El paso del tiempo, las cuentas de la vida | Red Milenaria

El paso del tiempo, las cuentas de la vida

  1. Emanación o Yod, Fuego, impulso, espíritu
  2. Creación o He, Agua, emociones, interiorización, alma
  3. Formación o Vav, Aire, exteriorización, comunicación, psique
  4. Acción o 2ª He, Tierra, arraigo, materialización, cuerpo

 

Estos 4 Mundos y 4 tiempos están relacionados con el paso de las edades del hombre y de la naturaleza tal y como sabemos que hay 4 estaciones, primavera, verano, otoño e invierno. Cada periodo se desarrolla por etapas diferenciadas para ir construyendo la personalidad desde el interior al exterior, desde el nacimiento hasta la plenitud, en sucesivas capas de perfeccionamiento.

 

 

Las 4 fases del desarrollo humano

 

  • Fase Yod, primavera, se desarrolla en 4 tiempos de Yod … He… Vav… 2ºHe
  • Fase He, verano, se desarrolla en 4 tiempos de  Yod… He… Vav ... 2ºHe
  • Fase Vav, otoño, se desarrolla en 4 tiempos de  Yod ... He… Vav… 2ºHe
  • Fase 2º He, invierno, se despliega en 4 tiempos de Yod… He….Vav… 2ºHe

 

 

Yod: de 0 a 12 años, (aprox.), desarrollo de la función psicomotora, etc.

 

  • Yod-Yod: de 0 a 3 años
  • Yod-He: 3 a 6 años
  • Yod-Vav: 6 a 9 años
  • Yod-2ºHe: 9 a 12 años

 

Asociamos la etapa Yod al impulso naciente, a la fuerza vital que desarrolla todo su potencial. Es el periodo en que más crece y cambia nuestro cuerpo, en el que más aprendemos. Nuestra personalidad se forma, descubre, todo a un  nivel inconsciente, (propio del Yod). Asimilamos toda una información que proviene de los distintos estratos de nuestro entorno, padres, lugar de residencia, formación, amigos, etc.

 

En el periodo Yod-Yod, (0 a 3 años), dependemos totalmente de los adultos, todo lo que absorbemos durante esta etapa es crucial para nuestro crecimiento. Somos puros e inexpertos, llevan las riendas en nuestra vida. En la etapa Yod-He, (3 a 6 años), adquirimos un dominio del cuerpo realmente sorprendente, nuestras emociones empiezan a interactuar con el entorno, a expresar lo que van percibiendo, de manera torpe aun. Dependemos de las emociones de nuestros padres, son el barómetro de nuestros sentimientos. En la etapa Yod-Vav, (6 a 9 años), tenemos una conciencia total de lo que nuestras reacciones e impulsos provocan, premio-castigo, satisfacción-derrotas, etc. Empezamos a afirmarnos reclamando nuestro derecho a ser personas que desean su individualidad. En la etapa Yod-2ºHe, (9 a 12 años), la inconsciencia propia de la etapa Yod pasa a ser mucho más dirigida, no queremos responsabilidades. Tenemos un dominio total de la experiencia corpórea, hemos crecido, la pubertad está desarrollándose a grandes pasos, reclamamos pero no damos, queremos ser niños, (Yod) y adultos a la vez, (2ºHe).

 

 

He: 12 a los 24 años, (aprox), desarrollo de la personalidad emocional.

 

  • He-Yod: 12 a 15 años
  • He-He: 15 a 18 años
  • He-Vav: 18 a 21 años
  • He-2ºHe: 21 a 24 años

 

El periodo He de nuestra existencia es la etapa del desarrollo emocional en toda su extensión. Lo asociamos a las vivencias internas, a los sentimientos, complejos. La personalidad interioriza pero se debate por expresar emociones, se altera. Es el verano emocional. Desarrolla la “temida” adolescencia, cuando nadie nos comprende, huimos de los padres para refugiarnos en lo desconocido, en la aventura de descubrir el mundo. Esta etapa desde el paso del He-Yod al He-2ºHe es de grandes cambios. Podemos pasar de la hostilidad, la debacle interna, a la responsabilidad, (He-2ºHe). Pero entretanto los padres, los profesores, los adultos, la sociedad, no nos entienden y buscamos a los de nuestra estirpe, los amigos, para compartir esa etapa. Nos reclaman un compromiso, más implicación, madurez, pero no estamos preparados. Por una parte queremos ser mayores, decidir, (de 15 a 21 años), que nadie nos imponga modelos, pero a la vez estamos en un periodo en el que nos somos capaces de discernir realmente lo que es mejor, inmersos en la efervescencia emocional, huimos de la responsabilidad. El grupo de amigos es la referencia, nos pasaríamos la vida con ellos. Durante este periodo evolutivo el progreso puede generar una cierta toma de conciencia llegando a la etapa He-2ºHe, es decir de los 21 a los 24 años. Empezamos a tener idea de lo que queremos ser después de haber vivido sobre una montaña rusa. La etapa He es de las más rebeldes pero también resulta decisiva para nuestro futuro emocional, para que nuestras expresiones sentimentales sean sanas y liberarnos de complejos propios de esa edad joven del corazón.

 

Vav: 24 a 36 años, (aproximadamente), desarrollo de la psique

 

  • Vav-Yod: 24 a 27 años
  • Vav-He: 27 a 30 años
  • Vav-Vav: 30 a 33 años
  • Vav-2ºHe: 33 a 36 años

 

El periodo Vav es el del Aire que nos lleva al comienzo de la estructura de la etapa adulta de la mente. Las ideas ya son más las que se ajustan a lo que pensamos, (solemos estar en contra de las de los progenitores). Nos unimos a corrientes de pensamiento para probar y experimentar nuevas ideas. Buscamos otros significados, nuestros intereses se expanden, probablemente desarrollamos un oficio, trataremos de utilizar nuestros mejores recursos, aunque nos falta aun mucha práctica. Ente los periodos Vav-Yod de los 24 años al Vav-2ºHe de los 36, hay una gran evolución. Podemos haber formado una familia, haber sentado bases sólidas desde la estructura de una personalidad que creemos ya definitiva, arraigada. Incluso nuestras ideas pueden ser ligeramente más conservadoras, ya no son tan opuestas a la de los padres o las referencias del pasado. Es una etapa de grandes avances cognitivos, de plenitud, también física y sexual, de fortaleza. Pero aun nos falta descubrir lo mejor, pero estamos bien encaminados, sabemos lo que queremos y la prueba-error es la base de operaciones. Es un periodo muy propicio a la investigación en todos los ámbitos y registros de la vida. Podemos empezar a vislumbrar realmente nuestra grandeza, (que llegará más tarde), pero somos conscientes de muchas de nuestras facultades, (¡o así debería ser!). Excelente momento para el estudio, para interesarnos por nuevas fuentes de inspiración. Cambios de gustos, de creación, obras, hijos, escogemos complementos. Parece que estemos en la cresta de la ola.

 

2ºHe: de 36 a 48 años, (aprox.), desarrollo de todo nuestro potencial

 

  • 2ºHe-Yod: 36 a 39 años
  • 2ºHe-He: 39 a 42 años
  • 2ºHe-Vav: 42 a 45 años
  • 2ºHe_2ºHe: 45 a 48 años

 

La etapa 2ºHe, es la de la Tierra, la acción, la madurez. La consciencia, ya tiene las cosas más claras. No solo tenemos que saber quiénes somos, sino que tenemos que integrar este conocimiento y pasar al paso siguiente, ¿para qué somos?, ¿Qué generamos, creamos y somos capaces de ofrecer a la sociedad?

 

Totalmente comprometidos con todas las servidumbres a las que nos hemos adscrito, vorágine familiar, profesional, financiera, responsabilidades, que si bien ya adquirimos en la etapa anterior, nos encontramos ciertamente “atrapados” en el “estrés” de una vida repleta de contenidos que nos da triunfos, pero también nos puede pasar factura. Pueden llegar los primeros síntomas de agotamiento o saturación cuando vivimos por encima de nuestras posibilidades vitales, sobre todo durante las etapas 2ºHe-Vav y 2ºHe-2ºHe, es decir de los 42 años a los 48 años aproximadamente. Suele coincidir con la crisis de la segunda etapa de la vida, (la primera es la adolescencia y ni siquiera sabemos  que estamos en crisis, ¡lo saben los que nos observan o sufren de cerca!). Nos replanteamos situaciones, relaciones, compromisos, trabajo. También poseemos una fuerza extraordinaria, una enorme capacidad de acción, de crear estructuras, de comprender procesos materiales, emocionales, mentales. Se  nos exige saber de todo, dar garantías de éxito, de madurez, ¡ser súper mujeres y súper hombres, seguimos surfeando! ¡La ola se mantiene en su punto culminante!

 

Una persona que se queda sin trabajo durante esta etapa lo pasa mucho peor que si le sucede en una etapa anterior ya que su plenitud es máxima y su desprestigio interior es también extremo; se siente castrada respecto a su poder. También observamos que asumir una separación sentimental durante este periodo es complicado, cuesta mucho remontar. Cuando se consigue volver a recobrar la ilusión, primero con la propia vida y después con una nueva relación, la unión resulta mucho más madura y duradera porque el enamoramiento no es fruto de la etapa He-emoción, sino que se instala en la plenitud. Hay una mayor coherencia. Antes las relaciones, los oficios, duraban toda una vida, es decir, la gente establecía sus bases de acción de las 4 etapas de la vida sobre un modelo continuista. Ahora estos patrones han cambiado radicalmente.

 

Pasadas estas 4 primeras etapas, a partir de los 48 años, entramos en una segunda fase Yod He Vav 2ºHe.

 

Yod (2ª etapa): de 48 años a 60 años, desarrollo de nuevos impulsos creativos

 

  • Yod-Yod: 48 a 51 años
  • Yod-He: 51 a 54 años
  • Yod-Vav: 54 a 57 años
  • Yod-2ºHe: 57 a 60 años

 

Toda segunda etapa está relacionada con el movimiento He que asociamos a la interiorización y a la comprensión de los patrones emocionales. Estas nuevas rondas representan una vuelta de tuerca más en el aprendizaje de nuestras habilidades pero con la diferencia de que se trata de profundizar más en la existencia de quienes somos, ¡nos toca adquirir la plena conciencia de lo que representa ser un humano!

 

Así tendremos que en los periodos que van del Yod-Yod, (48 a 51 años), al periodo Yod-2ºHe, (57 a 60 años), tenemos la posibilidad de relanzar proyectos, de rejuvenecer nuestras células, de asentar la auténtica madurez. Podemos cambiar de rumbo, afrontar nuevos impulsos, llevar las riendas de nuestra personalidad. Sabemos definitivamente quienes somos, (¡a estas alturas deberíamos saberlo!) Vamos a ir cerrando capítulos de servidumbres, educación de los hijos, hipotecas, etc., para entrar en una nueva dinámica en la que podemos ofrecer a la sociedad todo el bagaje de experiencias acumuladas. Se trata de conectar con nuestra sabiduría, transmutar estados emocionales, trascender y empezar a valorarnos realmente. Es un periodo de auténticos goces, y podemos disfrutar de una mayor conexión con nuestro Yo espiritual. Somos más profundos. Es una etapa de júbilo y lejos de retirarnos de la dinámica social, la abordamos con mucha más armonía, sosiego y paz interior. Al fin somos capaces de reírnos de nosotros mismos, de disfrutar mucho más de todo lo que la vida nos ofrece porque nos alejamos progresivamente de la competitividad para instalarnos en la seguridad de quien sabe lo que es, lo que quiere, lo que ofrece y lo que va a obtener gracias a su esfuerzos. Nuestros m´ñeritos y dones deben destacar.

Quien no asume esta etapa feliz es quien se niega a madurar bien. 

 

He, (2ª etapa): 60 a 72 años, (aprox.), desarrollo de la madurez emocional

 

  • He-Yod: 60 a 63 años
  • He-He: 63 a 66 años
  • He-Vav: 66 a 69 años
  • He-2ºHe: 69 a 72 años

 

La sociedad en su desconocimiento suele relegar a las personas que alcanzan la etapa He en su segunda vuelta, desde el He-Yod, al He-2ºHe. Los años parecen pasar factura, (envejecimiento), porque la creencia social pretende llevarnos a una jubilación neuronal, física, emocional, económica. Nos etiquetan como en modo “desconexión”. Pasamos a la fase stand by, o sea ¿qué hacemos con ellos?. Si tenemos la “suerte” de ser abuelos canguros, esa entrega a una función familiar convierte a este segmento, (He-Vav, He-2ºHe), en más “servibles”, ¡por lo menos te sientes útil!, ¡¡como si esa fuera la única opción!!

 

Descatalogados, relegados a ese segmento de población que “ya no interesa demasiado” ya no es productivo en el cómputo de utilidad económica. ¿Cómo podemos cambiar esos patrones?

 

Teniendo en cuenta que esta etapa es un periodo altamente fecundo, creativo, vivido desde una conciencia educada, hay que reforzar la autoestima, porque es cuando se tiene una capacidad real para transmitir mensajes que dan pruebas del alto rendimiento de la vida, del largo camino de experiencias conquistadas a golpe de valor y tesón. La personalidad puede sacar el mayor provecho a todo lo atesorado. Nos preparamos para el retiro del torbellino, -pero no de la vida-, porque es el momento de la plenitud. Ya podremos leer, pasear, estudiar, dialogar, comer, meditar, comprender, disfrutar más, deleitarnos, observar la cosas desde la atalaya del espíritu y aprehenderla con plenitud y sabiduría. Estamos espiritualmente tan vivos como lo fue nuestro cuerpo en la primera etapa He, con la diferencia de que ahora ya no somos inválidos emocionales, sino seres humanos en vías del aprobado final.

 

Vav, (2ª etapa): 72 a 84 años, (aprox.), desarrollo de la sabiduría

 

  • Vav-Yod: 72 a 75 años
  • Vav-He: 75 a 78 años
  • Vav-Vav: 78 a 81 años
  • Vav-2ºHe: 81 a 84 años

 

Después de haber aprendido a caminar, comer, relacionarnos, amar, cuidarnos, trabajar y un larguísimo etcétera, llega el momento de la expresión del ser multifuncional completo, expresando todo lo aprendido, con el fin de sacarle el máximo de rentabilidad. Nos hemos convertido en sabios, en enciclopedias vivientes y tenemos el deber de enseñar. Sin ninguna necesidad de estar pendientes de situaciones familiares, laborales, económicas, emocionales, somos capaces de delegar, de descargarnos, de disfrutar de la vida y del espíritu de la existencia. Esto es lo que nos reclama este periodo Vav en su segunda vuelta y no lo que mandan los cánones oficiales que llevan al ser humano a una desaceleración, relegándolo de sus facultades. Le da un carnet de jubilación que incluye el deterioro de sus facultades y el resultado es que este venerable anciano se siente perdido, desconectado de su fuente, porque se le inculca la necesidad de vivir a expensas de cuidados, tutelado, desprovisto de sus pertenencias. Ya no se le pregunta, ni se le escucha, se le insta a gastar poco, a medicarse más,que entrene su cerebro para que siga funcionando mínimamente y no tenga que lastrar a nadie con su dependencia. Se siente aislado de su auténtica valía, la del espíritu que ha llegado a su plena madurez y que es capaz de dar sendas lecciones porque ha adquirido el dominio de su emoción y de su razón.

 

¿Qué ha hecho el supuesto avance social para que estos valores no se aprovechen? Es absurdo no complacerse de una de las etapas más bonitas y fructíferas de nuestra existencia cuando se tiene la suerte de llegar, porque lo que podemos producir es sabiduría. Teniendo en cuenta que nuestros antepasados veneraban la longevidad, ¿qué ha ocurrido para que ahora nuestros mayores estorben? Los goces materiales tienen fecha de caducidad, pero los espirituales están en perpetua expansión.

 

2ºHe, (2ª etapa): 84 años a 96 años, (aprox.), plenitud y desapego

 

  • 2ºHe-Yod: 84 a 87 años
  • 2ºHe-He: 87 a 90 años
  • 2ºHe-Vav: 90 a 93 años
  • 2ºHe-2ºHe: 93 a 96 años

 

Esta es una etapa que alcanzan cada vez más humanos, el 2ºHe en su segunda vuelta nos lleva a la aceptación total de la vida, al dulce despertar de una conciencia unitaria que nos hace contemplar las cosas con desapego, humor y amor. Llegamos al momento de la verdad, el del análisis, los recuerdos se aglutinan cuando tal vez perdemos la memoria inmediata, ¡lo importante es lo esencial! Empezamos a despedirnos lentamente, sobre todo a partir del 2º He-2ºHe, de los 93 en adelante. Somos capaces de experimentar una mayor conciencia espiritual, fundirnos con el Gran Logos. Nos alejamos progresivamente de la necesidad. Comemos y nos movemos menos, estamos más inmersos en el Yo unitario, sin tanta actividad física; dormimos más horas y por lo tanto soñamos más horas también para vivir en un estado más cercano al nuevo despertar en un mundo de fantasía no corpórea. Nos instalamos en una felicidad pausada, ganada a pulso y fruto de la paz espiritual.

 

Recuerdo la visita con el grupo de estudio al sabio filósofo Raimon Panikkar1en su retiro de Tavertet. Tuve la sensación de estar delante de un ser, que, instalado en la quietud del que sabe que está más cerca de traspasar, con su sonrisa y semblante pícaro, me transmitía una profunda paz. Este es el estado de cierta beatitud que nos espera en la despedida amorosa de la existencia.

 

Este análisis no pretende ser una guía categórica, sino una simple referencia de las edades por la que pasamos y que en mi opinión, soslayamos demasiadas veces. Tal vez nos ayude a comprender la importancia de cada etapa, de cada edad, de cada tarea, en aras de sacarle el mayor partido a la experiencia vital.

 

Vivimos inmersos en un mundo de hondo significado. Aceptar las edades es aceptar la vida.

 




[1] Raimundo Pániker Alemany (Barcelona, 3 de noviembre de 1918 - Tavertet, 26 de agosto de 20101 ), conocido como Raimon Panikkar, fue un filósofo, teólogo y escritor español que desarrolló una filosofía interreligiosa e intercultural, con una nueva apertura respetuosa al diálogo con otros sujetos y tradiciones no-occidentales. Su filosofía tiene como objetivo transformar nuestra civilización que está determinada por un sistema occidental impuesto como una única alternativa.(Wikipedia)

Comentarios

Escriba un comentario



categorías en Nube de etiquetas
Actualidad Acuario Agua Aire Aladiah Alquimia Amor Aniel Aniversario Análisis de sueños Aries Aspectos Assiah Astrocábala Astrología Astrología Cabalística Atzilluth Beith Binah Cambio Capricornio Carta Astral Casas astrológicas Chavakiah Ciencia Conciencia Conjunción Corrupción creatividad crisis Cuerpo Cursos Cursos online Cábala Cáncer diccionario de sueños Eclipse Ecología economía Ego Superior Elecciones Emociones energía Equinoccio Escorpio Etz Hayim Filosofía Formación Fuego Física cuántica Genios Grados de Poder Géminis Génesis Habuhiah Harahel Hekamiah Hesed Hochmah Hod Hoguera Interpretación de los sueños Jeliel Júpiter Kabaleb Kabbalah Kether La Nueva Luna Leo Letras Hebráicas Libra Luna Luna LLena Luna Nueva Luz Magia Malkuth Marte Mebahel Meditación Mercurio Muerte Más allá de los velos de Morfeo Naturaleza Navidad Nelkhael Neptuno Netzah Nueva Luna Numerología números Omael Pablo Iglesias Paraíso Pedro Sánchez Piscis Planetas Planetas Retrógrados Plenilunio Plutón Podemos Poder Política Poyel PP Psicología PSOE Rajoy Red Milenaria Relatos Ritual Sagitario Salud San Juan Saturno Semana santa Sephirah Sephirot Sephiroth Signos Zodiacales Simbología Siria Sol Solsticio de invierno Solsticio de verano Solsticios Sueños Talleres Taumaturgo Tauro Tertulias test Tierra Tiphereth Tiqoun Tradición Tránsitos planetarios Urano Venus Vida Vida cotidiana Video Virgo Yesod Yetzirah Yod-He-Vav-He Zodíaco Ángeles Árbol Cabalístico Árbol de la vida - Etz hayim