeo interior hacia el asunto que nos ocupa. Se obtienen buenos resultados repitiendo el ejercicio por lo menos durante 10 días seguidos y a la misma hora. Con ello no sólo se resuelven problemas, sino que también favorece la creatividad.


 La técnica de la sofrología

La sofrología es una técnica que surge el año 1960. La palabra sofrología se compone de tres raíces griegas: “sos”, serenidad; “phren”; mente; y “logos”, estudio. La sofrología permite mejorar el conocimiento de uno mismo para alcanzar un equilibrio que se basa en:

1.- conocer en profundidad el esquema corporal.

- El principio de acción y pensamientos positivos para alejar toda negatividad.

- El principio de realidad objetiva que persigue comprender y asumir el propio estado de conciencia.

La sofrología utiliza técnicas de relajación del Raja-Yoga, del Budismo y del Zen japonés. Se induce al sujeto en un estado de relajación hipnótica basado exclusivamente en la relajación muscular y un estado de alerta mental que se obtiene escuchando diferentes sensaciones del cuerpo. Es una técnica que estimula el hemisferio derecho del cerebro y eleva el nivel de creatividad e intuición. Es una terapia utilizada en medicina preventiva y en pedagogía. Mejora el rendimiento, anula el estrés y ayuda al cuerpo a autoregenerarse. Es también una filosofía de vida y puede ser practicada por toda persona bajo la estrecha vigilancia de un profesional cualificado. La sofrología también se utiliza en la preparación al parto sin dolor.

 

Técnica de la Programación Neurolinguística

La PNL, acrónimo de Programación Neurolinguïstica es una de las ramas de la psicología aplicada a diversas especialidades, en la enseñanza, en la empresa, la terapia personal, etc. La PNL enseña a  aprender. Para la PNL la comunicación es el eje de todas las cosas y cualquier incapacidad para cambiar alguna pauta o aprender algo tiene su origen en una experiencia que la mente rechaza o que considera negativa, y que exteriorizará mediante un lenguaje, verbal, corporal, en una actitud. Toda comunicación es una flecha dirigida al corazón y por lo tanto, con una programación neurolinguïstica adecuada podemos activar y atraer todas aquellas cosas que nos convienen. La PNL nos ayuda a desprogramarnos de las experiencias negativas para reprogramarnos sobre un dial positivo.

 

Conociendo y comprendiendo quépatrones mentales y qué farsas de poder utilizamos cada día de nuestra vida,  podremos incidir sobre estos procesos mentales, hacer un reset, tal y como lo hace una computadora e instalar nuevos programas mucho más acordes con la nueva personalidad que deseamos manifestar. Sin darnos cuenta, al repetir comportamientos, palabras, manías, etc., se acaban convirtiendo en mensajes que se instalan en nuestra mente, se codifican en las neuronas y  reproducen emociones que dirigen nuestras conductas y nuestras reacciones. A lo largo de toda nuestra vida instalamos cientos de programas, ya antes de nacer, en la infancia, la adolescencia, tenemos programas instalados por nuestros padres, por el entorno familiar; por nuestros maestros, los amigos, la sociedad, los medios de comunicación y por nosotros mismos y simplemente los aceptamos de forma inconsciente o sin molestarnos a pensar si nos favorecen o nos dañan.

La PNL nos hace tomar conciencia del lenguaje que empleamos ya que éste afecta la bioquímica de nuestro cerebro y nuestro cuerpo. No es lo mismo decirnos: “qué inteligente o creativo soy”, lo que nos hace sentir bien, a decir: “qué inepto soy”, eso nos hace sentir mal. Las palabras que crean nuevas conexiones neuronales instalan programas que causan una reacción. Con la PNL optimizamos los mensajes que ordenarán a su vez nuestra expresión influenciando en las áreas de nuestra vida susceptibles de mejorar; relaciones familiares, profesionales, control de las emociones, cambiar conductas, evitar las críticas, enjuiciar, contribuyendo a mantener un buen equilibrio entre el cuerpo y la mente porque la comunicación afectará nuestro sistema nervioso.  

Para cada “mala” idea que se forma en la mente, existen “buenas” fórmulas verbales que la desactivan constituyendo auténticas vacunas y antídotos para la negatividad psicológica y emocional. Sirepetimos a menudo la palabra “paz”,  la mente se acabará serenando, pero si se repite “guerra”, el efecto será contrario. Una de las mejores herramientas para neutralizar los pensamientos productores de malestar consiste en elaborar y utilizar una serie de fórmulas o frases antídoto, su efecto, a la larga, es neutralizador de las vivencias y emociones negativas, ayudando a crear una realidad positiva. Los programas tóxicos se activan de forma automática y reactiva debido a la asociación establece el cerebro ante un estímulo determinado. Por ejemplo el recuerdo de un perro que nos mordió nos pondrá en estado de alerta negativo ante otro perro parecido, o al conocer a una persona que nos recuerda a otra con la cual nos llevamos mal desencadenará un juicio inconciente y probablemente esa nueva persona sin saber por qué no nos caerá bien. Si cambia la idea, también cambiará la acción

 

Modelo de un proceso de reprogramación:

1. Construya unas frases en positivo afirmativamente sin mencionar la idea que quiere neutralizar, y también en tiempo presente: “tengo abundancia de todo”, en vez de “sé que no me va a faltar de nada”.

2. Repita una y otra vez la fórmula para autoconvencerse, incluso cuando está en presencia de otras personas. Aunque al principio no se lo crea demasiado, si persiste, verá como la nueva idea se va instalando en su mente.

3. Pronuncie mentalmente o en voz alta las frases que ha seleccionado en el momento en que surjan pensamientos negativos, o para potenciar la conciencia en lo positivo y evitar que lo negativo le cause un sabotaje o le bloquee.

4. Escriba cada mañana, durante 40 días sus frases programadoras, debe saber que el lenguaje crea su realidad, es su herramienta para programar su inconsciente que se modifica a fuerza de repetición.

5. A lo largo del día dedique unos minutos en observar sus acciones para ver si éstas están consonancia con sus nuevos pensamientos, debe detectar los cambios de su propia conducta, a veces son muy sutiles, pero ya los notará.

Se está reprogramando. Sembrando un pensamiento se cosecha una acción en el mismo sentido.

6. Antes de dormirse puede revisar su jornada en positivo y preguntarse ¿en qué he mejorado y progresado hoy? Es importante que tome consciencia de los pensamientos nuevos que ha estado generando, del poder que siente que va creciendo dentro de usted y que le va cambiando la vida. Exprésese siempre en presente y afirmativo.

Frases comodín:

Proyecto una visión y un sentimiento de total confianza en mi”, en vez de: “sé que me están juzgandoy no me importa”.

Soy único e irrepetible en el Universo, profundamente bueno y sabio, aprendo cosas nuevas que me ayudan cada día”, en vez de “ no saben de lo que soy capaz, no saben lo que puedo lograr o conseguir”

Lo que tengo entre manos, (el asunto) es un éxito, estoy logrando lo que deseo y creo”, en vez de: “no estoy seguro de que vaya a salir bien…, pero me esfuerzo, pero, ¿y si sale mal?

Me crezco ante los obstáculos, aprendo y me supero”, en vez de: “ hoy por hoy esto me parece imposible, no encuentro la salida aunque me esfuerzo”.