Numerología 2015, un año de cambio de mentalidad | Red Milenaria

 

Finalizado 2014, -un año 7-, en el que la esencia de Netzah, la Victoria,  séptimo Sephirah del Árbol Cabalístico, marcó la dinámica de múltiples oportunidades de colmar nuestros deseos, no fue, sin embargo, lo que muchos esperaban: un mar de abundancia y plenitud. Pero la configuración del Árbol de la Vida nos perfila un modelo de universo basado en la perfección que debemos alcanzar; nos ofrece un abanico de posibilidades, pero no nos dice cómo vivirlo. Recordemos que la Cábala, enfoque en el que basamos nuestros análisis, es un tratado de comportamiento humano y como lo experimentemos dependerá de nuestro mapa de ruta y de nuestra velocidad de crucero. Un pequeño dato anecdótico: algunos de los premios más importantes de la lotería nacional jugado en España el 22 de diciembre 2014 terminaron en 7, o sea que para muchos el 7 habrá supuesto un gran beneficio. Pero sea como sea, los valores del año 2014 manifestaban la necesidad de recuperar la ilusión; comprender que saborear la vida no es otra cosa que honrarla cada día y disfrutar de nuestros sentidos no es solo atiborrarse de cosas o centrarse en realidades efímeras, sino experimentar el hambre de trascendencia.

 

El año 2015 suma 8.

El 8 es un número par, femenino y pasivo que contiene todas las esencias de los números anteriores por ser el resultado de las cifras que lo preceden y así es para todos los números. El 8 es el resultado simétrico de 4 + 4, doble Hesed, (4),  que proviene de la suma de 2+2+2+2+2, multiplicación de Hochmah. Se le atribuye la cualidad del infinito por el dibujo que representa. Geométricamente, el octógono es una de las figuras de más fuerza y magnitud que encontramos en la arquitectura como por ejemplo en templos góticos y románicos, en pilas bautismales, en claustros y monasterios, que tienen en su base el octógono como representación de una solidez estructural ya que reúne la cruz y el cuadrado, amor y bondad; es la estabilidad y ecuanimidad en la dualidad, un camino entre el cielo y la tierra y un puente que permite al alma comprender la materia. Se considera el 8 un símbolo de resurrección y de vida eterna; el principio de una nueva vida porque el alma toma conciencia de sus deseos y cuáles puede perpetuar o de los que tiene que desprenderse.

El 8 es el valor representante de Hod, octavo Sephirah del Árbol de la Vida, que proviene de números Sephiroth de la Columna de la Derecha del Árbol,  el 2 y el 4. La esencia de Hod es la de la Majestad de la Verdad más elevada que se manifiesta en la tierra del Mundo de la Formación o Yetzirah, a un paso de Yesod, nos catapulta hacia la realidad tangible. Es el número de la inteligencia, de la razón, de la lógica, el transmisor de información de Arriba a las realidades de Abajo.

E 8 es el corrector de los errores provocados por los deseos descontrolados. Se encarga de la función de descarga del material audiovisual, comunicación, expresión, lenguaje y todos los productos destinados a volcarse en el exterior. Es donde se opera la magia del pensamiento. Además. simboliza la regeneración espiritual y la mediación entre el orden natural y el divino para recrear la armonía entre los deseos y la razón.

El año 2015 debería ser pues un año de reestructuración, de recomposición de estructuras que se desmoronaron; un año de manifestación de la verdad en el que los medios de comunicación deberían promover más la autenticidad. Es por ello que vamos a seguir asistiendo a una procesión de manifestaciones,  un goteo de información relativa a todo lo que no está funcionando en nuestras vidas; al destape de corruptelas, de engaños, de lo que las tinieblas han querido ocultar porque el triunfo de la Verdad y de la Luz debería ser nuestro principal objetivo. Pero mientras la humanidad no sea capaz de transmutar las densas energías, es muy probable que asistamos aún a ciertos espectáculos, algunas hecatombes si no somos capaces de reaccionar ante tanta desigualdad.

El 8 es un número de resolución de conflictos que deberíamos utilizar como talismán para activarlo en casos de ceguera, de ofuscación, de desamparo cuando no conseguimos entender o cambiar las cosas. Nuestros mecanismos internos buscan la claridad de la luz y por lo tanto nos toparemos con situaciones, personas que tendrán una gran necesidad de manifestarse, de decir la verdad, de hablar con el corazón. La energía del 8 favorece la expresión de lo más luminoso aunque a veces tengamos que pasar por las tinieblas antes de dar con el interruptor.

 

Estas son algunas de las tendencias más relevantes a tener en cuenta durante este año 2015 para todos los números

 

Número 1

Recuperación de antiguos valores, de amistades, de proyectos que quedaron en el baúl de los recuerdos y que tienes la oportunidad de reactivar. Después de hacer balance de los éxitos y de los fracasos, viendo sobre todo lo mucho que has conseguido, es posible que tengas algunas asignaturas pendientes que no puedes dejar para septiembre. Se trate del ámbito personal como profesional, haz borrón y cuenta nueva para poder dar rienda suelta a tu creatividad, a la renovación y la posibilidad de relanzar objetivos. Vas a obtener facilidades y te servirán en bandeja las mejores experiencias. Pero solo depende de ti que sean más placenteras que espinosas. Tienes que terminar el año 2015 con muchos propósitos cumplidos. No pierdas tiempo en lo que no funciona, ves a lo práctico y triunfarás.

  • Tus mejores virtudes: La lealtad, la voluntad, el apasionamiento.
  • Las peores: La obstinación, la inexperiencia, el exceso de individualidad.
  • Fomenta: La tolerancia, la escucha, la flexibilidad.
  • Evita: La dispersión y las imprudencias.

 

Número 2

La inestabilidad te vence y las experiencias vividas han podido ser bastante imprevisibles, y tú haciendo frente a todo ello con mucha entereza. El año 2015 ha de suponer un reencuentro íntimo y personal, además de algunos cambios importantes en sectores de tu vida ya consolidados. Pero como ya tienes experiencia en eso, vas a saber adaptarte a las circunstancias sin problema. Lo único que debes cuidar es el exceso de responsabilidad; no cargar con demasiadas tareas a la vez; no excederte en las responsabilidades que en realidad no son de tu incumbencia, por aquello de caer bien, de ayudar, de facilitar las cosas. Relájate, tómate un respiro, desconecta y prepárate a vivir con más energía positiva. Desprográmate o en todo caso prográmate para que la espontaneidad sea tu consigna. Con una actitud Zen alcanzarás más armonía y tus propósitos saldrán mucho mejor que si te empeñas en tenerlo todo controlado. Deja fluir.

  • Tus mejores virtudes: Despertar el amor, la receptividad, la empatía, la imaginación.
  • Las peores: La inconstancia, un carácter caprichoso, irritable y susceptible.
  • Fomenta: La tenacidad, la concreción; la autoestima, la transparencia y la confianza en ti.
  • Evita: El agotamiento, una excesiva ambición; enfadarte; ocuparte de lo que no te incumbe.

 

Número 3

El año irá en función de lo que has sembrado. Si has  apostado por una actitud coherente y amorosa, has puesto lo mejor de ti para que las cosas salgan bien, generando buen humor y optimismo en cualquier circunstancia, el resultado será increíblemente bueno. La vida te lo va a poner fácil y lo verás todo accesible si generas mucha energía positiva. Te reconfortarán las personas cercanas, te prestarán ayuda. La plenitud sentimental tiene que darte numerosas satisfacciones, momentos de felicidad que suponen, al fin, un descanso. Tu corazón no quiere seguir dando tumbos, porque es en la unidad familiar donde vas a encontrar la felicidad.

  • Tus mejores virtudes: Ser responsable y consciente de lo que haces; la nobleza de espíritu, tu palabra.
  • Las peores: Ser dominante, excesivamente austero o severo, o controlar, restringir la libertad de los demás.
  • Fomenta: La creatividad, la sensibilidad, la comprensión, la ayuda a quien más lo necesite.
  • Evita: La frialdad en tus respuestas o tu forma de tratar a la gente. El pasar de todo. 

 

Número  4

Un año que ha de resultar fructífero en muchos ámbitos de tu vida, con nuevas oportunidades que tienen que quitarte el sabor amargo de ciertas experiencias de tu pasado reciente. La toma de decisiones que afectan tu trabajo y economía van a estar a la orden del día, pero la clave es confiar en que cualquier cambio, aunque desconcertante, siempre acaba beneficiándote. Unos meses más que otros, la incertidumbre puede suponer un hándicap, pero piensa que el futuro se hace construyendo fluidamente el presente. El control te aleja de la espontaneidad, de circunstancias que deben proponerte retos sin que puedas proyectar nada, ya que la tendencia podría ser pensar más en lo que te falta que en lo que tienes. Confía en tu intuición, confía en la vida y no te defraudará. 

  • Tus mejores virtudes: La bondad, la generosidad, el optimismo
  • Las peores: Un exceso de conformidad y comodidad, el deseo descontrolado.
  • Fomenta: Una actitud positiva y contagia tu entusiasmo; las relaciones humanas, una actitud razonable y la creatividad.
  • Evita: Cualquier exceso, la superficialidad, la sobreactuación; la falta de afirmación personal.

 

Número 5

Es tu voluntad la que va a marcar el cambio, la agilidad para superar cualquier dificultad. Van a poner a prueba tus afectos, tus valores, tus finanzas, tu seguridad y saldrás con éxito, reforzando tu autoestima si sigues la estela de tu conciencia y no te desvías de lo que realmente deseas hacer o emprender, porque quien la sigue, la consigue. Céntrate, no pierdas el tiempo en nimiedades y todo lo que te puede parecer complicado se irá solucionando. Tu sistema de valores está cambiando y surgen nuevas posibilidades de acción en varios frentes, amor, trabajo, viajes, el extranjero. Pero recuerda tu consigna para el año es que lo auténtico y sincero te aportarán más que lo superficial.

  • Tus mejores virtudes: El ingenio, tu capacidad de trabajo, tu agilidad y competencia y poder de regeneración.
  • Las peores: La agresividad o cólera cuando no salen las cosas; los excesos de protagonismo; la polémica.
  • Fomenta: Los intercambios de ideas, los cambios; abrir tu corazón y escuchar  tu conciencia.
  • Evita: El descontrol, los impulsos y los riesgos; la inconstancia o falta de compromiso.

 

Número  6

Un año que requiere mucha y buena organización para atender todos los compromisos que colapsan tu tiempo. La salud, la familia, las relaciones humanas, todo te ocupa y deseas atenderlo todo de la mejor manera. Pero ya sabes que quien mucho abarca… No te pongas demasiado alto el listón, no porque no puedas acceder, sino porque tu atención va a estar en todas partes y dispersando tu energía, y no vas a poder seguir las pautas de tus propias proyecciones. Al final quien se va a quejar es principalmente tu salud si te dispersas tanto y no atiendes las quejas de tu organismo. Más organización, desconexión; liberarte de tensiones; meditar y divertirte son consignas que pueden ayudarte.

  • Tus mejores virtudes: La sinceridad; el altruismo; la ternura y la entrega amorosa.
  • Las peores: La falta de atención; la indecisión; la inseguridad cuando te falta  confianza.
  • Fomenta: Las actividades al aire libre; los encuentros amorosos, el ahorro, la vida sana, la organización.
  • Evita: El descontrol, el decaimiento; el despilfarro, las discusiones familiares.

 

Número 7

Si el año 2014 acabó con bastantes movidas, todo indica que el 2015 debe ser más relajado, con menos sobresaltos. Aunque las experiencias del pasado te habrán proporcionado mucha información y maestría, habrás evolucionado deprisa y favorablemente, este nuevo año supone una continuidad en el esfuerzo, pero aprendiendo a no cargarte con más responsabilidades de las que puedas asumir. Con quien mejor tienes que quedar es contigo. Empieza esta nueva etapa haciendo lista de prioridades, de lo que deseas conseguir (que sea factible), y de lo que ya no cabe en tu nueva forma de pensar y de vivir, te ayudará a saber lo que quieres y lo que ya no deseas proyectar Se impone la calma y si la vorágine del descontrol amenaza tu estabilidad y te desesperas, busca la soledad, el retiro, la meditación, te sentará bien. La armonía y el equilibrio se consiguen en la paz interior, y eso solo depende de ti.

  • Tus mejores virtudes: El optimismo, la delicadeza, el idealismo, la sutilidad; la ternura.
  • Las peores: El desorden; la falta de sensatez; el exceso de deseos;
  • Fomenta: La relajación, la creatividad, el alma de artista; la capacidad de entrega y de transformar en luz la oscuridad; la intuición.
  • Evita: El descontrol de los sentimientos; el orgullo, la intransigencia, la incoherencia. 

 

Número 8

Número protagonista de un año que debes aprovechar al máximo. Ahora ya conoces la esencia que encierra tu arquetipo numérico y solo te queda aplicarlo a las circunstancias: autenticidad, verdad, comunicación y afirmación,  cuatro consignas que van a permitirte desarrollar tu voluntad de acción inmediata. Este es un año de descubrimientos porque te da la oportunidad de realizarte en campos aún no hollados por tu conciencia, por tu creatividad, por tu lado práctico y operativo. Vas a sentirte bien realizándote en situaciones dispares, experiencias que tal vez no hayas vivido nunca y que ponen a prueba tu ingenio y tus dotes para salirte de cualquier circunstancia. Se trata de que disfrutes mucho de todo lo que la vida te ofrezca y no pienses en el error sino en el aprendizaje; el viaje es lo que importa. Es el momento de vivir tu propia aventura, en soledad o compañía, pero sé tú y haz lo que te hace más feliz.

  • Tus mejores virtudes: La concreción, la astucia, el poder comunicativo, la inteligencia práctica; la capacidad de gestión.
  • Las peores: La crítica, el autoritarismo, el materialismo
  • Fomenta: Tu fuerte voluntad de acción, la búsqueda trascendente, la generosidad, la enseñanza, disfrutar de lo que la vida te ofrece.
  • Evita: La intransigencia, el pesimismo, enjuiciar con la mente lo que tienes que sentir con el corazón.

 

Número 9

Es probable que las circunstancias te hayan obligado a revisar bastantes veces tus objetivos o tus patrones de comportamiento. Si los planes no salieron como lo esperabas es que algo tenías que aprender. Este año te toca hacer lista de los propósitos que sean factibles, centrarte y proyectar equilibradamente tu voluntad y tu creatividad para conseguir plasmarlos en acciones concretas. Habrá momentos más tensos que otros si te resistes a vivir experiencias de final de ciclo. Lo mejor está en permanente disponibilidad para asumir lo que tienes que vivir y pensar que todo son magníficas lecciones. Recuerda que quien no espera nada lo acaba obteniendo todo. La confianza en tu buena suerte es la clave para este nuevo año porque al final lo que te espera es lo mejor.

  • Tus mejores virtudes: La intuición, tu excelencia a la hora de resolver situaciones; la entrega, la pasión por cumplir, tu intuición.
  • Las peores: La ambición excesiva, la ansiedad, las prisas.
  • Fomenta: tu gran humanidad, tu entrega altruista; las facilidades que tienes para encontrar soluciones, tu espíritu de superación para vencer en cualquier circunstancia.
  • Evita: La indiferencia, la apatía, la falta de sensibilidad.

Comentarios

Escriba un comentario