La esencia de Hod: La Gloria y la Verdad | Red Milenaria

La Gloria y la Verdad

Hod, He, vav, daleth, es el tercer Sephirah de la Columna de la Izquierda y el 8º del Árbol de la Vida o Árbol Cabalístico, y representa la perfección a través de la Verdad. Su Experiencia espiritual es la de la “Visión del esplendor”. De este Centro recibimos los impulsos intelectuales que nos llevan a no contentarnos sólo con los placeres de Netzah. Con Hod corregimos los posibles desmanes vividos bajo el imperio de los sentidos. Hod hereda el pensamiento activo de Binah y por lo tanto es el encargado de discernir lo que es lícito de lo que no lo es y de aplicarlo a nuestras vivencias. Después de gozar de la experiencia del placer, Hod nos propone comprender por la vía de la razón y del análisis qué es realmente la vida.

Dice el Sepher Yetzirah, el Libro de la Sabiduría Cabalística que todo emana de Hochmah y Binah, Fuerzas que se manifiestan como positiva y negativa y que engendran todos los demás Sephiroth.

  • Hochmah es la esencia sublime de toda Creación
  • Binah es el Creador en potencia de la Forma.
  • En Hesed tiene lugar el proceso anabólico cósmico, (anábole, arriba, ascensión).
  • En Gueburah es el proceso catabólico, (kata, abajo, descenso)
  • En Tiphereth es el proceso metabólico; (metábole, cambio).

Netzah y Hod son la síntesis de todos los procesos anteriores pero dispuestos a liberar el espíritu del modelo preestablecido. En Hod se desencadena el libre albedrío y puede generar el caos porque para modificar una estructura hay que estar dispuestos al cambio y readaptarse.

La naturaleza de Netzah optaba por su libertad para seguir el canto de sirenas; los sentidos son los que desean llevar las riendas. Pero el espíritu o Yo Superior trata de volver a manejar el timón, y Hod juega en dos campos, Arriba y Abajo; en lo inferior, lo particular, lo individual, pero sabe que tarde o temprano deberá descubrir la verdad de quién es realmente y recobra la razón, el discernimiento, la conciencia de lo que ES; reemprende el camino de vuelta hacia lo superior.

En Hod reina la ley de la analogía, “Lo de Arriba es igual que lo de Abajo”. Por ello se atribuye el dominio alquímico de la Verdad, de la grandeza del espíritu que ya conoce, ya sabe, ya integra.

También se conoce a Hod como la esfera donde la magia del poder del intelecto que resuelve todos los problemas a imagen y semejanza de cómo se haría en el mundo de los Arquetipos de Pensamiento. Todas nuestras experiencias terrenales son operaciones mágicas para poner a prueba nuestro ingenio y capacidad de gestión.

Hod es la esfera de la Forma de todo lo que se anima, pero no se refiere solo a la forma tal y como la entendemos en el mundo real que conocemos, (si es que es real), sino de cualquier aspecto de la experiencia en cualquier dimensión, física, astral, etc.. De ahí que se nos proporcione todo el material necesario para proyectar y que esas proyecciones acaben convirtiéndose en realidad. Eso es lo que define la alquimia del pensamiento: cuando el poder de la Voluntad es enfocado hacia la Verdad caen los muros de la incomprensión y todo es factible; lo que proyectamos es lo que nos conviene y por lo tanto lo que materializamos. El representante plantario de Hod es Mercurio y administra los contenidos de Géminis y Virgo.

La atribución del Arcángel Mikael al Sephirah Hod está relacionada con el significado de su esencia. Mikael es “semejante a Dios”, porque es el que permite la curación. Nada es más beneficioso que la Verdad. La figura del Arcángel Mikael aparece vestido de azul, brazo en alto con una espada en la mano y en la otra unas balanzas; le pisa la cabeza a una serpiente como símbolo de la victoria de la gloria sobre las tendencias contrarias a la luz. Así el equilibrio de la razón y la fuerza del poder de los Sephiroth quedan revelados. De su espada de doble filo, rojo y azul emana un rayo violeta transmutador. Los dos filos de la espada indican su doble poder: crear el bien y eliminar el miedo, iluminar la oscuridad. Con la Espada de Luz de Mikael cortamos por lo sano cualquier experiencia o energía mal canalizada que no deseamos manifestar o perpetuar en nuestra existencia.

Las fuerzas Mikaélicas y su ejército de Luz nos aportan claridad para que todo en nuestra vida sea conforme a la Ley de Arriba. Esa es la Visión del esplendor que nos propone el Sendero que nos lleva a Hod. El Iniciado en la Verdad y Autenticidad vislumbra el esplendor de la Creación en todas las manifestaciones para depositar en el siguiente Sephirah sus valores más sublimes.

Escriba un comentario