Los 10 Sephiroth y sus atributos | Red Milenaria

Las Tres Columnas del Árbol de la Vida

 

Los 10 Sephiroth se distribuyen a lo largo de Tres Columnas que soportan todo el peso de los distintos Centros de Vida o Ramas.

Así tenemos a Kether, (1); Hochmah, (2); Binah, (3); Hesed, (4); Gueburah, (5); Tiphereth, (6); Netzah, (7); Hod, (8); Yesod, (9); Malkuth, (10).

  • La Columna de la Derecha, llamada la del Pilar de la Misericordia y Suprema Sabiduría, se le atribuye el principio masculino.
  • La Columna de la Izquierda, llamada la del Pilar del Juicio o Severidad, se le atribuye el Principio o Potencialidad Femenina.
  • La Columna Central, llamada la del Pilar del Equilibrio, factor armonizador entre las Dos Columnas. Posee las dos potencialidades y transmite a su vez las dos energías. En ella se fusionan y se distribuyen en el Árbol las dos polaridades, positivo-negativo; masculino-femenino.

El Árbol de la Vida, Etz Hayim

 

El Árbol Cabalístico puede contemplarse como el macrocosmos, desde fuera, o como el microcosmos, desde dentro. El alma humana se proyecta dentro y puede proyectarse hacia fuera. Es por ello que, visto de frente, la disposición de la Columna de la derecha soportará a Hochmah, Hesed y Netzah; y la de la Izquierda a Binah, Gueburah y Hod, pero si se visualiza desde el interior, la de la Derecha se convertirá en Izquierda o viceversa, entendiendo que las experiencias dentro y fuera acaban por fusionarse en una sola manifestación, la del Pilar del centro y equilibrio, desde donde parte Kether, baja por Tiphereth, Yesod hasta llegar a Malkuth.

La disposición de los Sephiroth en 3 Columnas, la de la Gracia, la del Rigor y la del Equilibrio, nos transmite la idea de la necesidad de comprender Etz Hayim desde la separación de sus esencias primordiales en el Mundo de la Emanación o Atzilluth, para derramarse hacia abajo, al Mundo de la Creación o Beriyah, volcándose al Mundo de Formación o Yetzirah, para terminar en el Mundo de Acción o Assiah, tratando de asimilar cada una de las experiencias que nos proponen cada uno de los Sephiroth.

Cuando la esencia de un Sephiroth se manifiesta lo hace mediante su contrario e inmediatamente inferior. Así cada Centro Energético se corrige a sí mismo por mediación de su opuesto.

 

Los Diez Sephiroth

Los Diez Sephiroth formaban parte de Ain, la Nada, el llamado Velo de Negatividad porque desde esta visión se concentra y expande y desarrolla en Ain Sof, lo Inmenso e Ilimitado hasta convertirse en Ain Soph Aur, esa Luz espléndida de la Creación que se proyecta para expresar aspectos cada vez más densos y materiales. El Árbol de la Vida desde lo divino a lo profano nos muestra que estos 10 Centros de Poder fueron concebidos en una manifestación en tres dimensiones, longitud, anchura y profundidad y cada una de ellas en principio, medio y fin. Estos conceptos son abstracciones que representan distintas etapas de la conciencia que existen simultáneamente en el tiempo y el espacio.