La Nueva Luna de Libra (Septiembre 2011)

La Nueva Luna cae el día 27 de Septiembre 2011 a 04:00º de Libra y a las 12:10 hora solar, dos horas más tarde, hora local, para España. Una lunación muy especial que puede dar salida a lo más bello, armonioso y sensual de nuestra personalidad, para contrarrestar los efectos desestabilizadores de los aspectos que se forman a partir de ese día. 

Las fuerzas activadas este mes son las siguientes: 

  • La del ángel ANIEL (37), que rige por domicilio de 0 a 5 de Libra.
  • La del ángel HAHAHEL (41), que rige por rotación de 4 a 5 de Libra

El grado planetario en el que se manifiesta esta conjunción es un grado Gueburah, (Marte).

La búsqueda del equilibrio es una tarea que emprenden todos los nativos de este signo que representa el punto en que las emociones deben estar  dispuestas a cederle el protagonismo a la razón, al Aire, elemento que representa este signo zodiacal. En Libra el deseo de poseer debe convertirse en el deseo de crear y hacerlo para que la sociedad se beneficie. Libra persigue este ideal porque está íntimamente persuadido que lo mejor que piensa y siente es lo mejor para todos los demás. Pero duda en esa entrega al prójimo, como es lógico, empezar con un elemento –Aire-, que lleva a la constante reflexión plantea muchas dudas, la perfección no está en su punto máximo de  madurez. De ahí que a estos nativos se les tilde de eternos indecisos, todo hay que pensárselo mucho para llegar a una conclusión que sea favorable a todos los intereses. Es un signo que representa la unión de los contrarios, y por lo tanto huirá de todo lo que suene a conflicto, siendo partidario de reconciliar intereses opuestos con el fin de que la paz reine a su alrededor. Hay que poner un Libra en nuestra vida para asegurarnos esa parcela de cielo, esa pincelada de dulzura que destila amor aún detrás del velo de una aparente quietud o incluso de una indiferencia.

La Nueva Luna en Libra nos lleva a resolver conflictos, primero en casa, con los que llevamos toda una vida discutiendo, los que están más cerca, porque no se trata de resolver conflictos fuera cuando hay cosas aún por resolver en casa, entre las paredes de nuestro universo particular. Y van a ser numerosas las contiendas en las que podemos vernos embarcados, porque la Lunación viene movidita. Con un Mercurio y un Sol opuestos a Urano y cuadrando a la vez con Plutón, indicándonos que no tenemos más remedio que hacer frente a lo que viene, ir hasta las últimas consecuencias, asumir y transmutar y todo en un abrir y cerrar de ojos, o en un “clic”, como diríamos ahora.

Si Libra se caracteriza por ser un signo que debe aportar ideas diplomáticas, soluciones pacíficas, observamos que la tendencia puede ser la opuesta, a menos que sepamos reaccionar ante el enfrentamiento optando por utilizar la palabra constructiva en vez del puño amenazador.

Los grados en que se da la Lunación nos habla de contundencia, de trabajo, de luchas que bien pueden ser para sacar lo mejor de nosotros mismos a la luz. También puede manifestarse con pasmosa facilidad la parte más oscura de nuestra personalidad, las sombras que salen a la superficie para ser transmutadas, pero en esa manifestación se lleva por delante a más de un propósito de enmienda. Para canalizar adecuadamente todo este carburante que proviene de la luz o de las tinieblas, según queramos, tratemos de utilizar nuestro mejor carburante. Para eso tenemos a nuestra disposición los programas angélicos, Aniel i Hahahel, que nos ofrecen la posibilidad de escalar montañas agrestes, pactando con los de abajo, los que quieren retenernos, y con los de arriba, para que nos dejen alcanzar la cima. En este mensaje Aniel nos alienta hacia esa luz en una gran esperanza de elevación, y Hahahel nos insufla ardor, vitalidad, fe en lo que hacemos y un amor que va al amor, generando nuevas perspectivas de futuro. Son ayudas que no podemos desperdiciar.

La activación planetaria de esta lunación, con el Sol en Libra nos permite encontrar lo que nos une, no lo que nos aleja o separa de las personas. El Sol es el motor de nuestra voluntad y por lo tanto es quien decide cómo administrar las energías y los impulsos provenientes de los deseos, de nosotros depende que éstos respondan a lo mejor o lo peor.

Con la Luna en Libra, la conjunción Sol-Luna expresa la necesidad de unir lo femenino y lo masculino. Plantar una semilla de unidad es un trabajo que reconduce las tendencias internas y externas, y por lo tanto crea la integración, la comprensión sin fisuras. El útero materno se presta a ese reencuentro y las reconciliaciones pueden ser la nota sublime que marque la sinfonía de esta partitura astrológica. 

Con Mercurio y Venus en Libra, los acólitos del Sol añaden sus energías al desarrollo de esta tarea de unidad en las que nuestra personalidad Aire, es decir la lógica, la razón, la conciliación de intereses contrarios, la belleza en el detalle y la armonía interior, se beneficia de estas fuerzas que nos ayudan a reprogramar alguno de los fallos en nuestra estructuras. Aprovechemos estos arquetipos para encauzar nuestros objetivos más amorosos. 

Con Marte en Leo, la actividad, la energía que impulsa a la acción está garantizada. Pero lo que Marte nos da es brillo, toca con su martillo de Fuego las iniciativas más creativas. Movilidad y movilización de los resortes de la voluntad. Los fantasmas también saldrán más, pero también se verán a distancia. Orgullosos y soberbios, absteneros.

Con Júpiter en Tauro, tocayo de Libra por compartir planeta, Venus, esta lunación incrementa las posibilidades de encontrarle el sentido más positivo a la vida. Hasta dentro de 13 años aproximadamente no volveremos a gozar de Júpiter en un signo tan plácido y representativo del bienestar como es Tauro, que nos recuerda que nuestro principal deber es aprender a ser felices. El valor de las cosas bien hechas tiene en este signo su máxima y por lo tanto este mes las facilidades deberían llovernos si encontramos el verdadero sentido de lo que es el bienestar integral.

Saturno que lleva tiempo pernoctando también en Libra nos ayuda a estructurar lo que tiene que cristalizarse, es decir los propósitos acordes con nuestra tarea humana. No le pidamos que respalde lo que no funciona, sino que nos ayude a cimentar lo que tenemos que hacer. Ahí los deseos primarios deben ceder para poner orden a nuestro mundo interior.

Los planetas transpersonales, Urano, Neptuno y Plutón siguen en sus sedes, Aries, Acuario y Capricornio respectivamente y de ellos y sus influencias hemos hablado en otros artículos.

LA LUNACIÓN ACTIVA PARA CADA SIGNO

No nos extenderemos sobre el contenido de las Casas para cada signo, que cada cual saque sus propias conclusiones y trabaje sobre los sectores que tiene activados.  

 

Aries. Le toca ocuparse de los contenidos de la Casa VII,  socios, pareja, expresión de la sociedad de enfrente con respecto a lo que tiene que aprender con los de fuera. Buscar en el espejo qué encuentras, qué te sugiere, qué ves.

Tauro. Siempre y cuando te vaya bien… activación de la Casa VI, la que nos habla de la salud, del trabajo obligatorio, de los aspectos cotidianos de los que hay que ocuparse, aquellos detalles y servicios que debes atender, así como de las mejoras respecto a tu salud. 

Géminis. El sector de la suerte, del amor como regalo, de los hijos, de las obras, de las iniciativas más creativas es lo que tienes que desarrollar. Puedes encargar un hijo, un cuadro, un juego de mesa, el caso es que cuides y te vuelques en esas parcelas de tu vida más creativas, Tienes suerte y debes notarla y ser más feliz.  

Cáncer. Un signo marcado por las Lunaciones, pero para que no sientas morriña, ocúpate principalmente de lo que más te gusta, de la Casa IV, la familia, tu intimidad, las emociones que generas en la sociedad, las raíces, la infancia, allí donde te sientes más seguro. Como de todo eso sabes más que nadie, todo saldrá a pedir de boca. Aunque bien mirado, con lo aspectos que hay, ¡podrías hacer todo lo contrario!

Leo. Ahora es el momento de activar todo lo relacionado con el sector III, el de la comunicación, los intercambios, los hermanos, los desplazamientos, todo lo que active tu intelecto, la curiosidad porque sacará de ahí mucha y valiosa información.

Virgo. Sumas y restas, aunque te guste más multiplicar, porque vas a estar pendiente de las cuentas, el sector II es el del dinero, pero también los bienes,  tus valores y todo aquello que representa para ti una seguridad y por lo tanto tu felicidad.

Libra. Protagonismo especial para que te dediques a disfrutar de lo que eres, de lo que sientes, para que proyectes objetivos, para que te pongas las pilas y creas en ti, celebrando tu aniversario, tu existencia, la vida que llevas que puedes crear cada instante. Piensa y vive en el ahora. 

Escorpio. Hacer las paces contigo mismo, con el pasado, con lo que no pudiste, supiste, hiciste, y todo lo que quieras más, pero haz balance y que en el platillo del placer haya más peso que en el deber. La activación de la tu Casa XII te invita a bucear en el pasado para sacar fuera tus quebrantos e insatisfacciones… transforma. 

Sagitario. A un nativo que siempre está en marcha en busca de nuevos proyectos le viene bien una lunación que activa la Casa XI, la de los grandes proyectos, la amistad, la salida de tus intereses más ambiciosos. Proyecta, enfoca y ocúpate de una sola cosa a la vez. Recuerda que si no plantas nada,  nada recogerás. Siembra.

Capricornio. Un nativo que se expresa en términos de rentabilidad de sus esfuerzos va a estar más que feliz con un sector que le representa y que está tan activo durante esta lunación. La Casa X, profesión, padre, lo que la sociedad espera de ti y tú sabes dar. Cuidado con el estrés.

Acuario. Los cambios le sientan bien a Acuario porque le “obligan” a moverse, cambiar de aspecto, lugar, ideas, forma de ver la vida. La activación de la Casa IX es una ventana abierta al mundo de la experimentación en todos los sentidos, filosóficos y circunstanciales. A viajarrrrr

  Piscis. El sector VIII activado para un nativo tan pasional le va como anillo al dedo. Es la casa  que nos habla del sexo, del placer de los sentidos, de los goces terrenales, las inversiones, la búsqueda trascendente y el misterio de la vida y la muerte. Vas a regocijarte con todo este contenido en esta lunación. ¡Luego vas y nos lo cuentas!

 

Para leer otro enfoque de la lunación y las influencias angélicas consultad el blog de Soleika Llop y el blog de Tristán LLop.

Influencia de la lunación para todos los signos

Escriba un comentario