Planetas retrógrados (3): Urano, Neptuno y Plutón | Red Milenaria

El poeta Gibran Jalil Gibran dijo una vez:

Tu dolor no es más que la ruptura del cascarón que encierra tu entendimiento.

Los 3 planetas transfronterizos de nuestro sistema solar, los llamados transpersonales tienen como misión proponernos grandes cambios que nos afectan en lo personal y transpersonal. Estos son: Urano, Neptuno y Plutón, que nos proponen descubrir nuevas formas de pensar, de ser y transformar el mundo.

El propósito de nuestro Yo Superior es conectar la parte inconsciente con el objetivo primordial de nuestra existencia. La Carta Astral retrata un momento en el tiempo, es un mapa con una ruta que se va actualizando como un GPS. El Yo Superior se vale de experiencias determinadas para promover el tipo de cambios que necesitamos.

Y así todo se mueve en la gran máquina cósmica en perfecta sintonía. Con los planetas retrógrados, la diferencia es que este movimiento es más lento y nos propone “obligatoriamente” fijarnos en lo que ocurre, dentro y fuera de nuestra realidad.

 

Urano retrógrado

Recordemos lo que Urano, planeta descubierto en 1781 y que se asocia con los cambios revolucionarios, la energía de fusión, (Amor) y de fisión (desintegración) propone, provoca, libera el cambio que tarde o temprano sale a la luz. Urano exige que aprendamos la lección que abarca la necesidad de evolución. ¿Qué ocurre cuando esta carencia no es satisfecha? La energía uraniana es poderosa, es Hochmah en el Árbol Cabalístico y su fuerza amorosa nos sana o nos lleva al límite de nuestras fuerzas. Es donde se origina la tensión, la crisis y también la creatividad, el resurgimiento del impulso amoroso que evoluciona hacia las mejoras sustanciales de nuestra vida.

Con el tránsito de Urano en Aries, nos vemos obligados a modificar lo que no está en línea con lo que nuestro Yo Superior nos “exige”, por lo tanto se establece un pacto subliminal entre el yo profano y el divino. El movimiento retrógrado de Urano puede significar que toda la fuerza de este planeta se revierte en nuestro interior y esto puede ser peligroso porque si el uranio se concentra, si no tiene vía de escape, el desastre puede ser imprevisible y generar movidas internas de impacto. Tenemos el libre albedrío, podemos dirigir nuestro potencial, pero si no hemos atendido estas “peticiones”, acabarán por acumularse material radioactivo y esa fuerza concentrada descargará en nuestra vida a modo de olla a presión. Es lo que tiene tener a Urano sin control. La libertad es nuestra prerrogativa pero cuando no la ejercemos adecuadamente se nos pone en contra.

Teniendo en cuenta que Urano se mantiene más o menos 5 meses en su fase retrógrada alternando fechas a lo largo de su tránsito de 7 años en un signo, nos monta la revolución más de una vez y nos insta a buscar dónde “explotar”. Lo mejor es dar salida a estos cambios que solo pueden llevarnos a vivir momentos de extraordinaria renovación.

Pongamos un ejemplo: un trígono de Urano con Júpiter natal será más benéfico, mucho más que una cuadratura, pero tanto uno como otro aspecto si está bajo los efectos de una retrogradación “sufrirá” contrariedades, ni lo bueno lo será tanto, ni lo “malo” tampoco. Pero el trígono no expresará tanta abundancia de oportunidades, y la cuadratura no será tan enérgica y de un modo o de otro se perderán interesantes oportunidades de cambio. No obstante si la persona ha tomado conciencia de los procesos que necesita llevar a cabo, aunque le cuesten, cuando vuelva a ponerse directo, la lección estará lista para su ejecución.

Urano se pone retrógrado a partir del 24 de julio hasta el 21 de diciembre 2014. Del 27 de julio 2015 al 26 de diciembre 2015. Del 20 de julio 2016 al 29 de diciembre 2016. Del 4 de agosto del 2017 al 2 de enero del 2018.

 

Neptuno retrógrado

Neptuno es un disolvente de fronteras. Expresa el sentimiento oceánico, el holismo. Neptuno aumenta nuestra capacidad de ver las cosas desde otros ángulos. Es la parte del Yo que se conecta con el universo, activando la necesidad de ir más allá, de traspasar las fronteras de lo establecido. Es el deseo de expansión, de crecimiento espiritual que no sabe por dónde avanzar, que se siente perdido en la confusión. El abatimiento, la huida, las ganas de abandonar el mundo son facetas neptunianas de la personalidad. Pero Neptuno es también la mente Superior que propone salir de las rutinas mentales y mirar a las estrellas. Los tránsitos de Neptuno no nos aseguran nada, al contrario nos sugieren diversas ensoñaciones. El tránsito de Neptuno ahora mismo por el signo de Piscis hasta final de marzo del 2025 va a dejarnos no pocas experiencias relacionadas con las emociones, con el agua, el mar, todo lo relacionado con situaciones de extraordinaria relevancia, descubrimientos que pueden ayudar al avance social y humanitario.

Su movimiento de avance y retrogradación nos descoloca, sobre todo a nivel interior cuando retrograda ya que toda esa energía de alta frecuencia altera nuestra percepción de la realidad y nos permite ser genios o todo lo contrario; se ralentiza y los efectos de estas peculiaridades, por no decir perturbaciones, penetran mucho más en nuestro interior y la confusión puede aumentar considerablemente. Los efectos son sentirse perdido, fuera de lugar.

Como se trata del planeta que disuelve los límites, tiene la peculiaridad de meternos en situaciones que no conseguimos controlar y las decisiones resultan dudosas, difíciles. ¿Qué es lo correcto y qué no lo es? Saber elegir una opción, salirse de la norma, querer ser especial bajo los efecto de un Neptuno retrógrado, puede no acabar nunca. Pero nos ayuda a expandir la conciencia interior, sobre todo para los que no son muy dados al cambio de mentalidad, porque pone a prueba diversas expectativas y revocará la idea del que está muy seguro de todo.

Situarse en el extremo de las propias conclusiones o afirmaciones es la especialidad de este planeta, y más cuando está retrógrado.

Y como decía tantas veces mi sabia Madre,

“la vida es tan relativa”.

Ella, muy “neptuniana” solía responderse a si misma:

“todo es posible mientras no lo limites”.

Neptuno, el planeta de la mística y del engaño, de la imaginación y fantasía; magia y descontrol; desinterés y altruismo se encargará de desmontarnos las películas, los guiones, las situaciones, todo para invitarnos a la exploración libre de nuestra psique y en caso de marcha lenta, mucho más por dentro que por fuera. ¡Sálvese, pues, quién pueda! O dejémonos llevar por la ensoñación.

 

Plutón retrógrado

Plutón, descubierto en 1930 siempre estuvo ahí aunque los astrónomos lo hayan desterrado, su arquetipo está más activo que nunca, solo hace falta echar un vistazo a los acontecimientos. Desde su entrada en Capricornio a finales de noviembre 2008, no ha parado de echar humor dinamitando las cabezas coronadas, los poderes fácticos, los gobiernos, los políticos. Hemos y estamos asistiendo al derrumbe de muchas fortunas, lobbies, construcciones que no tenían garantías de fiabilidad y suma y sigue. Los grandes cambios formateados por estos 3 planetas transpersonales culminan su trabajo con el planeta fronterizo más pequeño y de mayor potencial regenerador.

Plutón, el planeta de los bajos mundos, del inconsciente, de todo lo que subyace en nuestro interior, fantasmas, frustraciones, poder, “amenaza” nuestra estabilidad cuando forma tránsitos y toca nuestros planetas personales. Sin embargo, recordemos que Plutón, que tenía un casco que lo hacía invisible cuando salía a la superficie, rapta a Core, (primavera), convertida en Perséfona, (la que ama las tinieblas) cuando acompaña a Plutón en las profundidades del averno. De esta forma comprobamos que Plutón equilibra la balanza, nada es eternamente bueno o destructivo.

Los tránsitos plutonianos despiertan trastornos, emociones, sensaciones, recuerdos de experiencias que posiblemente nos afectaron. Movilizan esos resortes de la personalidad que a veces permanecen ocultos durante mucho tiempo y que un día estallan como un castillo de pólvora.

Reconocer la naturaleza conflictiva resulta molesto o doloroso. Aceptar nuestros instintos primitivos nos lleva a reconsiderar muchas pautas de actuación. Plutón se encarga de obligarnos a reabrir esas historias y a enfrentarnos con esos fantasmas. Si durante uno de sus  tránsitos seguimos amontonando desperdicios, experiencias que amenazan nuestra integridad, (chanchullos, traiciones, ambición desmesurada), estas terminarán por estallar como el gas sometido a presión. Así Plutón removerá solo lo que amenaza la ruina y necesitamos estos revulsivos para cambiar definitivamente. Lo que nos sugieren Urano, Plutón lo lleva a cabo sin miramientos. Pero no lo hace de golpe y sin avisar. Muy al contrario, se toma su tiempo, nos pone sobre aviso, (con la cantidad de veces que se pone retrógrado y solemos hacer caso omiso de sus “detonaciones”). Tenemos tiempo para reaccionar y solemos hacer las cosas en el último momento, cuando la catástrofe amenaza nuestra estabilidad.

Viendo la cantidad de chanchullos económicos que salen por doquier y concretamente desde que Plutón se ha situado en el signo del poder, es para preguntarse hasta cuándo pensaban cometer delitos los que ahora se están sentando en el banquillo de los acusados y los que no lo hacen, ya acabarán cayendo. Plutón es implacable con la corrupción y es de efectos retardados. Con sus periodos de retrógrados revisa con lupa lo que hacemos, escruta por dentro nuestros actos, motivaciones, predisposiciones y lleva a la superficie lo que está oculto y que por nuestro bien tiene que salir, emerger.

Plutón pone de manifiesto y a prueba el instinto de supervivencia, de lucha y superación. Lo que mata te hará más fuerte decía Nietzsche, ¡él era muy neptunoplutoniano!

La órbita tan irregular de este planeta produce varios efectos y en relación con la retrogradación, acentúa sus efectos por dentro dándonos la oportunidad de crecernos ante los retos o hundirnos si lo hemos hecho repetidamente o rematadamente mal… ¡pero solo en caso de haberlo hecho muy mal, eh!

¡Qué su fuerza nos acompañe para decapitar las tendencias que nos alejan de nuestro yo más esencial, poderoso, valiente y luchador!, ya que es, en definitiva su cometido.

Plutón permanece en un signo de 15 a 30 años debido a su recorrido tremendamente irregular. Todos los nacidos en el periodo que va desde el 27 de noviembre 2008 al 23 de marzo del 2023 tendrán a este planeta en Capricornio.

Pero, ¿va a estar moviendo las estructuras como lo está haciendo desde hace años hasta el final de su tránsito en este signo?

La respuesta es que sacudirá todo aquello que es susceptible de ser derrocado. Lo sólido, legal, cabal y coherente no sufrirá sus consecuencias, ni en directa ni en marcha atrás. Solo nos cabe avanzar, mejorar y superarnos.

Las fechas más próximas en que Plutón se pone retrógrado se sitúan entre el 15 de abril al 24 de septiembre 2014; 18 de abril al 25 de septiembre 2015.

Comentarios

  • Alt
    Sáb, 16/05/2015 - 20:11 responder

    Muy interesante, yo tengo éstos tres planetas retrógrados en mi carta natal. Urano en libra R casa 9, Neptuno en sagitario R casa11 y Pluton en libra R casa 8
    ¿ Cómo me afectará éste año?

  • Alt
    Vie, 23/09/2016 - 06:00 responder

    Creo que es usted uno de los mejorés explicito explicatif sobre l'i rétrograde.mil gracias

  • Alt
    Vie, 10/03/2017 - 20:53 responder

    Saludos! Muy interesante el artículo, estoy investigando porque tengo todos estos planetas retrógrados en mi carta natal:Saturno en Escorpio en la casa 3, Urano en Sagitario en la casa 3, Neptuno en Capricornio en la casa 4 y Plutón en Escorpio en la casa 2. Además Mercurio en Tauro en la casa 8 y Marte en Escorpio en la casa 3.

    Entiendo que todo esto se analiza mejor estudiando la carta a profundidad pero me pregunto qué significa tener todos los planetas transpersonales en retrógrado.

    Espero me puedas dar un poco de luz con respecto a esto.

    Agradecida,

    Vane
    Tauro ascendente Virgo

  • Alt
    Sáb, 05/08/2017 - 00:31 responder

    Encuentro que los Planetas Transpersonales dotan de verdadero significado a nuestra existencia. Integrarlos como vehículos internos arquetípicos, así como cuando se encuentran en movimiento retrógrado durante sus fechas de influencia, no tiene pérdida alguna como mapa-ruta compañeros de viaje. Gracias gracias por compartir la información acerca de Urano Retrógrado hasta el 2 de enero de 2018 en Aries.

    • Alt
      Dom, 06/08/2017 - 13:20 responder

      Por tan buen comentario, así es, podemos tomarlos de referencia para hacer las cosas... despacito... como nos recuerda una canción que todo el mundo viene tatareando...¡por algo será!. Un fuerte abrazo.

Escriba un comentario