La sincronicidad, una toma de conciencia que nos afecta a todos | Red Milenaria